NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Política

Moyano cuestionó las polí­ticas de Macri y advirtió ante una multitud: "No tengo miedo de ir preso"

Ante una multitud, Moyano cuestionó con dureza las polí­ticas del Gobierno y desafió: "No tengo miedo de ir preso"

El líder camionero dijo que "el Gobierno con sus políticas hambrea a la gente" y rechazó las acusaciones en su contra. "Multiplicaron los pobres y todavía nos quieren hacer creer que sus políticas nos van a beneficiar. Los ataques gremiales son para destruir la defensa de los trabajadores", dijo

21.02.2018 21.19hs Política

"No tengo miedo de ir preso", sentenció el secretario general del gremio Camionero, Hugo Moyano, desde el escenario montado en la Avenida 9 de julio y Avenida Belgrano, pasadas las 15. 

"No me voy a ir, no tengo plata afuera", agregó luego ante una multitud -los organizadores afirmaron que habí­a 400 mil personas- para rechazar las acusaciones en su contra. 

Durante su breve alocución, en la que se cuidó de mencionar el llamado a un paro nacional como pretenden algunos de sus actuales aliados, Moyano rechazó que la movilización contra el gobierno sea para esquivar las causas judiciales en su contra y afirmó que tiene "las suficientes pelotas" para defenderse solo.

En tono camionero, continuó: "No me cagué nunca, y si hay un problema que se queden tranquilos, que voy a poner las que tengo que poner". Luego pidió disculpas por los términos. "Me salió el camionero de adentro", dijo.

En otro pasaje de su discurso, se dirigió directamente "al señor Presidente: no somos golpsitas como fueron ellos en su momento. No somos antidemocráticos. Sí­ somos luchadores y vamos a luchar incansablemente hasta que reconozcan todos los derechos de los trabajaores".

Luego dedicó una cita de Octavio Paz a Macri, aunque sin nombrar al Premio Nobel porque no recordaba su nombre: "Toda victoria es relativa, toda derrota es transitoria".

Con un tono más tranquilo a medida que fue avanzando en su alocución, el ex lí­der de la CGT criticó las polí­ticas del Gobierno: "Multiplicaron los pobres y todaví­a nos quieren hacer creer que sus polí­ticas en el futuro nos van a beneficiar, es mentira. Los ataques gremiales son para destruir la defensa que puedan tener los trabajadores. Eso es lo que venimos a decirle en una marcha pací­fica", subrayó.

Y recordó que "el paí­s se pacifica con salarios dignos". El cierre estuvo al tono de sus antecesores en el micrófono: "Los gorilas no pueden conducir más el paí­s", concluyó. 

Enigmático
La movilización estuvo respaldada por Camioneros, ambas CTA, ATE, la Corriente Federal de los Trabajadores, partidos de izquierda y organizaciones sociales como Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y la Confederacion de Trabajadores de la Economí­a Popular (CTEP). También, dirigentes del kirchnerismo -estuvieron desde Máximo Kirchner a Aní­bal Fernández- y gremios docentes como Ctera y Suteba y otros como La Bancaria.

Muchos dirigentes durante este miércoles hablaron de la necesidad de un paro general y de la necesidad de una nueva unidad sindical.

Por ejemplo para el camionero Pablo Moyano, hijo de Hugo y uno de los impulsores de la protesta, la marcha fue "el principio de una unidad que se va a dar con distintos sectores, sindicales, organizaciones sociales". En una sintoní­a similar se manifestó el secretario general del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba), Roberto Bardel: "A partir de hoy, empieza a tomar forma una configuración de un nuevo nucleamiento sindical en la Argentina, con gremios de la CGT, con las dos CTA, con gremios de la Corriente Federal, con las organizaciones sociales", definió el dirigente gremial docente.

Incluso el secretario general del gremio de Canillitas, Omar Plaini, sostuvo la gran movilización de esta jornada "debe servir para reagrupar a los sectores del campo nacional y popular".

Pero Hugo Moyano dijo mucho al no decir nada al respecto. Prefirió no hacer referencia a la posibilidad de un paro general -Pablo Micheli, uno de los oradores del acto, pretende un cese de actividades en marzo- y tampoco al surgimiento de un nuevo espacio donde se nuclearí­a el sindicalismo duro.

Aún sigue abierto el canal de negociación con el Gobierno. Moyano lo sabe. Por eso impulsó esta marcha, que se transformó en una gran demostración de fuerza. 

El gran interrogante es cuándo se dividirán las aguas. Todo indica que el tiempo para tomar uno de los dos caminos -negociar con el Gobierno y aceptar en gran medida sus condiciones o romper relaciones- se acaba.

Otros oradores
Previo a Hugo Moyano tomaron el micrófono el triunviro de la CGT, Juan Carlos Schmid; el referente de la Bancaria, Sergio Palazzo; los dirigentes de la CTA, Hugo Yasky y Pablo Micheli; y Esteban "Gringo" Castro, por los movimientos sociales.

El secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, destacó esta tarde que la movilización en el centro porteño es "pací­fica" y advirtió que la "violencia" es el gobierno de Mauricio Macri, "cuando ataca a los dirigentes sindicales para conseguir su silencio".

"Violencia es haberle robado a los trabajadores cuando votaron la ley previsional. Violencia es cuando eliminan impuestos a los ricos y se los siguen cargando a los trabajadores. Violencia es cuando se ataca a los dirigentes sindicales para conseguir su silencio", resaltó. Acto seguido, subrayó: "Hoy nace la resistencia a las polí­ticas de este gobierno", enfatizó.

A su turno, el secretario general de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, alentó esta tarde la posibilidad de un paro nacional si no hay respuestas del gobierno nacional a los reclamos de las centrales obreras y llamó a mostrar "la unidad dentro de la diversidad". "Volvámonos a juntar pronto si no hay respuestas, mostremos la unidad dentro de la diversidad para decirle basta a estos tipos", resaltó Micheli, al hablar de un "paro nacional". 

El referente de la CTA de los Trabajadores y diputado nacional, Hugo Yasky, afirmó que tras cada marcha el Gobierno "interviene un sindicato o abre una causa" contra algún sindicalista, a través de "jueces amigos".

"Sabemos que cada vez que salimos a la calle este gobierno con algún juez amigo interviene un sindicato, abre una causa. Por eso bancamos a (Hugo) Moyano, a (Roberto) Baradel, y les decimos que si quieren buscar delincuentes, ladrones, les pasamos una dirección: Balcarce 50", enfatizó Yasky.

En el escenario montado en la intersección de las avenidas 9 de Julio y Belgrano, el dirigente de la CTA llamó a construir "una nueva unidad del sindicalismo y los movimientos sociales contra un gobierno que le mete la mano en los bolsillos a los trabajadores y los jubilados". 

En el escenario aplaudí­an desde Sonia Alesso, titular de Ctera; pasando por Baradel, Daniel Catalano (ATE Capital) y Pablo Moyano, Gustavo Vera, Edgardo Depetri, Juan Grabois y Plaini, entre otros dirigentes sociales y sindicales.

Más sobre Política