Más artículos

Seis de cada 10 familias de clase media quieren cambiar su vivienda y no pueden

Seis de cada 10 familias de clase media quieren cambiar su vivienda y no pueden
Así lo revelaron los Empresarios de la Vivienda, quienes aseguran que existe una demanda latenta. El problema es la falta de crédito y de inversiones
Por iProfesional
02.12.2014 10.48hs Actualidad

En el marco del Encuentro Anual de la Asociación de Empresarios de la Vivienda de la República Argentina (AEV) se debatieron las perspectivas y reflexiones para el mercado inmobiliario en 2015 y 2016.

El director de Investigaciones de la Fundación de Estudios para Desarrollos Inmobiliarios (FEDI), Marcelo Satulovsky, centró su exposición en el panorama actual del mercado, al que llamó "La era del hielo".

Describió al Real Estate como la cadena de valor que comprende la articulación y gestión del hábitat y explicó que en cuanto a la visión macro, es el segundo o tercer sector de aporte al PBI en las principales ciudades del país.

Sin embargo, el escenario cambió tras la aparición del cepo, al que él denominó "el cisne negro". En esta instancia se produjo el congelamiento del mercado y se generó la problemática de "comprar problemas a futuro" en los proyectos, hecho que ejemplificó con el caso del leve porcentaje de cocheras en edificios nuevos en relación con el boom del mercado automotriz de los últimos años.

Como respuesta a esta crisis, Satulovsky plantea que existen tres claves para el nuevo tiempo inmobiliario: "accesibilidad, gestión de suelo y modelos de negocio", a su vez regidas por las pautas de proyectos enfocados en lo real, diferenciados, innovadores y sustentables.

Mientras tanto, el ex secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, desarrollo una perspectiva macro de la problemática del mercado inmobiliario y los créditos hipotecarios en la Argentina.

Según Nielsen, la masificación de las viviendas se logra por medio dos factores principales: la estabilidad económica y la facilidad de obtener los créditos. Sumado a la problemática de que "después del 2005 se dinamitó la moneda de referencia", elemento necesario para la masificación.

El ex funcionario explicó además que para lograr el equilibrio propicio se debe batallar la problemática de la inflación y la hipertrofia de subsidios, y a la vez generar un shock de inversión y lograr restablecer la confianza en el país.

En cuanto a la demanda de viviendas, Gustavo Llambías, vicepresidente de la AEV y socio de Red Consulting and Management SA, aseguró que "Argentina tiene stock de demanda de vivienda".

Esto quiere decir que en el país existe una demanda postergada, donde seis de cada diez personas/familias de clase media quieren cambiar su vivienda y no pueden, y otro 30% de clase baja necesita de subsidios para mantenerla.

Por lo tanto, el 20% restante -el de mayor nivel adquisitivo- es el que compra sin crédito y a precios insólitos. Es justamente el nicho al que atienden los referentes del mercado, quienes "se pelean por la baldosa".

Además, destacó el Acta de la Vivienda realizada por la AEV, que busca poner la prioridad de la vivienda en la agenda del Estado y los políticos.

En cada una de las exposiciones se pudo observar un factor común como necesidad para el crecimiento del mercado inmobiliario: la estabilidad. A la que Llambías consideró necesaria para "absorber la demanda insatisfecha".

Temas relacionados