Tras el escándalo en Diputados, se levantó la sesión y Carrió prometió que habrá "compensaciones" para los jubilados

En las adyacencias del Parlamento, fuerzas de seguridad usaron gases lacrimógenos y carros hidrantes para dispersar a los manifestantes. Finalmente, la diputada de Cambiemos pidió suspender la sesión: "Ganaremos la votación. Si no es hoy, será la semana próxima"
Por iProfesional
14/12/2017 - 17,37hs
Tras el escándalo en Diputados, se levantó la sesión y Carrió prometió que habrá "compensaciones" para los jubilados

La sesión especial para debatir la reforma previsional en la Cámara de Diputados terminó en escándalo adentro y afuera del Congreso. Finalmente, terminó levantándose. El oficialismo intentará volver a discutirla la próxima semana mientras la oposición pide que se retire del Parlamento. 

En la previa del comienzo de la sesión de Diputados -pautada a las 14- para tratar la reforma previsional, efectivos de las fuerzas de seguridad arrojaron gas lacrimógeno y agua con carros hidrantes ante el intento de los manifestantes de derribar el vallado montado desde temprano.

A escasos minutos de que empiece el debate en el recinto, militantes de distintas organizaciones polí­ticas y sociales intentaron derribar las vallas montadas sobre la Avenida Entre Rí­os, a la altura de Hipólito Yrigoyen, con el objetivo de acercarse hacia el Congreso.

Ante ello, efectivos de la Gendarmerí­a arrojaron gases lacrimógenos y utilizaron los carros hidrantes para hacer retroceder a los manifestantes, quienes se replegaron algunos metros sobre la Plaza del Congreso.

Durante los incidentes en las inmediaciones del Congreso, el diputado del Frente para la Victoria, Matí­as Rodrí­guez quedó inconsciente tras un golpe en la cabeza.

En tanto, a la legisladora nacional del FpV Mayra Mendoza le arrojaron gas pimienta en el rostro, según aseguraron fuentes del bloque.

La discusión por el quórumMientras el escándalo afuera continuaba, se discutí­a en el Congreso si se podí­a llevar adelante la sesión para tratar, entre otras cosas, la reforma previsional.

Pasado el tiempo reglamentario para reunir el quórum, Cambiemos no habí­a llegado al número de diputados requerido y la oposición pidió que se levante la sesión. Pero mientras eso sucedí­a, el oficialismo reunió las 129 voluntades necesarias para iniciar el debate. Al menos, eso apareció en el tablero electrónico de la cámara. Esto provocó una crisis mayor en el recinto.

"La sesión marcó quórum dos veces", dijo el presidente del interbloque de Cambiemos, Mario Negri, ante los reclamos opositores de pedido de suspensión de la sesión.

Para la oposición nunca hubo 129 diputados senados en las bancas y reclamaba a los gritos que se suspendiese la sesión. Se llegó a hablar de "diputruchos". 

La diputada nacional Victoria Donda, denunció: "Estaban sentados diputados que no podí­an estar porque no habí­an jurado".

"Mintieron el quorum", afirmó el diputado nacional Felipe Solá.

En los alrededores del Parlamento volví­a la tensión. 

Desde el oficialismo habí­an asegurado por la mañana que tení­an las 129 voluntades necesarias para el quórum y los votos -justos- aprobar el proyecto que ya tienen media sanción de Senadores. Sin embargo, con el devenir de los incidentes en las adyacencias del Parlamento esto comenzó a entrar en duda.

A las 14:30 habí­a 117 presentes, cuando el número requerido para iniciar el debate es de 129, cifra a la que se llegó recién cerca de las 15.

A las 107 voluntades del interbloque Cambiemos se sumaron diputados que responden a los gobernadores, entre ellos los de Córdoba, Tucumán, Catamarca y Santiago del Estero.

También bajó el interbloque que lidera Martí­n Lousteau, de cuatro miembros, aunque no acompañarí­a la reforma. 

En contra de la iniciativa -que modifica la ecuación por la que se computan los haberes jubilatorios, lo que implicarí­a un aumento menor al de la fórmula actual- están los bloques del FPV-PJ, el massismo, la Izquierda y un sector del PJ.

La sesión fue convocada a las 14, -también se iba a tratar la reforma tributaria-, en el marco de un tenso clima por las marchas y los disturbios.

Por caso, las columnas sindicales -CGT y CTA- estaban a tres cuadras del Congreso

Pasadas las 15, Elisa Carrió, en nombre del interbloque de Cambiemos le solicitó al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, que se levante la sesión. A las 15.09, se suspendió.

"Lilita" pidió que se levante debido al "clima de violencia que el interbloque Cambiemos no generó".

"La violencia se opone a la Constitución y la paz, y como nosotros rechazamos a violencia, yo le pido al señor presidente que levante esta sesión escandalosa", afirmó. "Nosotros no vamos a contestar a su violencia con nuestra violencia", agregó y concluyó: "Vamos a ganar esta votación, esta semana o la otra. Va a haber compensación a los diputados", sostuvo ante los gritos y quejas de legisladores de la oposición.

Por su parte, el presidente del bloque del FPV, Agustí­n Rossi, afirmó que "ni polí­tica ni reglamentariamente se podia llevar adelante la sesión en el dia de hoy". "El Gobierno debe retirar el proyecto del Congreso", añadió haciendo foco en el debate que se viene.

Consultado sobre el momento del quorum, manifestó: "El momento del 130 fue fulminante. Nadie sabe cómo se consiguió. Cuando el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, dijo que estaba abierta la sesión habí­a 128". "Levantar la sesión fue lo único racional que hizo Cambiemos en este proceso", consideró.

Y el diputado del Frente para la Victoria Axel Kicillof criticó: "Es escandaloso querer hacer una sesión en este Congreso con Diputados en enfermerí­a. Nunca pasó".

Congreso valladoUn gran operativo de seguridad, con más de 1.000 efectivos de Gendarmerí­a, Prefectura y de la Policí­a Federal, se montó en las inmediaciones del Congreso Nacional, para impedir el paso de los manifestantes que marcharon desde el mediodí­a para rechazar la reforma previsional que se iba a tratar en Diputados.

Los efectivos rodearon el Palacio del Congreso a varias cuadras a la redonda con vallas y mantuvieron cortada totalmente la avenida Rivadavia a altura de la Plaza de Los Dos Congresos para evitar el ingreso de los manifestantes a la zona.

Cerca del Congreso habí­a 20 camiones de Gendarmerí­a y otros tantos de Prefectura. 

Todo ese aparato de seguridad comenzó a utilizarse después del mediodí­a.

Crí­ticas de la oposiciónLa diputada nacional por el Frente de Izquierda Myriam Bregman aseguró este jueves que desde la crisis polí­tica y económica "desde 2001 no veí­a un operativo represivo y coercitivo" como el que el Gobierno de Mauricio Macri desplegó esta mañana en inmediaciones del Congreso.

"He participado de numerosas movilizaciones y desde el 2001 no veí­a un operativo represivo de estas caracterí­sticas con la presencia de la máxima conducción de la Gendarmerí­a Nacional en el lugar y con cuatro fuerzas federales", dijo Bregman.

En declaraciones al canal A24, la diputada porteña cuestionó a la reforma previsional como una "ley terrible".

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores presentará este jueves una denuncia penal en los tribunales de Comodoro Py por las lesiones sufridas por el diputado del Peronismo para la Victoria Leonardo Grosso que fue baleado y mordido por perros de la Gendarmerí­a.

"Esto que vemos acá hoy es un operativo de seguridad que tiene como único objetivo blindar a un Congreso que va a votar una ley que va a quedar en los anales del bochorno histórico institucional", se quejó Bregman antes de la escandalosa sesión.

Temas relacionados