NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Impuestos

Reforma tributaria en Estados Unidos: Trump no está tan loco

Reforma tributaria en Estados Unidos: Trump no está tan loco

Por primera vez en muchos años, van a realizar una reforma de verdad, no como las reformas a las que ya estamos acostumbrados en nuestra región 

Por Carlos Rivero Tax Corporate Senior Manager de Mercado Libre
20.11.2017 11.51hs Impuestos

Mi código personal es no hablar (y mucho menos escribir) acerca de fútbol, religión o polí­tica.

Primer aclaración no soy demócrata ni republicano... ¡soy argentino!

A pesar de ello, mi posición laboral me da la gran oportunidad de poder mirar al mundo y comparar.

Apenas terminé de leer el framework de la reforma fiscal de Estados Unidos supe inmediatamente que era el próximo tópico para mis artí­culos.

El documento es tan maravilloso que tiene solo ocho páginas. Sin dejar de mencionar que la primera es la caratula, y la segunda es un overview que no dice mucho, por lo que cerramos en seis. ¡El refrán dice que lo bueno y breve es dos veces bueno!

Cuando uno lee el documento, se da cuenta que por primera vez en muchos años, van a realizar una reforma de verdad, no como las reformas a las que ya estamos acostumbrados en nuestra región, que solo sirven para el titular de un periódico.

¡Cambiar para no cambiar nada!

La cuestión que nuestro amigo presidente por un momento emula a mi í­dolo deportivo Roger Federer y en un simple acto, nos demuestra que no era tan difí­cil jugar al tenis.

Cuatro principios básicos de la Reforma Impositiva de Estados Unidos:

Primero, modificar el código fiscal para que sea más simple, justo y entendible por los mortales. Sin ánimo alguno de ofender a la profesión quizás las leyes no deberí­an ser escritas por los abogados.

Segundo, lograr que la clase trabajadora obtenga un sueldo neto de bolsillo más alto, motivando de esta manera el consumo y poniendo en marcha la economí­a norteamericana.

Lo sublime en este punto es la visión y el concepto, en ninguna parte menciona como objetivo bajar la pobreza, explicita que el objetivo es engrosar la clase media.

Tercero, convertir al paí­s en un imán del mundo, atrayendo todas las inversiones y generando puestos de trabajo.

Cuarto y último, hacer que las multinacionales repatrí­en los tres trillones de dólares que tienen guardaditos en cuentas y sociedades offshore y las reinviertan en la economí­a americana.

Seguramente lo que se están preguntado ahora es ¿cómo va a lograr esto?

Haciendo las cosas más simples, aplicar lo que en tecnologí­a se llama usabilidad. Que presentar una declaración jurada no signifique tener que enviar un cohete a la luna. En ese sentido se eliminarí­an cientos de previsiones especiales y también se eliminarí­an impuestos que carecen de raciocinio, tales como el impuesto a la herencia o el impuesto a la ganancia presunta, la locura de imponer un impuesto a una persona porque se presume que está ganando dinero.

Se dejara de asfixiar impositivamente a las pequeñas y medianas empresas, quienes son un motor fundamental en la economí­a americana, fomentando de esta manera el emprendedurismo y alentando a que los pequeños empresarios inviertan en el paí­s estableciendo nuevos negocios.

Creando un sistema impositivo que sea competitivo a nivel mundial. 22,5% se estima que es el promedio de la tasa de impuesto sobre la renta de los paí­ses industrializados del mundo, ¿qué sentido tení­a que la primera potencia del mundo tenga una tasa impositiva del 35%?

La propuesta es bajar la tasa de impuesto de 35% a 20%. Cualquier gobierno latinoamericano estarí­a aterrorizado de hacer algo así­ por la pérdida de recaudación, sin embargo, si bien es cierto que en el corto plazo pueda suceder, en el mediano y largo plazo gran parte de esa pérdida de recaudación se verí­a compensada por el incremento de la base; mayor economí­a, más negocios, más puestos de trabajo, más ingresos, mayor recaudación.

Esta podrí­a convertirse en una estrategia interesante para nuestra región, ¿nunca pensaron que si no asfixiáramos impositivamente a los negocios y los impuestos fueran razonables, entonces habrí­a muchí­simos menos negocios en la economí­a informal, y si lográramos ampliar la base de contribuyentes entonces todos pagarí­amos bastante menos?

Con una tasa de 20%, la seguridad jurí­dica y la solidez institucional de los Estados Unidos ¿en qué paí­s piensan que van a invertir los capitales del mundo cuando los comparen con nosotros?

Sí­ sí­, señores, esta reforma va a impactar en las economí­as de todos los paí­ses de nuestra región latinoamericana. Estados Unidos se podrí­a convertir en una brutal aspiradora de dólares quitándole oportunidades al resto de los paí­ses, afectando sus inversiones e incluso el tipo de cambio de las monedas locales.

Y para terminar de patear completamente el tablero modifican en sistema tributario de fuente mundial a fuente local, quedando exentos de la reforma en adelante la repatriación de dividendos de subsidiarias extranjeras, lo cual permitirá que las empresas multinacionales dejen de tener incentivos de dejar sus divisas en el exterior y trasladar sus fábricas y headquarters fuera de EEUU.

Las ganancias acumuladas hasta el momento de la reforma pagarán un "toll tax" obligatorio que su tasa puede variar en función de la composición de caja y activos fijos, pero cuyo porcentaje promedio estarí­a muy por debajo del 10%. Otra linda manera de compensar la pérdida de recaudación de corto plazo. El gran interrogante aquí­ es, ¿qué pasará con los créditos foráneos acumulados?

Por último, para mis amigos inescrupulosos asesores fiscales amantes de los paraí­sos fiscales, les tengo una mala noticia, la reforma contempla nivelar el campo de juego para los distintos equipos de futbol, y a pesar de ser de fuente local el sistema gravarí­a los flujos de dinero que realicen subsidiarias de compañí­as americanas hacia paraí­sos fiscales. Un poco de justicia para el mundo.

Donald, me levanto y te aplaudo de pie. Los paí­ses subdesarrollados tenemos mucho que aprender. Como dije al principio, soy argentino, pero cuando veo este tipo de cosas me dan ganas nacionalizarme en algún otro paí­s.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas