NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Negocios

Aumentaron las tarifas, ¿bajaron los cortes de luz?: este es el cuadro de situación en la Ciudad y el Conurbano ante la ola de calor

Subieron las tarifas, ¿bajaron los cortes?: este es el cuadro de situación en la Ciudad y el Conurbano por la ola de calor

La temperatura se acercó a los 40 grados y en diferentes barrios y localidades falló el sistema. Tras quejas de usuarios por la magnitud de los ajustes, desde la cartera que conduce Aranguren destacan que el plan de obras se está cumpliendo y que en un año se hará más notoria la mejora del servicio

Por Patricio Eleisegui
12.01.2018 17.03hs Negocios

En momentos en que el Servicio Meteorológico Nacional emití­a una alerta naranja por la fuerte ola de calor, miles de familias de la Capital y el Gran Buenos Aires se quedaron sin luz.

Con un pico de casi 40 grados de térmica, el reporte del Ente Regulador de la Electricidad (ENRE) informó que, en horas de la tarde, más de 95.000 usuarios de Edesur y cerca de 14.500 de Edenor no contaban con servicio. 

Lomas de Zamora, Almirante Brown, Avellaneda, Berazategui, Esteban Echeverrí­a, Ezeiza, Florencio Varela, Lanús, Quilmes, La Matanza, Merlo, Morón, San Fernando, San Isidro, Tigre y Vicente López fueron algunos de los partidos afectados en la Provincia, mientras que en Capital se vieron alcanzadas algunas zonas de Caballito, Liniers, Lugano y Pompeya.

Si bien la situación no se compara con las olas de apagones que sí­ se dieron años anteriores, lo concreto es que la temporada de verano nuevamente viene dándole dolores de cabeza tanto a usuarios como a las dos empresas, pese a los ajustes de tarifas y a las inversiones concretadas en los últimos meses.

Los expertos consultados por iProfesional coinciden en señalar que, incluso tras la fuerte inyección de capital, el estado de buena parte de las redes sigue siendo endeble y que bastan dos o tres jornadas con elevadas temperaturas para que los apagones se multipliquen. 

"Cuando se generan picos de demanda se complica el suministro, pero la cuestión se agrava cuando pasan los dí­as y no baja la mí­nima. Ese calor también sobrecalienta los sistemas y afecta la operatoria de toda la red", indicaron fuentes cercanas a Edesur.

En paralelo, y más allá de los casos que se generaron en los últimos dí­as, desde Edenor señalaron que hubo una "clara mejorí­a del servicio" y que incluso cerraron el 2017 con una baja en la cantidad de cortes y en la duración.

En torno a Edesur, se muestran más cautos. Coinciden en señalar que "los números de diciembre vení­an bien" hasta que, hace unos pocos dí­as, una tunelera que realizaba tareas para un emprendimiento del Gobierno de la Ciudad dañó severamente la lí­nea de alta tensión que une el corredor Ezeiza-Perito Moreno en el área de Villa Soldati.

Este incidente derivó en una sucesión de cortes de luz en distintos puntos del área de concesión de la compañí­a.

Las interrupciones se agravaron por la alta temperatura y desde la empresa reconocen que la solución del inconveniente recién concluirá a principios de la próxima semana.

A través de un comunicado, la compañí­a informó que "para minimizar las consecuencias del daño producido el jueves 4 de enero, cuando una tunelera externa a la empresa dañó la terna 62 de alta tensión en Villa Soldati, 200 operarios están trabajando en la reparación de la lí­nea".

"Las interrupciones rotativas no superarán las seis horas, principalmente en los barrios: Villa Soldati, Liniers, Pompeya, Caballito, Constitución, Flores, Villa Lugano y Mataderos", detallaron desde la empresa.

Suben las tarifas
En diciembre, el ministro de Energí­a, Juan José Aranguren, anunció que el servicio de electricidad subirá hasta un 67% desde febrero próximo. 

De acuerdo con datos suministrados por esa cartera, los usuarios que consumen hasta 150 kWh por mes y que vení­an pagando $156, pasarán a abonar $261. Mientras que los clientes que demandan hasta 300 kWh pasarán de desembolsar $309 a unos $514. 

En este sentido, una encuesta realizada por la consultora Opinaia reveló que el 76% de los argentinos considera que el aumento en las tarifas anunciadas por el Gobierno era "esperable", pero casi la misma porción de la sociedad interpretó que la magnitud de ese ajuste fue "excesivo". 

Frente a este malestar, Aranguren destacó que los nuevos precios responden a "la continuidad del proceso de adecuación de los cuadros de tarifas para normalizar el servicio de electricidad, cumpliendo con los preceptos de gradualidad y previsibilidad sugeridos por la Corte Suprema de Justicia".

Desde el Ministerio, además, defendieron el hecho de que el nivel de apagones ha ido bajando: "Hay una continua reducción de los niveles de corte de energí­a porque hay mejor mantenimiento de la red eléctrica y hubo inversiones por $45.000 millones", señalaron. 

Sin embargo, el Gobierno reconoce que es imposible pensar hoy en un escenario sin ningún tipo de problemas en el suministro.

Los funcionarios justifican las interrupciones apelando a un argumento que también repiten las empresas: el lamentable estado de las redes que encontraron al iniciar el mandato. 

Tras dos años de inversiones, los técnicos aseguran que se necesitarán otros doce meses de obras para que el sistema esté mucho más preparado para soportar picos de calor como los que se dieron estos dí­as. 

Por ende, a los usuarios aún les queda transitar un año más antes de gozar de las bondades de un servicio que acumula un incremento en las boletas de más de 500% desde que Macri asumió la Presidencia. 

"Es imposible solucionar una cuestión estructural de más de una década en dos años de trabajo. Ni siquiera inyectando los miles de millones de pesos que se destinan en cada ejercicio puede darse una recuperación rápida del servicio", sostuvo ante iProfesional una fuente cercana al Ministerio de Energí­a.

"Las empresas están haciendo un gran esfuerzo económico y técnico para mejorar la red. Hay que ser pacientes y valorar lo logrado hasta ahora", completó. 

"Hasta el momento las distribuidoras han concretado alrededor de un tercio de las inversiones que tienen pautadas para los próximos años. Habí­amos anticipado que, para que sea visible la mejora, entonces habí­a que respetar un tiempo prudencial de trabajo que iba de los 3 a los 5 años. Transcurrieron 24 meses y es notoria la mejora. Hay un cambio que es indudable. Ahora resta esperar un tiempo más para completar esta etapa, destacó.

Entre las distribuidoras hay coincidencia en que la cartera que conduce Aranguren respalda al 100% la estrategia e inversiones impulsadas por ambas compañí­as.

"En el Gobierno no hay dudas respecto del trabajo que hace la empresa. Apoyan todo lo que se está haciendo y acompañan con los cambios en las tarifas", indicó un alto ejecutivo.

El útlimo informe elaborado por Energí­a respecto del desempeño de Edesur y Edenor le da la derecha a las empresas.

En ese sentido, el trabajo desarrollado por la cartera comandada por Aranguren asegura que, si se comparan los veranos 2015-2016 contra el perí­odo 2016-2017, los cortes de media tensión disminuyeron un 13%, mientras que las interrupciones de baja tensión cayeron 42%.

En lo que hace a la duración de los apagones, los registros del ministerio reconocen que en el primero de los casos sigue estando en el orden de las 2 horas. Mientras que en baja tensión, la extensión decayó 9% entre ambos perí­odos. 

Trabajos contrarreloj
Los números confirman que, de las dos empresas, la más complicada en lo que va del verano es Edesur, que además de lidiar con el vaivén en el termómetro, también debe hacer frente a los problemas derivados de la ruptura del cable de alta tensión en Villa Soldati.

Las dificultades para reparar por completo la lí­nea obligaron a la distribuidora a poner en marcha un plan de contingencia que contempla la instalación de 10 generadores móviles para suplir la falta de potencia.

Mientras se avanza con este arreglo -que recién se completará a principios de la semana próxima-, la decisión de Edesur es sostener esta estructura adicional. 

"El inconveniente está controlado, aunque es claro que fue un problema mayor. Para solucionarlo, pusimos a trabajar a unas 200 personas que dí­a y noche. En paralelo, implementamos el plan de generadores para minimizar los cortes en la red de media tensión", indicó una fuente de la compañí­a.

"Tenemos la previsión de que todo estará solucionado para el primer dí­a de la próxima semana", afirmaron. 

Desde la empresa se lamentaron porque este incidente "terminó complicando una operatoria que vení­a muy bien".

"La red es una sola. Cualquier daño que se produce resiente la estructura en general. Al quedar comprometido todo el tendido, las subestaciones fueron exigidas al doble de su capacidad y eso originó los cortes. Nos esforzamos para cambiar eso", concluyó.

Desde la distribuidora aseguraron que, una vez resuelto el problema, los cortes deberí­an reducirse drásticamente

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Más sobre Negocios
Te puede interesar
Zoom Recomendadas