NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Finanzas

Dólar sin piso: sobran u$s100 M diarios y los operadores se preguntan hasta cuándo Sturzenegger lo dejará caer

Dólar sin piso: sobran u$s100 M diarios y los operadores se preguntan hasta cuándo Sturzenegger lo dejará caer

En las mesas de los bancos dicen que hay 30% de exceso de billetes que el mercado cambiario no logra absorber. Nuevo piso del dólar en $15,50

Por Leandro Gabin
03.02.2017 13.04hs Finanzas

La debacle del dólar volvió a generar preocupación en el mercado financiero. La ausencia de un piso claro a partir del cual Federico Sturzenegger (o algún banco oficial) empezaría a intervenir para frenar su caída trajo un sinfín de especualaciones (y de las más variadas).

Por lo pronto, no asombra que el titular del Banco Central no haya salido a "defender" el valor del tipo de cambio. La estrategia del banquero es la de sólo intervenir en momentos muy puntuales y considera que -por ahora- no está frente a uno de ellos.

Lo cierto es que el dólar que operan bancos y grandes empresas, el denominado "mayorista", cerró el jueves en $15,68, anotando una reducción de 12 centavos en el día.

"Sobran muchos billetes", se escuchó decir a más de un operador ayer por la tarde.

Según pudo saber iProfesional de diversas fuentes del mercado cambiario, la radiografía actual estaría marcando que hay problemas estacionales y otros quizás más permanentes que atentan contra una recuperación del billete verde.

Se habla de un cóctel explosivo compuesto por tres factores muy claros que estuvieron influyendo en los últimos días a la baja del dólar: 

-El efecto del agro, que con su liquidacion estacional de exportaciones sumado a las prefinanciaciones de exportaciones (las llamadas "PREFIs", que están fogoneando los bancos), aceleran el ingreso de divisas.

-La pata financiera, donde se percibe que hay muchos inversores del exterior entrando billetes verdes para comprar Bontes en pesos a los que se le suma la liquidacion de emisiones de deuda.

-Como broche de oro, el Banco Nacion estuvo vendiendo los divisas de las emisiones que realizó el Tesoro a mediados de enero.

En el mercado detectaron que cada vez que el Nación salió a vender, la cotización se desplomaba 10 centavos.

"A todo lo estacional hay que sumarle las PREFIs. Esto sucede porque los bancos estan flotando en dólares y necesitan aplicarlos en algún lado. Por eso lo regalan a exportadores", admitieron desde un banco extranjero.

Sobran los verdes
Distintos cálculos de las mesas de dinero a los que accedió iProfesional muestran que hay un sobrante de dólares en la plaza cambiaria para nada despreciable.

Se cree que actualmente sobran u$s100 millones diarios para que el mercado esté en "equilibrio". 

En otras palabras, hay un 30% de exceso de billetes que el mercado cambiario no logra absorber.

"Lo que pasa es muy claro. Dado que el Banco Central no interviene, cuando el flujo es alto, entonces el precio se pincha. Por el contrario, si hay pocos, el precio tiende a empinarse. Y la mesa del Central mira", describen desde la mesa de dinero de una entidad de capitales extranjeros.

La autoridad monetaria es reacia a intervenir, en este caso comprando los dólares que sobran, porque de hacerlo terminaría emitiendo pesos que podrían presionar a la inflación.

Si esos pesos van a precios, entonces el Central tendría que retirarlos vía los instrumentos de política monetaria como las Lebac, cuyo stock supera los $600.000 millones. 

La coyuntura hace que no sorprenda que el dólar tenga una presión a la baja. El dinero del blanqueo, que llegó a inundar las bóvedas de los bancos, sumado a las colocaciones de deuda en los mercados internacionales, actúan como un ancla de esa moneda.

Luis Caputo capturó u$s7.000 millones en el exterior, Pampa se hizo de otros u$s750 millones y Aeropuertos Argentina 2000 captó u$s400 millones, entre otros.

En total, en pocas semanas, emisores argentinos habrán conseguido u$s2.000 millones que ingresarán al mercado cambiario y presionarán al tipo de cambio. 

El piso imaginario
En la city no esperaban que el dólar mayorista bajara de $15,70 como sucedió ayer. De hecho, pensaban que esa era un "barrera psicológica" difícil de sortear.

Ahora, con la baja la consumada, el próximo piso a quebrar, según cuentan en los bancos, es la barrera de los $15,50

"Yo creo que más abajo de eso no puede ir el dólar. No tiene sustento económico que valga eso. Pero si no aparece el Central son todas cosas posibles", sostienen desde otra mesa bancaria.

De hecho, se calcula que el valor actual ya casi equivale al $10,50 que recibió Mauricio Macri al asumir la presidencia de la Nación.

"Estos niveles solamente fomentan la dolarización de portafolios de los ahorristas que lo ven barato", razona el economista de una consultora privada. 

El dato no es menor después de la última información oficial, en la que quedó evidenciado que en diciembre la misma llegó a u$s1.900 millones, trepando después de un promedio mensual de u$s1.500 millones.

El desenlace oficial
Nadie se anima a vaticinar qué hará el jugador más importante del mercado, o sea el Banco Central.

Por un lado, la caída del dólar no le trae al Gobierno ningún rédito. Sabe que los precios no bajarán por ese movimiento del billete verde. 

La diferencia en caso de tener menores costos por la reducción del tipo de cambio se quedará en los bolsillos de los empresarios para recomponer márgenes de ganancias.

Pero también es cierto que las presiones por el dólar barato provenientes de la industria se potenciarán

El sector, uno de los más golpeados por la recesión del año pasado y los despidos, es el principal crítico de la política del Banco Central de dejar apreciar el peso.

La respuesta de la autoridad monetaria cuando se lo cuestiona por el atraso cambiario es remitirse al tipo de cambio multilateral.

Y más precisamente, el tipo de cambio con Brasil. "El Central se escuda en que el real también se aprecia. Por ende, cree que el movimiento bajista del dólar está medianamente compensado por la apreciación de la moneda brasileña", resalta un banquero que tiene diálogo directo con los funcionarios del BCRA.

De todas formas, muchos recuerdan en el mercado que la postura favorable a que la paridad sea fijada por la libre flotación puede encontrar sus límites.

De hecho, está fresco lo ocurrido el verano pasado, cuando después de una caída pronunciada hacia el terreno de los $13, la divisa rebotó con fuerza y, dejando de lado su discurso de "no intervención", Sturzenegger salió a vender dólares para evitar que la cotización pasara el nivel de $16.

Y a nadie le escapa, por otra parte, que el tipo de cambio es un tema de alta sensibilidad política. De manera que hay cierta expectativa en el sentido de que, en la mesa chica de Mauricio Macri pueda existir alguna idea más o menos concreta sobre cuál es el "piso" debajo del cual no debe dejarse caer a la divisa.

Evidentemente, todavía no se alcanzó ese nivel, pero dadas las preocupaciones por la pérdida de competitividad, es probable que en la rama "política" del Gobierno perciban que no queda mucho margen para ver bajar al dólar antes de una intervención oficial.

También, algunos en el mercado se preguntan si realmente el Gobierno no está convencido de utilizarlo como ancla para llegar tranquilos a las paritarias.

Para aquellos que creen que un billete verde planchado o bajo es funcional en las negociaciones salariales apuestan a un valor de $16 al menos hasta octubre.

No sería del todo extraño, entonces, que haya un salto recién hacia fin de año para llevarlo a más de $17, cifra que -según algunos bancos de Wall Street- podría ser el valor al cierre del 2017.

El dólar barato, salvo que ocurra un cambio brusco de escenario, pareciera que se mantendrá en el mediano plazo. 

Te puede interesar