Más artículos

La "salud digital" vive su "boom" y lanza nuevos dispositivos que registran el bienestar fí­sico de los pacientes
El año pasado se registró un incremento del 21% en las ventas de ese tipo de equipos en el último año, hasta las 20,3 millones de unidades
Por Por César Dergarabedian, enviado especial a Las Vegas, EEUU.
12.01.2016 10.00hs Tecnología

Más de 500 empresas exhibieron en la feria tecnológica CES de Las Vegas dispositivos para el cuidado de la salud, que incluyen desde el primer sujetador digital hasta aplicaciones para escanear la comida y determinar su valor nutritivo y parches que alertan de radiaciones solares dañinas.

La salud y el bienestar fueron uno de los temas estrella en CES, la mayor feria de tecnología de consumo del mundo, que se celebró este mes en la capital del juego estadounidense y atrajo a unas 3.600 empresas y más de 150 mil participantes de 150 países.

Los organizadores del evento aseguraron que hubo un incremento del 40% en el número de expositores en el área de la salud desde 2014, en una clara muestra de la revolución digital a la que asiste el sector.

Según la Asociación de Tecnología de Consumo (CTA, sigla en inglés) de Estados Unidos, uno de cada diez hogares en el país tiene un dispositivo para medir la actividad física, casi el doble que hace un año.

Las cifras preliminares de la organización adelantan un incremento del 21% en las ventas de ese tipo de dispositivos en el último año, hasta las 20,3 millones de unidades, lo que colocaría el volumen de negocios en esa categoría en Estados Unidos en 2015 en los 1.800 millones de dólares.

Daniel Kraft, un médico que dirige el departamento de Medicina y Neurociencia de la Universidad Singularity (California) consideran, de hecho, que la tendencia más interesante en el campo de la salud es la convergencia de los dispositivos móviles con información que empodera a los pacientes.

Kraft indicó que esa tendencia irá en aumento y hará posible combinar dispositivos móviles, con sensores y análisis de datos para convertir al usuario en “el dueño de su propia salud, en el consejero delegado de su salud”.

Entre los anuncios que apuntan en esa dirección figura el que realizó IBM, que dio a conocer una alianza con la firma de venta de artículos deportivos Under Armour en el desarrollo de una aplicación para ayudar a diagnosticar con horas de antelación posibles episodios de hipoglucemia en personas diabéticas.

La aplicación de Under Armour está impulsada por la tecnología de la supercomputadora Watson de IBM y recopila datos de las bombas de insulina Medtronic y las combina con información sobre la actividad física y dieta de los usuarios para hacer pronósticos sobre posibles episodios de hipoglucemia.

En la siguiente entrevista del diario digital The Verge, Paul Pugh, vicepresidente de Under Armour, explica esta tecnología:

La feria de Las Vegas exhibió también el primer sujetador inteligente, OMsignal, una prenda deportiva que saldrá a la venta en los próximos meses por 149 dólares.

Lleva incorporados unos sensores que se conectan a una aplicación y recopilan datos sobre el ritmo cardíaco, la respiración y las calorías consumidas durante una sesión de ejercicio.

Diet Sensor es otra de las aplicaciones que  se anunciaron en el CES. Desarrollada por una empresa francesa, permite, tras conectarse con un dispositivo que escanea la comida, determinar el valor nutritivo y las calorías de lo que uno tiene en el plato.

Firmas cosméticas como L’Oréal se sumaron también a la revolución digital en marcha con un parche adhesivo que lleva incorporados unos sensores y se conectan a una aplicación en el móvil para determinar si las radiaciones ultravioletas son peligrosas.

Mi Patch UV llega en un momento crucial: el impacto de los rayos solares en la epidermis se convirtió en un problema de salud importante a nivel mundial, dado que el 90% de los cánceres de piel no melanoma se asocia con la exposición a los rayos ultravioleta (UV) del sol.

El parche es una tira adhesiva transparente que, a diferencia de los sensores rígidos disponibles en el mercado, se estira y se adhiere directamente a cualquier zona de la piel que los consumidores quieren monitorear.

Con apenas 2,5 centímetros de diámetro y la mitad de un cabello de espesor, el dispositivo contiene tintas fotosensibles que toman en cuenta el tono de la piel del usuario y cambia de color cuando se expone a los rayos UV para indicar los diferentes niveles de exposición.  

Los consumidores podrán tomar una foto del parche y subir la imagen a la aplicación Mi UV Patch que analiza las diferentes tonalidades de la tinta fotosensible para determinar la cantidad de rayos UV recibidos.

 

El fabricante de pulseras electrónicas para medir la actividad física Fitbit lanzó el reloj inteligente Blaze, que compite con el Apple Watch.

La empresa Temp Traq lanzó una etiqueta que permite monitorear por algunas horas la temperatura del bebé, una tarea difícil de realizar para los padres:

La compañía Withings presentó un termómetro digital que funciona junto a una aplicación móvil que combina otros 15 parámetros de salud:

Computación cognitivaLa fundación de la CTA anunció en el CES 2016 una iniciativa en colaboración con IBM que investigará cómo la computación cognitiva puede proporcionar una mejor información para ayudar a las personas envejecidas y con discapacidad.

Este proyecto de investigación explorará cómo se puede redefinir la relación entre los seres humanos, la tecnología y el medio ambiente, permitiendo a los miembros de la familia, los médicos y cuidadores a monitorear proactivamente la salud y el bienestar de la población de edad avanzada con la aparición de discapacidades físicas y cognitivas.

El objetivo es proporcionar a todo el ecosistema, desde fabricantes de dispositivos y desarrolladores de software para profesionales de la salud y de servicios sociales, con una perspectiva más amplia sobre cómo la computación cognitiva y sus sistemas pueden ayudar a transformar la forma en que la información se entrega y crear un equilibrio óptimo entre la accesibilidad, privacidad y seguridad.

El proyecto examinará cómo la tecnología móvil, los electrodomésticos inteligentes, la robótica y dispositivos portátiles podrían permitir que las rutinas diarias más fáciles, como las alertas proactivas sobre medicamentos, recordatorios sobre el ejercicio y recomendaciones dietéticas. 

Se estudiará la posibilidad de utilizar el análisis predictivo basado en la temperatura ambiente, la electricidad en casa, y los patrones de calor y consumo de agua para proporcionar una mejor vigilancia de la casa, así como entender cómo las condiciones climáticas actuales o los patrones de tráfico puede afectar las actividades sociales de un individuo.

Sólo en los Estados Unidos hay más de 47 millones de personas de 65 años o más. Según las Naciones Unidas, estos números seguirán creciendo y en 2050 casi el 22 por ciento de la población mundial será mayor de 60 años (en comparación con el 12 por ciento en la actualidad) de edad. 

Este cambio en la demografía creará retos sociales y económicos para los gobiernos, que luchan con el aumento de los costos de la asistencia sanitaria y la disminución del número de cuidadores.

Larry Richenstein, presidente de la fundación de la CTA, destacó que “al aumentar la visibilidad sobre cómo la tecnología puede potenciar a las personas mayores y personas con discapacidad, podemos ayudar a reducir el aislamiento social, promover el bienestar y mejorar la vida independiente”.

Frances West, director de accesibilidad de IBM, dijo que “la computación cognitiva ofrece un potencial increíble para ayudar a la población de edad a mejorar sus vidas mediante la toma de decisiones más personalizadas y matizadas por su salud y bienestar”.

Tecnología en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído