NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Economía

Investigan a abogados y escribanos por una estafa millonaria con campos

Investigan a abogados y escribanos por una estafa millonaria con campos

Los notarios fueron acusados de confeccionar escrituras falsas para vender 800 hectáreas valuadas en más de $300.000.000 en el sur de Santa Fe

 

31.12.2017 16.25hs Economía

La Justicia de Santa Fe investiga a una banda presuntamente integrada por tres escribanos, dos abogados y dos médicos acusados de cometer una megaestafa inmobiliaria con la venta apócrifa de campos valuados en más de $300.000.000 en una de las zonas agrí­cola-ganaderas más ricas del paí­s.

Según consta en la documentación secuestrada, los acusados hicieron documentos apócrifos en los que, por ejemplo, una persona fallecida en 2000 supuestamente habrí­a firmado la escritura de la venta de su propiedad en 2015. Para apoderarse de un campo de 200 hectáreas en una de las áreas sojeras más importantes del paí­s, los imputados hicieron que un indigente apareciera con un poder para vender ese inmueble y después se lo hizo figurar como comprador en la escritura de venta, indica La Nación.

Hasta el momento, la investigación encarada por los fiscales de Delitos Complejos de Venado Tuerto, Juan Pablo Lavini Rosset y Matí­as Merlo, derivó en 14 allanamientos contra escribaní­as, estudios jurí­dicos y domicilios particulares en la mencionada ciudad del sur de Santa Fe y en Villa Cañás y Armstrong.

Si bien los representantes del Ministerio Público de Santa Fe todaví­a no recibieron las tasaciones oficiales de las propiedades que cambiaron de dueño de manera ilegal, se pudo saber que los campos que fueron objeto de la megaestafa tienen una superficie de 800 hectáreas en una de las zonas más ricas de la Argentina. También figuran bajo investigación las ventas de al menos seis casas en el casco urbano de Venado Tuerto.

Según el subsecretario de Asuntos Registrales de Santa Fe, Matí­as Figueroa Escauriza, la investigación contra los escribanos y abogados comenzó hace más de un año.

"Se presentaron tres denuncias en las que se advirtió la existencia de poderes falsos, otorgados por el titular registral del inmueble, que, generalmente, estaba fallecido o fuera del paí­s, así­ que nunca podí­a haber firmado esos documentos. La maniobra seguí­a con la confección de una escritura en transferencia de ese inmueble en favor de un tercero que, en algunos casos, compraba de buena fe y, en otros, sabí­a que adquirí­a una propiedad floja de papeles", explicó el funcionario.

Una de las ventas espurias más importantes concretadas por los notarios y letrados acusados se concretó con un campo de 200 hectáreas. Al revisar los registros, los investigadores advirtieron que, en 2000, el dueño de esa estancia le concedió el poder de venta a un tercero. Quien dio fe de la legalidad de ese documento y lo inscribió en el Registro de Propiedad fue un escribano que se habí­a jubilado dos años antes y que habí­a transferido su firma a otra notaria.

Luego, ese mismo escribano apareció como responsable de la escritura de venta de ese valioso campo en favor del tercero que habí­a recibido el poder inicialmente. Al investigar a este comprador, los funcionarios comprobaron que se trataba de un indigente con ingresos mí­nimos.

Debido a que todaví­a la Justicia no definió los procesamientos, los nombres de los escribanos, abogados y médicos involucrados en la investigación se mantendrán en reserva. Aunque todos los acusados son muy conocidos en Venado Tuerto, Villa Cañás y Armstrong. Cuando los policí­as del Departamento de Investigaciones Complejas de la Policí­a de Santa Fe irrumpieron en las escribaní­as y los estudios jurí­dicos situados en pleno centro de esas ciudades hubo conmoción entre los vecinos.

Hasta el momento no hay detenidos y existen ocho damnificados por las ventas ilegales de 800 hectáreas de campos de Venado Tuerto, San Eduardo y Maggiolo. Pero se estima entre los investigadores que luego de revisar la documentación secuestrada aparecerán más ví­ctimas.

Para vender otra propiedad, los acusados se valieron de los servicios de un médico de Villa Cañás y confeccionaron un certificado de defunción falso. Según figura en el expediente, Enrique Plebani falleció el 27 de septiembre de 2000.

Pero los investigadores establecieron que su firma aparecí­a en una escritura de venta de una casa de Venado Tuerto, realizada el 9 de diciembre de 2015. La escribaní­a en la que se elaboró ese documento apócrifo es de las más conocidas de Venado Tuerto y fue allanada. El escándalo apenas comenzó.