El primero, mandamás del Banco Central, y el segundo, titular del Banco Nación, vienen protagonizando una dura contienda desde hace meses. Ahora vuelven al centro del ring, en una batalla que combina "golpes de derecha" y desplantes 
Por Rubén Ramallo
30/08/2016 - 15,51hs

Acaba de comenzar un nuevo "round" de la pelea entre Federico Sturzenegger y Carlos Melconian.

Esta vez, el mandamás del Banco Central le asestó un duro golpe al titular del Banco Nación, que está tratando de recuperar oxígeno para retomar la iniciativa.

En realidad, no fue un ataque del primero. Más bien, un contrataque.

Fue en respuesta al desplante sufrido meses atrás, cuando Sturzenegger propuso su plan de créditos hipotecarios y -como se dice en la jerga callejera- Melconian "lo dejó de garpe".

Nuevo round

El primer gran enfrentamiento entre ambos sucedió en el verano, a poco de haber asumido Macri: ambos se promocionaban en privado como los posibles sucesores de Alfonso Prat Gay.

En ese entonces, el presidente del Banco Nación sorprendía al público inversor por las duras críticas que formulaba sobre el gradualismo que llevaba adelante el ministro de Hacienda y Finanzas.

Fueron varias las oportunidades en las que Melconian advirtió que transitar ese camino no iba a conducir al Gobierno a buenos resultados, por lo que alentaba un ajuste tipo shock.

Por su parte, Sturzenegger expresaba sus diferencias con Prat Gay proponiendo que, llegado el caso, aplique una política menos pasiva que la de ese entonces.

Luego vino un segundo round, con los créditos hipotecarios en el centro del "ring".

Mientras la conducción del Banco Central propiciaba el sistema de indexación por UVI, Melconian advertía que este mecanismo estaba destinado al fracaso.

Se mostraba enfático al afirmar que este plan no iba a entusiasmar al público y, en consecuencia, optó por "hacer la suya".

A políticos, analistas e inversores sorprendió sobremanera que el principal banco del país (Nación) no adhiriera al mecanismo propuesto por Sturzenneger, cuando sí lo hicieron otras entidades.

Más aun, al poco tiempo Melconian presentó en sociedad uno muy distinto, que actualiza la cuota mensual en base a la evolución de los salarios y no de la inflación, como el de Sturzenegger.

"No creo en la UVI y se lo dije al Presidente. Creo en la libertad de elegir", aseguró.

Claro que su valentía no estuvo exenta de ruidos. A punto tal que luego se vio obligado a salir al ruedo a negar diferencias con Sturzenegger en torno de este tema, algo que pocos creyeron.

Se trata de "un solo equipo" que ofrece "un menú complementario para que la gente tenga la libertad de optar", fueron las palabras que eligió.Sturzzeneger "castiga" con las cuentas sueldo

No pasó mucho tiempo de aquel episodio que ahora ambos volvieron a subirse al ring.

Esta vez, con el millonario negocio de las cuentas sueldo en el centro del cuadrilátero.

Apenas sonó el "gong", Sturzeneger pegó fuerte, en respuesta al cross de derecha del round anterior que Melconian le había propinado con su desplante a los créditos hipotecarios UVI.

El titular del Banco Central tomó la decisión de "facilitar la migración de clientes entre entidades financieras como vía para promover la competencia".

Y ya hizo saber que las cuentas sueldo van a poder ser abiertas a solicitud del trabajador y no exclusivamente por pedido del empleador, tal como ha venido ocurriendo hasta ahora.

Los asalariados podrán solicitar que la empresa les deposite sus haberes en el banco que cada uno elija, generándose así un menú de opciones que puede ser tan amplio como la cantidad de dependientes que la compañía posea.

La medida tomada, por cierto, nada tiene de inocente.

¿Por qué? Porque"rompe" un decreto de 2012 que venía favoreciendo al Banco Nación.

El mismo había fijado que la enorme nómina de sueldos de toda la Administración Pública Nacional (cientos de miles de personas) debía ser pagada exclusivamente a través del principal banco oficial del país.

Su implementación dio lugar en su momento a la migración de unas 350.000 cuentas que pasaron a engrosar las del Banco Nación, lo que le permitió a éste hacerse de un gigantesco fondeo gratuito.

En consecuencia, lo dejó en mejores condiciones que ningún otro para otorgar financiamiento al sector privado, vía préstamos personales o tarjetas.

Para las entidades bancarias que apuntan al mercado minorista o al de individuos, esta unidad de negocios es una de las más atractivas.

¿Por qué? Porque la mayor parte de los empleados mantiene su sueldo en cajas de ahorro. Entonces, esto le venía permitiendo al Banco Nación fondearse muy barato, al 0,2 por ciento.

Ese caudal luego puede redireccionarlo hacia líneas de financiamiento sumamente rentables, lo que le genera un gran retorno. Más aun, en épocas de tasas de interés que superan el 40% anual.A la caza de las cuentas sueldo

Ahora, con la nueva reglamentación, la intención de los ejecutivos de bancos privados es salir a ganar masivamente nuevos clientes.

Con ese objetivo en mente, han intensificado sus estrategias de marketing y el menú de beneficios, con un cambio sustancial en el foco: el plan de seducción no está direccionado a las empresas sino a los empleados que posee cada una de ellas.

Esos atractivos se canalizan vía tarjetas, préstamos personales y prendarios.

Descuentos en indumentaria, restaurantes, pasajes aéreos, millas para viajes, financiamiento de un 0km. Todo vale para conquistar a los asalariados de diferentes estratos sociales.

Basta con realizar una recorrida por los diferentes bancos para observar qué tipo de propuestas, muy tentadoras por cierto, forman parte de esta estrategia:

-Nación: préstamos personales con tasas preferenciales. Programas de beneficios con tarjetas de crédito del banco. Aerolíneas Plus.

-Santander: cuentas en pesos y caja de ahorro en dólares. Costo de mantenimiento preferencial para los diferentes servicios. Programa de premios para compras con plásticos.

-Galicia: promociones para los nuevos adherentes que incluyen bonificaciones del 50% al 100% en el servicio y, además, fuertes rebajasen distintos rubros.

-Macro: prioriza su acuerdo con Aerolíneas Argentinas y sus planes de créditos personales preferenciales. Lo complementa con una batería de descuentos en combustibles, peluquerías, compra de entradas de cines, teatros y espectáculos, con tope de reintegro.

-Supervielle: planes preferenciales en las cuentas, premios y beneficios en tarjetas. Créditos a tasas reducidas y acceso al programa de acumulación de puntos.

-ICBC: préstamos personales a tasa 0% por un sueldo neto o el equivalente en puntos para un viaje a Chile o a un destino del país. Rebaja del 50% en las compras con Visa en diferentes rubros, con varios supermercados y shoppings adheridos.

-Itaú: propuestas exclusivas direccionadas a las cuentas bancarias. Programas de beneficios para compras con plásticos, créditos personales, seguros e inversiones. Rebajas en productos de diferentes rubros.

-Comafi: mantenimiento mensual 100% bonificado durante los primeros 6 meses. Además, 5.000 puntos de regalo en el programa Comafi Suma. Duplica el puntaje obtenido por todas aquellas compras efectuadas durante el primer año.

Más allá del plan de seducción aplicado por cada banco, el plan de cuentas sueldo:

1. No tiene límites de extracciones de efectivo ni costo alguno para el empleado (hasta el importe correspondiente a su salario).

2. Cada persona puede designar a un cotitular.

3. Los usuarios acceden gratis a toda la red nacional de cajeros automáticos.

4. Evita el cobro de cargos y de comisiones a los titulares y empleadores ya sea por la apertura, mantenimiento, consulta de saldos y extracciones.

5. El usuario tiene derecho a recibir un resumen semestral sin cargo con el detalle de las transacciones.

Cómo se reparte el negocio

El reparto de las cuentas sueldos, como es de suponer, hoy día es liderado por el Banco Nación.

Posee poco más de 1,3 millón y apenas 4.000 empresas adheridas, lo que le permite hacerse del 16% de share.

Luego se ubica otra entidad pública: el Banco de la Provincia de Buenos Aires, con poco más de 1 millón de cuentas y 11.000 empresas. Dispone así del 12% de share.

El podio lo completa el Santander Río, con 784.000 cuentas y unas 35.000 empresas, que le permite reunir el 9% del mercado.

Por debajo se ubica el Galicia, luego el Macro y BBVA Francés.

Sólo estas seis entidades dominan el 60% de las cuentas sueldos que existen en el país.

En este contexto, los bancos privados apuran sus estrategias para captar el público en manos del Nación y Provincia.

El premio es más que tentador, ya que si lo logran podrían elevar el promedio de empleados por empresa.

Este incremento, les proporcionará dos ventajeas: una de índole financiera y un alivio en los costos operativos.

En este sentido, el Nación ostenta un promedio de 300 empleados por empresa, en gran medida resultado de la "bendición" que le trajo aquel decreto del 2012.

Ya en el caso del Banco Provincia, esa cifra baja a 80.

Por cierto, ambos niveles son muy superiores a los de, por ejemplo, el Macro y BBVA Francés, que tienen unas 40 cuentas por empresa.

Más aún, ese número se reduce a la mitad en el caso del Galicia y del Santander.

Ahora el desafío para los bancos es doble: ir a la conquista de más asalariados y, al mismo tiempo, no perder en manos de la competencia aquellas cuentas que ya vienen administrando.

Los datos que miran los gerentes

Si se analizan los datos el Banco Central en cuanto a la forma en que se distribuyen las cuentas sueldo en función de los empleados y las empresas surgen aspectos muy curiosos:

-Ocho de cada diez empresas adheridas al sistema no tienen más de 50 personas (en conjunto, reúnen el 10% de los empleados registrados).

-El total de compañías cuya nómina es de hasta 100 dependientes representa el 95% (sin embargo, en conjunto, aglutinan sólo la cuarta parte de la masa laboral).

-Las empresas con más de 1.000 empleados son apenas el 0,4% del total. Pero concentran más del 50% de los trabajadores que cobran por esta vía.

Para el Galicia, la importancia de captar cuentas sueldo radica en dos motivos.

Por un lado, porque apunta a "convertirse en el banco principal desde el que luego pueden realizarse todas las transacciones", señalan.

Por otro, a "captar los depósitos transaccionales, ya que estos representan una fuente importante de fondeo".

En tanto, desde el ICBC afirman que la relevancia de este segmento radica en que "se incorpora a un cliente que viene con una caja de ahorro y uno o varios plásticos, por lo que es una apuesta múltiple".

El interés de los bancos por estas cuentas es a todas luces elevado, por lo que cabe esperar que en los próximos meses las campañas de adhesión se intensifiquen.

En tanto, la otra batalla se dirimirá en un campo de acción que no supera los 200 metros: aquel que separa los despachos de Sturzenegger y el de Melconian.