Entre 2003 y 2015 la litigiosidad laboral creció 2.300%. Al mismo tiempo se redujeron accidentes y se multiplicó por dos el número de empleados cubiertos
Por iProfesional
12/09/2016 - 15,00hs

Mientras el Gobierno estudia un proyecto de ley para reducir la litigiosidad laboral, desde la Unión de Aseguradoras de Riesgo del Trabajo (UART) aseguran que el incremento de los pleitos judiciales compromete a un sistema que hoy brinda cobertura a cerca de 10 millones de trabajadores.

Un reciente informe del Ministerio de Trabajo destacó el notorio crecimiento del personal cubierto y las empresas aseguradas a partir de 2003, junto la reducción de los accidentes y fallecimientos ligados al mercado laboral. Pero, a la par, los pleitos judiciales se multiplicaron por 24 en doce años.

Es decir que en los últimos años se observó un ritmo creciente en la cantidad de juicios laborales, a una tasa superior que la del incremento de la cobertura, aún cuando la siniestralidad laboral se redujo año tras año.

En ese aspecto, la cartera a cargo de Jorge Triaca señaló que el índice de litigiosidad del sistema trepó entre 2003 y 2015 de 7,3 a 173 juicios por cada 10.000 empleados (+2.369%), mientras que los fallecimientos por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales (ATEP) se redujeron a la mitad, de 94,3 a 47 por cada millón de trabajadores. En términos generales, el índice de incidencia por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales también retrocedió, de 61 a 43,3 por cada mil trabajadores cubiertos.

En el mismo período, el número de trabajadores cubiertos por ART aumentó por dos, desde poco menos de cinco millones a los casi 10 millones hoy, señaló Infobae.

El economista Jorge Colina, investigador del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA), advirtió al mencionado portalque "la litigiosidad por riesgos laborales muestra un crecimiento que no se puede justificar considerando que el sistema viene reduciendo sostenidamente la tasa de accidentes y enfermedades en los lugares de trabajo. Se sabe que gran parte de esa litigiosidad es espuria, es decir, son demandas contra las ART por dolencias de dudosa procedencia laboral, como las lumbalgias y la hipoacusia".

Un informe de la Unión Argentina de la Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (UART) proyecta que en 2016 ingresarán a tribunales unas 113.000 demandas laborales, un 10% más que en 2015, cuando el número de trabajadores cubiertos se mantiene estabilizado por el estancamiento del empleo formal. Entre enero y julio de este año se habían asentado 61.547 demandas judiciales por cuestiones laborales.

El abogado laboralista y diputado nacional Héctor Recalde afirmó que "es cierto que aumentó la litigiosidad, pero hay que ver cuántas sentencias condenatorias hubo, cuántas conciliaciones y cuál es el origen de la causa de los pleitos".

Jorge Colina puntualizó que "contribuye a la exacerbación de la judicialidad el hecho de que los peritajes judiciales en muchos casos son hechos con poca profesionalidad y además los peritos cobran porcentajes de los montos que ellos mismos deciden otorgar a favor de las personas que demandan contra las ART. El sistema está funcionando mal y debe ser remediado. Definitivamente pone en riesgo el financiamiento no tanto del sistema sino del sector productivo argentino que es quien sostiene el sistema con los pagos de las alícuotas".

El estudio de la Secretaría de Riesgos del Trabajo detalló que "las empresas más grandes son las que mayores medidas de seguridad implementan, sin embargo, es donde mayor cantidad de juicios se produce". La estadística oficial mostró que dos de cada tres empresas con juicios tiene un tamaño mayor a 100 trabajadores.

Los datos más recientes brindados por la SRT refirieron que hasta mayo de 2016 los trabajadores cubiertos ascendían a 9.742.328, con un aumento de 1% respecto de mayo de 2015, y los empleadores asegurados sumaban 1.513.900, un 10% más que en el mismo período del año pasado.

En el fuerte aumento del número de empleadores incidió la regularización del personal doméstico a partir de la sanción en 2013 de la Ley del Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares.

La última reforma legal importante en el sistema de ART se hizo en octubre de 2012, para dar respuesta a los principales cuestionamientos de la cobertura. Por eso es que se incrementaron notablemente las prestaciones, se llevó a un índice semestral de actualización automática de las mismas y se incorporó un esquema de opción entre la acción civil en materia de riesgos del trabajo.

"Después de cuatro años de esa reforma se pueden ver, por un lado, un esquema que funcionó, que fue el de la opción civil: se despejó la problemática de demandas que iban en cabeza de los empleadores, pero se redireccionaron las demandas hacia las ART. Entonces, mayoritariamente los trabajadores optaban por el sistema de ART, pero una vez adentro del sistema cuestionaban la aplicación de algunos aspectos de la ley", comentó Mara Bettiol, de la UART.

Hécor Recalde recordó que "la reforma de la Ley de Riesgos del Trabajo fue consensuada entre el gobierno nacional, la UART y la UIA" y que si bien puede existir una "patología" en el sistema que deriva en litigiosidad, "lo importante es determinar cuál es la patología y combatirla" con un trabajo de campo antes de emprender reformas en la legislación.

Temas relacionados