NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Actualidad

¿Aprobarí­as el examen de ingreso a la Universidad de Oxford?

¿Aprobarí­as el examen de ingreso a la Universidad de Oxford?

La prestigiosa casa de altos estudios británica le pidió a sus directores de admisión que revelaran dos preguntas que suelen realizar en las entrevistas

28.10.2014 16.07hs Actualidad

Las mejores universidades suelen ser exigentes en los procesos de admisión, debido a que quieren detectar a los mejores entre todos los candidatos, y así tener, potencialmente, el mejor "pool" de talento entre sus egresados. 

Pero esto no es todo lo que buscan, sino que también aspiran a lograr para sus cursos diversidad, multinacionalidad, y también alumnos que paguen sus elevadas matrículas.

En ese marco, no es inusual que estas entidades revelen algunos de los secretos de sus procesos de selección. Eso mismo hizo la Universidad de Oxford el último 15 de octubre, cuando finalizó el período de inscripciones para su ciclo 2015-2016.

"Sabemos que a muchos estudiantes la entrevista es la parte que más les preocupa del proceso", confesó al respecto Samina Khan, directora de Admisiones, a través de un comunicado. "Serán una experiencia completamente nueva para la mayoría de ellos, así que queremos mostrarles como son realmente, para que no se vean desalentados por lo que pueden haber escuchado", agregó.

El objetivo fue explicar el razonamiento detrás de algunas de las preguntas más extrañas que suelen aparecer en las entrevistas a los candidatos. Para eso, la casa de altos estudios le pidió a algunos de sus tutores, de distintas carreras, que explicaran estos procesos.

"Las entrevistas no son para recitar lo que ya saben, están diseñadas para darle a los candidatos la chance de mostrar sus habilidades y su potencial real, lo que significa que serán alentados a utilizar sus conocimientos y aplicar su propio razonamiento a los problemas, dándoles un reto para que brillen", continuó la directora de Admisiones.

Por caso, quienes apunten a estudiar una carrera relacionada con las ciencias biológicas en Oxford, quizás se vean obligados a responder el siguiente dilema: ¿Si tuvieras que elegir entre salvar las selvas tropicales o las barreras de coral, qué elegirías?

Según el entrevistador Owen Lewis, en esta pregunta se espera que el estudiante sepa relacionar conceptos y hacer uso de sus conocimientos generales. La respuesta final no importa, lo que se evalúa es la capacidad de defender ideas como la importancia de la biodiversidad o las especies raras en cada ecosistema.

Asimismo, los candidatos para ingresar a carreras de Ingeniería podrían tener que pensar durante la entrevista cómo diseñar una represa para retener agua. Los examinadores esperan que los aspirantes puedan plantear fórmulas matemáticas simples que determinen las fuerzas que actúan sobre esta construcción y la estabilidad que debe tener la pared cuando se somete a ellas.

Como se le dan al entrevistado los datos técnicos necesarios para que pueda realizar la operación, se pretende evaluar la rapidez del alumno para aplicar de forma práctica conocimientos recién adquiridos de física y matemáticas.

Los alumnos de Literatura quizás no reciban solo preguntas acerca de grandes escritores británicos como William Shakespeare u Oscar Wilde, sino que en años anteriores, ante el éxito de la serie de novelas para adolescentes de Harry Potter, se les planteaba si su autora escribía diferente cuando tenía un público más adulto y si esto era correcto.

Pero también las preguntas pueden no estar relacionadas en lo más mínimo al área de estudio del candidato, e incluso parecer ilógicas o tontas. Por ejemplo, a los alumnos de Ciencias de la Computación se les pidió que resolvieran un problema protagonizado por un grupo de piratas que tenía una serie de reglas para dividirse un tesoro. El objetivo era saber si podían resolver rápidamente fracciones matemáticas. 

Por otra parte, para conocer cuánto sabían de ciencias de los materiales, a algunos se les consultó ¿cuán caliente debe estar el aire de un globo para que pueda levantar a un elefante?

Esta es una de las preguntas más difíciles. El entrevistador de Oxford, Steve Roberts, aseguró que ninguno de los estudiantes supo contestarla en el tiempo dado. No obstante, la pregunta apuntaba a ver cómo se comportaría el candidato en una situación dirigida por un profesor, qué preguntas haría, etc.