NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Impuestos

El mí­nimo no imponible de Ganancias se elevará cerca de un 29 por ciento

El mí­nimo no imponible de Ganancias se elevará cerca de un 29%

Por ley, a partir de 2018 los montos se ajustarán según la variación anual de un índice salarial. Cómo se aplica este año el tributo sobre el aguinaldo 

12.12.2017 13.44hs Impuestos

En 2018, el salario más bajo alcanzado por el Impuesto a las ganancias serí­a casi un 29% superior al de este año, según pudo estimar La Nacion sobre la base de la variación de un í­ndice salarial que, a partir del año próximo, definirá ajustes al esquema del impuesto.

Así­, de confirmarse el dato, tributarí­an los trabajadores dependientes que tengan un sueldo de, al menos, alrededor de $29.900 (netos) o $36.000 (en bruto).

Si se trata de un asalariado que aplica deducciones por cónyuge (no debe tener ingresos o, de tenerlos, estos deben ser muy bajos) y dos hijos, entonces el salario más bajo sujeto al impuesto serí­a de alrededor de $39.500 (neto) o de $47.600 (monto bruto).

A su vez, todos los alcanzados por el tributo tendrán un alivio en su carga. Esa es una consecuencia lógica del hecho de que una mayor parte de su ingreso será no imponible, es decir, quedará al margen de la aplicación de Ganancias.

En diciembre de 2016 el Congreso aprobó la ley 27.346, que dispone que, a partir de 2018, las variables que definen quiénes pagan Ganancias y cuánto tributan se ajustarán según la variación que haya tenido el í­ndice de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte) entre octubre de un año y octubre del año siguiente (en este caso, los perí­odos serí­an 2016 y 2017).

El dato correspondiente al décimo mes de este año serí­a publicado este martes por el Ministerio de Trabajo, según lo previsto. Pero lo cierto es que, según fuentes consultadas por el matutino, la variación será similar a la obtenida en las últimas comparaciones anuales.

Y eso llevarí­a a una suba de las variables de Ganancias cercana al 29%. Para quienes hayan tenido una recomposición salarial inferior a esa cifra, habrí­a entonces una efectiva menor presión fiscal.

Para los autónomos (que siguen pagando a partir de ingresos más bajos que los asalariados), también habrí­a una mejora, que serí­a aún más perceptible en caso de aprobarse la reforma tributaria que pretende el Gobierno, ya que allí­ se contempla un alivio a la carga.