NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Actualidad

Frente a industriales ansiosos por la reforma tributaria, Dujovne prometió un alivio "gradual"

Frente a industriales que ansí­an reforma tributaria, Dujovne prometió un alivio, pero advirtió que será gradual

Tras exponer el anteproyecto al Presidente, el jefe de Hacienda almorzó con la cúpula de la UIA y aseguró que el nuevo régimen fiscal se realizará de manera "progresiva". Los empresarios se mostraron satisfechos y hasta reconocieron que no "pueden pedir todo" al Gobierno debido al alto déficit 

29.08.2017 21.17hs Actualidad

Un día después de presentarles el anteproyecto a Mauricio Macri y funcionarios del área económica, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne tuvo otro auditorio a quien exponer el borrador de la reforma tributaria.

Se trata de los industriales, uno de los sectores que con mayor virulencia pidieron al Gobierno una reducción del denominado "costo argentino", una traba para lograr la tan ansiada competitividad.

En la carpeta de Dujovne sólo aparece una de las dos patas que piden desde la Unión Industrial Argentina: la relativa a los impuestos, algunos de los cuales fueron criticados por superponerse o ser "distorsivos" por los propios empresarios. El otro pilar será la reforma laboral.

El ministro se reunió a almorzar con la cúpula de la UIA este martes, en la sede que la central industrial posee en Avenida de Mayo al 1100.

A la salida del evento, el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, remarcó que coincidía con la postura del Gobierno sobre la reforma impositiva, que "va a tener que ser gradual" ya que "no se puede pedir todo en un país que tiene un déficit fiscal importante".

Justamente, esto último es otro de los problemas que desea resolver el Gobierno. En este sentido, el propio Macri declaró que si "esto (por la reforma) no va a andar si alguno no se preocupa en reducir el déficit fiscal".

Acevedo también señaló que el ministro adelantó que el proyecto "primero será conocido por el Congreso", aunque el jefe de Hacienda se mostró "receptivo" ante las inquietudes de los empresarios y "tomó nota de cada sector".

Por su parte, el vocal José Urtubey agregó que Dujovne "abordó su visión sobre la marcha de la economía".

El industrial afirmó que las partes analizaron la cuestión, y señaló que el funcionario "está convencido de que se va a llegar a la meta".

Cumbre en la Rosada
El lunes, Dujovne se reunió en Casa Rosada con el Presidente, donde mostró su anteproyecto de reforma tributaria.

El encuentro duró dos horas y media y también estuvieron presente el jefe de Gabinete, Marcos Peña; los vicejefes de Gabinete, Gustavo Lopetegui y Mario Quintana; el jefe de Interior, Rogelio Frigerio; y el director de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Alberto Abad.

Fuentes de la sede gubernamental señalaron que el encuentro "fue uno más de los que viene manteniendo el jefe de Estado con sus colaboradores, en los que se continúa estudiando cada uno de los puntos de la iniciativa" de reforma tributaria.

Entre las iniciativas que se estudiarían está la de convertir al impuesto al cheque como un pago a cuenta de Ganancias u otros tributos, tal como lo había presentado su creador, Domingo Cavallo, en abril de 2001.

También se busca un acuerdo con las provincias respecto del impuesto sobre los Ingresos Brutos en el que se manejan un par de opciones: la reducción generalizada de sus alícuotas o su eliminación lisa y llana, a cambio de la implantación de un impuesto a la Venta Final.

La primera opción ya tuvo un adelanto con la baja de la alícuota en el caso de los créditos hipotecarios en algunos distritos.

Desde diferentes sectores empresarios se viene reclamando por una modificación en la estructura tributaria, no solo por lo que representa de manera global como costo para la producción y el comercio, sino por la existencia de gravámenes considerados distorsivos, tanto en la jurisdicción nacional como en las provinciales y en las tasas y contribuciones municipales.

La crítica es compartida por el propio gobierno, al punto tal que Macri declaró que "los impuestos nos están matando".

Pero más allá del consenso en la necesidad de reducir la carga impositiva, desde el oficialismo también se advirtió que las dificultades para disminuir el gasto -en especial en el área social- constituye uno de los principales obstáculos para profundizar esa tarea.

En consecuencia, la reforma no implicaría una reducción brusca de las alícuotas sino una disminución moderada y gradual.

En ese sentido, Dujovne, al disertar en el Consejo de las Américas, pronosticó que el gasto público consolidado -actualmente del 41 por ciento del PIB- recién bajaría al 33 por ciento en 16 años.

 

Te puede interesar