NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Impuestos

Reforma previsional: cinco claves de los cambios que se vienen para la movilidad jubilatoria

Reforma previsional: cinco claves de los cambios que se vienen para la movilidad jubilatoria

Los especialistas estiman que en marzo la suba sería de 14% o 16% en lugar de un 24% que aumentaría si se mantuviera la fórmula actual

13.11.2017 14.04hs Impuestos

Las reforma impositiva y laboral tienen un impacto directo sobre las jubilaciones, pensiones y demás prestaciones sociales que cobran más de 17 millones de personas.

El cambio más inmediato es la modificación de la ley de movilidad que ya para el año próximo implicarí­a aumentos en los haberes en unos 10 puntos inferiores a los que resultarí­a de mantenerse la actual fórmula.

Expertos señalaron a Clarí­n que en lugar del 24%, los aumentos bajarí­an al 14 o 16%, y en consecuencia los beneficiarios de esas prestaciones no recuperarí­an la pérdida de 2016.

En total con ese cambio el Gobierno pagarí­a, en 2018, entre $120.000 millones y $140.000 millones menos en jubilaciones, pensiones, asignaciones familiares y AUH, entre otras prestaciones, y serí­a clave para financiar el resto del paquete impositivo.

Las reformas abarcan otros puntos claves:

1. Eliminación del tope de la remuneración máxima, que actualmente es de $81.918,55, sobre el que se realiza el descuento previsional a los empleados de salarios altos.

Así­ ANSES tendrá mayores ingresos, pero en contrapartida, tampoco tendrá un tope el cálculo de la jubilación. Actualmente la jubilación tiene un tope, que es de $53.090,20 que está sujeto a la retención de Ganancias, monto que irá creciendo a año a año a medida que ingresen esos aportes más altos.Se estima que poco más de 200.000 personas ganan por encima del tope, el 75% varones y el 25% mujeres.

2. Menores ingresos para ANSES por cambios impositivos. Es porque ANSES, podrí­a perder alrededor de $67.800 millones en 2018. "Esto se produce debido a que el organismo dejarí­a de percibir el 20% de lo recaudado por Ganancias ($128.300 millones), pero recibirí­a el 30% restante del impuesto al cheque ($60.500 millones)", según el Instituto de Trabajo y Economí­a.

Pero como el impuesto al cheque podrí­a ser tomado a cuenta de Ganancias y en consecuencia podrí­a ir menos dinero a la ANSES "el desfinanciamiento a la ANSES podrí­a llegar a los $219.000 millones en 2018".

3. Reducción de contribuciones patronales: La propuesta oficial es pasar del 17% y 21% ( según sectores) de contribución sobre el salario bruto a cargo del empleador a una alí­cuota única del 19,5% eliminando las diferenciaciones geográficas y distintos programas de exenciones existentes hasta el momento.

Y se aplicarí­a no sobre el salario bruto total sino descontando un mí­nimo no imponible (MNI) creciente que arranca de $2.400 hasta ubicarse paulatinamente en 2022 en un valor equivalente al poder adquisitivo actual de $12.000.

El economista Claudio Lozano señaló al matutino que "el efecto de reducción en la recaudación de contribuciones patronales aplicado a empresas alcanzará al quinto año, un monto total que puede oscilar entre los $180.281 millones a los $208.484. Sin embargo, este resultado se irá alcanzando de forma gradual a partir del próximo año. Y podrí­a llevar una rebaja en la recaudación de $40.586 millones, ya en el primer año de aplicada la reforma".

4. Juicios de jubilados: ANSES está apelando los fallos de Cámara de reajustes de haberes de los jubilados que no aceptan los menores í­ndices ( Ripte en lugar de ISBIC) de la ley de Reparación Histórica.

El tema volvió así­ a la Corte que habí­a avalado el í­ndice ISBIC, pero ahora el Gobierno quiere que el Alto Tribunal vuelva a pronunciarse. Están en juego unos 200.000 juicios con diferencias de hasta el 70% en detrimento de los jubilados si el Alto Tribunal le da la razón a la ANSES. Actualmente el Presupuesto destina unos $15.000 millones anuales al pago de las sentencias firmes.

5. Blanqueo laboral: la regularización de trabajadores no registrados podrí­a mejorar la recaudación de la Seguridad Social por los nuevos aportes y contribuciones de los trabajadores blanqueados.

Si se aprueban todos esos cambios, el menor financiamiento de la Seguridad Social obligarí­a a mayores cambios, entre los que se mencionan un eventual aumento gradual de la edad jubilatoria y modificar hacia abajo el cálculo de las futuras nuevas jubilaciones. EL FMI y otros organismos financieros vienen planteando esa alternativa y que las futuras jubilaciones bajen del 65% del sueldo al 45% a complementar con aportes adicionales voluntarios.

La ley de Reparación Histórica fijó un plazo de hasta tres años (2019) para una reforma más amplia a través del "Consejo de Sustentabilidad Previsional", presidido por el Ministerio de Trabajo e integrado por distintos sectores y expertos para proponer un nuevo régimen previsional "universal, integral, solidario y sustentable".

Se menciona que habrí­a un pilar básico, conformado por la actual Pensión Universal del Adulto Mayor que paga el 80% del haber mí­nimo (poco menos de $6.000), una prestación según los años de aportes y podrí­a crearse un "pilar" complementario, de aportes voluntarios, manejado por compañí­as de seguro o fondos privados.

Te puede interesar