NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Recreo

¿Cómo fue la peculiar vida de Joseph Pilates, el inventor de la conocida disciplina fí­sica?

¿Cómo fue la peculiar vida de Joseph Pilates, el inventor de la conocida disciplina fí­sica?

Detrás del hombre que inspiró a muchos a seguir su método de trabajo del cuerpo se esconde una infancia difícil y una dura adultez

03.01.2018 21.10hs Recreo

¿Quién fue Joseph Pilates? Su apellido es muy conocido en el mundo por la actividad fí­sica que se practica cada vez con más frecuencia. Sin embargo, detrás de la faceta de inventor hay una vida difí­cil y de mucho trabajo de un hombre que inspiró a muchos.

Fue precisamente una difí­cil infancia la que delineó la vida de Joseph H. Pilates, el gurú que desarrolló uno de los sistemas de entrenamiento más populares del mundo del fitness y la actividad fí­sica.

Joseph Pilates tení­a un padre gimnasta de ascendencia griega y una madre alemana naturópata. Desde pequeño se interesó por su cuerpo y por indagar en los lí­mites fí­sicos que podí­a alcanzar, tanto de fuerza como de flexibilidad.

El método de ejercicio que diseñó mezcla diversas disciplinas como la gimnasia y el yoga. Su fuente de inspiración está en lo más básico del mundo animal.

Mary Bowen, la pupila de Pilates de más edad en el mundo, explicó que él llamaba a su método Cronologí­a. "Tiene como fin el control de la mente sobre el cuerpo para fusionar su fuerza con su flexibilidad", señaló.  

Pilates es una forma de ejercicio que permite desarrollar la fortaleza de tu CORE, aumentar la flexibilidad y mejorar la postura de tu cuerpo. Para lograrlo combina una serie de ejercicios de estiramiento. 

Con el paso de los años la actividad ha evolucionado y se pueden realizar utilizando el concepto de máquinas inventado por Pilates -el reformador, el barril, la silla o el trapecio- o en el suelo sobre una colchoneta.

"í‰l me contó que basó su método en un bebé y un gato, lo que para mi fue extraño ya que nunca tuve un bebé o un gato", recordó Bowen sobre el primer dí­a que entró al estudio del maestro alemán y su esposa Clara en Nueva York hacia fines de los años 50.

"Significa que en su estudio de los movimientos de un bebé y de un animal, especialmente de un gato, que él pensó era la mayor creación del todopoderoso, él concluyó que el gato podí­a hacer todo mejor".

Antes de llegar a vivir en Nueva York, Pilates estuvo en Inglaterra. Allí­, se desempeñó como boxeador y artista en un circo hasta el momento en que comenzó la Primera Guerra Mundial. A raí­z del conflicto, él fue detenido en un campamento en la Isla de Man donde fue dando forma y evolucionando su sistema.

Allí­ pasó tres años y medio trabajando en el hospital y entre sus funcionas organizaba sesiones con los prisioneros para mejorar su condición fí­sica, basado en el movimiento y en la respiración.

En ese perí­odo fue donde comenzó a mostrar su faceta como inventor. A través del aprovechamiento de los resortes de los colchones, creó una máquina que permití­a que los heridos que no se podí­an parar de sus camas participaran en las sesiones de ejercicio. De ese modo descubrió los beneficios que tiene aprovechar la resistencia de los resortes para variar el grado de exigencia de los movimientos. 

Finalizada la guerra va para Estados Unidos y conoce a su esposa Clara. Allí­ abre un estudio dedicado exclusivamente a la Cronologí­a que estaba ubicado en un edificio junto a otros estudios de danza y arte, lo cual le dio buena llegada a bailarines y acróbatas. 

También publicó un libro, pero su el auge de su sistema de trabajo al cuerpo llegarí­a mucho después de su muerte en 1967.

Bowen, quien ahora tiene 87 años, explicó que "nunca fue un gran negocio y nunca se promovió a él mismo". "Se fue con mucho enojo porque no habí­a logrado uno de sus objetivos. Si bien nosotros dedicamos parte de nuestras vidas al método,  lo que él querí­a es lo que vemos ahora, que es reconocido en todo el mundo".

Bowen explicó que tras la muerte de Pilates hubo un perí­odo de alrededor de siete años en el que pareció que haber estado en peligro la continuidad de su método.

"Yo seguí­ practicándolo, indagando más sobre el concepto, pero fue sólo 16 años después cuando personas con las que trabajaba me preguntaron qué era lo que estaba haciendo con esas máquinas y me pidieron que les enseñara", destacó. 

Bowen cree que fue a raí­z de la consciencia que se creó en la gente sobre los beneficios del ejercicio en la segunda mitad de los años 70 y principios de los 80 lo que permitió que el método que se popularizó bajo el nombre de su inventor "agarrara vuelo".

Más sobre Recreo