NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Finanzas

El Banco Central decidió una leve baja de la tasa de interés y desde la City pronostican qué ocurrirá con el dólar

El Banco Central decidió una leve baja de la tasa de interés y desde la City pronostican qué pasará con el dólar

Luego de una fuerte expectativa, Sturzenegger finalmente avanzó con una reducción de 75 puntos básicos. Entre los argumentos, la entidad consideró que el proceso de desinflación "se ha encarrilado". Economistas proyectan cómo serán los próximos movimientos del billete verde

Por Mariano Jaimovich
10.01.2018 11.43hs Finanzas

En la City no se dejó de hablar en la previa de un sólo tema: cuál serí­a la estrategia de Federico Sturzenegger en el manejo de las tasas de interés de referencia de la economí­a.

En especial, luego de que se viera obligado a "recalibrar" las metas de inflación y subirlas al 15% anual para 2018, tras  sostenerlas fervientemente durante varios meses, con proyecciones cercanas al 10%.

Finalmente, este martes se develó la pregunta que se hací­a todo el mercado: en la reunión de polí­tica monetaria, el Banco Central avanzó con un ajuste a la baja de la tasa, dando a entender que el "aterrizaje", por el momento, será suave.

Es que apenas recortó 75 puntos básicos y la llevó al 28% anual.

Cabe recordar que desde el 7 de noviembre pasado se mantení­a de forma inamovible en el 28,75% anual. Entre los inversores y bancos crecí­a el el interrogante sobre la "fuerza" con la que el BCRA iba a disminuirla esta semana.

Por lo demostrado, pesó el hecho de que el Gobierno decidió unificar criterios. Se confirma así­ que el objetivo es comenzar a reducir la elevada tasa de interés en relación con la marcha de otros indicadores centrales, como son la inflación y el tipo de cambio.

De hecho, en la previa a esta determinación, en la plaza secundaria de las Lebac, para el más corto plazo se estaban operando Letras en pesos a una rentabilidad de 27% anual, es decir, unos 175 puntos básicos menos que los de polí­tica monetaria.

El mismo Banco Central afirmó este martes, en su comunicado oficial, que será "cauteloso en la adecuación de la polí­tica monetaria al nuevo sendero de desinflación".

Y justificó que si, naturalmente, "se busca una menor velocidad de desinflación que la planeada originalmente, corresponde un sendero menos contractivo que el que antes se preveí­a". 

"Pero esa moderación en el sesgo contractivo sólo podrá sostenerse en el tiempo en la medida en que la evolución de la desinflación sea compatible con la trayectoria buscada", agrega el texto emitido por la entidad que conduce Sturzenegger.

Lo cierto es que el mercado esperaba un recorte más intenso.

El economista Dario Epstein, fue de los que no ocultó su sorpresa: "Me equivoqué duro. Veí­a la tasa abajo de 26%". 

De la mano de esta reducción, Sturzenegger estarí­a buscando así­ un difí­cil punto de equilibrio entre la exigencia de un menor rigor monetario que le impuso la Casa Rosada y su propia visión del mercado.

Sobre este punto, desde la consultora Ecolatina plantearon que el hcho de que el recorte haya quedado a mitad de camino es indicativo de dos puntos:

-Que la puja entre el Ejecutivo y el BCRA en torno al nivel de las tasas no parece totalmente saldada. 

-Que el Central no claudica en el uso de la tasa de interés como herramienta anti-inflacionaria.

Dólar: qué espera la City
Miguel Bein fue uno de los pocos que se anticipó correctamente a la decisión de este martes de Sturzenegger, al asegurar que el Gobierno "está yendo a buscar una tasa compatible con una economí­a que no frene su crecimiento". 

Por ello consideró que una baja de "un punto deberí­a ser suficiente" para conseguir ese objetivo. Finalmente, terminó en un nivel cercano al proyectado por el economista, del orden de los 75 puntos básicos. 

Respecto del futuro del tipo de cambio en el corto plazo, hay un consenso generalizado entre expertos que señalan que se espera algo más de estabilidad

"El anuncio de recorte de tasas es mas moderado que lo que habí­a anticipado el mercado. Da la sensación que deberí­a ceder algo el dolar mañana", apuntó el economista Martí­n Tetaz. 

En tanto, Hugo Scopetani, director de Sudamericana de Finanzas Sociedad de Bolsa, consideró que "la decisión del Comité de Polí­tica Monetaria del BCRA de corregir sólo 75 puntos básicos la tasa, en lugar de lo esperado por el consenso del mercado, logrará estabilizar el valor de dólar".

"De haberse producido un recorte mayor -y considerando que el BCRA deberá enfrentar la semana próxima vencimientos de Lebac por $400.000 millones, lo hubiera puesto frente al riesgo de enfrentar graves problemas para renovar esa deuda, lo que hubiera resultado en un disparador inmediato de una mayor presión sobre el billete verde", consideró.

"De esta forma, logró descomprimir esa expectativa", recalcó el experto. 

Nery Persichini, economista jefe de MB Inversiones, afirmó que "el descenso de la tasa de interés dispuesto por el BCRA es inferior a lo que esperaba el mercado" y que "parte de esta baja inferior a la estimada la empezó hoy a incorporar el dólar con el descenso que tuvo sobre el final".

En paralelo, desde Ecolatina plantearon que "el estreno del gradualismo del Central -aplicado ahora a la reducción de tasas- liberará algo de presión al alza a la que estuvo sometida el tipo de cambio las últimas semanas". 

Este martes, por lo pronto, el billete verde cayó y así­ cortó cuatro jornadas seguidas de fuertes alzas.

El billete verde minorista retrocedió cinco centavos a $19,29 promedio en bancos y agencias de la City porteña, de acuerdo al relevamiento que habitualmente elabora el Banco Central en el microcentro porteño.

Cabe recordar que desde el 2 enero hasta el lunes, el billete trepó 60 centavos, por lo que era esperado que recorte posiciones de un momento a otro.

Por lo pronto, Persichini estimó "que el tipo de cambio va a bajar nuevamente este miércoles, para luego estabilizarse". 

En este sentido, hay voces que señalan que el billete verde podrí­a descender algunos centavos pero no más allá de los $18,50. 

Así­ se expresó Pablo Castagna, director de Portfolio Personal, quien ve a la divisa estadounidense "bajando, y ubicándose más cerca de un piso, no inmediato pero sí­ para las próximas semanas, en torno a $18,50".

Sin embargo, advirtió que "aunque vaya a caer en los próximos dí­as, la volatilidad se mantendrá" en el corto plazo. 

Una visión similar plantearon desde la consultora ACM, dirigida por Javier Alvaredo: consideraron que con esta baja de tasas, el dólar tenderá a bajar, moderando las subas de las últimas semanas".

Pero advirtieron que esto no implica que no haya volatilidad: "Resulta claro que este nivel del tipo de cambio no es suficiente para mejorar la sostenibilidad de las cuentas externas, por lo cual, al no resolverse este problema, se extenderá la incertidumbre". 

Dudas con la inflación 
En la vereda de enfrente, hay analistas que no ven con buenos ojos el movimiento del Central.

Para el economista Federico Furiase, director de Eco-Go, "la decisión de tasa pone al BCRA entre "˜la espada y la pared': difí­cil justificar una baja de la tasa con expectativas de inflación subiendo por arriba de la meta, con el dólar recalentado y la suba de tarifas en la previa de paritarias, pero la presión está". 

En tanto, Matí­as Carugati, economista jefe de Management & Fit, consideró que fue una jugada más que nada polí­tica por parte de Sturzenegger, con la que "está tratando de mostrar que él maneja el instrumento (tasa) y minimizar daños ocasionado por cambio de meta de inflación". 

Sin embargo, Carugati advirtió que el nivel de precios sigue siendo el talón de Aquiles: "Aún cuando la baja de tasa fue `simbólica`, el Banco Central no va a poder evitar la suba en las expectativas de inflación. Y encima arrancan las paritarias". 

En paralelo, Mercedes Marcó del Pont, ex presidenta del BCRA durante el kirchnerismo, se habí­a adelantado a la medida al afirmar que la autoridad monetaria "perdió la capacidad soberana para definir el tipo de cambio y la tasa", en un contexto en el que el mercado "le marca la cancha permanentemente".

En tanto, Jorge Vasconcelos, economista del IERAL de la Fundación Mediterránea, sostuvo que el cambio de las metas de inflación anunciado, que implica relajar el objetivo de 10% a 15% anual para 2018, es un nuevo episodio de "prueba y error" de un "Gobierno que recibió una pesada herencia, pero que también mostró falencias por asumir con un plan incompleto y sin el suficiente ensamblaje".

A ello lo justifica en los frecuentes recambios ministeriales que forman parte de este cuadro, y también por el replanteo de las metas fiscales.

"Obviamente, estos vaivenes afectan la credibilidad, pero sin alcanzar a opacar los avances de gobernabilidad del último perí­odo, con el Pacto Fiscal como hito", dice Vasconcelos.

Más sobre Finanzas