NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Comex

La industria automotriz confirma el cambio de tendencia: se dispararon la producción y las exportaciones de vehí­culos gracias a Brasil

Sector automotor confirma el cambio de tendencia: se dispararon la producción y las exportaciones

En febrero, las terminales produjeron un 63% más de unidades que en el mismo mes de 2017. En tanto que las ventas al exterior treparon cerca de un 50%. Pese al envión de la industria, directivos advierten que las proyecciones para este año aún están muy lejos de la meta oficial del millón de 0Km 

06.03.2018 11.08hs Comex

Tras un mal arranque en enero, con fuertes caí­das de los principales indicadores, y luego de un 2017 en el que el sector dio muestras de estancamiento, febrero ratificó que la industria automotriz está ante un cambio de tendencia. 

El mes pasado, la producción nacional de vehí­culos superó las 39.000 unidades, lo que implicó un fuerte salto de casi 63% respecto del mismo lapso de 2017. 

De esta manera, con el parcial de febrero, el sector completó el primer bimestre con un total cercano a los 61.000 automóviles y utilitarios producidos, lo que arrojó un crecimiento del 20% en su comparación con igual perí­odo del año pasado. 

En paralelo, el sector exportó más de 19.200 vehí­culos, registrando así­ un incremento interanual cercano al 49%. 

Si se consideran los dos primeros meses del año, la industria ya despachó al exterior más de 29.600 unidades, un 31% más que en enero y febrero de 2017. 

Cabe destacar que, si bien el Gobierno viene buscando diversificar las exportaciones hacia nuevos mercados, Brasil sigue siendo la principal economí­a capaz de darle empuje a la industria automotriz nacional. 

De hecho, la reactivación que se dio en febrero estuvo í­ntimamente ligada a la mayor demanda brasileña: en el primer bimestre se colocaron en ese mercado 20.522 vehí­culos, un 52% más que en igual perí­odo de 2017.

En total, implicó un aumento de 7.070 unidades, mientras que si se considera el resto de los paí­ses, el saldo fue negativo. Esto implica que las exportaciones sólo crecieron gracias al poderí­o de Brasil. 

Reclamos desde ADEFA 
En relación a los datos registrados, el titular de ADEFA, Luis Fernando Peláez Gamboa, afirmó que "el comportamiento del primer bimestre es el resultado del trabajo que se viene realizando de manera conjunta entre sector público y privado y es una muestra de que no hay que perder la dirección ni el foco del camino emprendido". 

De acuerdo con las proyecciones preliminares, este año la industria estará superando las 570.000 unidades de producción, un nivel que se ubicarí­a un 20% por encima de los registros de 2017 pero que, según advirtió el propio Peláez Gamboa, "se encuentra aún distante de la meta planteada del millón de unidades y muestra el desafí­o que tenemos por delante". 

En este sentido, señaló que será clave "continuar monitoreando el comportamiento de la actividad y no dejar de trabajar para contar con una industria sustentable a largo plazo. La mejora continua de la competitividad, la promoción de nuevas inversiones, el desarrollo de proveedores, la generación de empleo, la diversificación y mejora de acceso a nuevos mercados son y serán nuestros ejes de acción". 

El Gobierno defendió la propuesta
Tras hacerse públicas las dudas que plantearon desde ADEFA, el Ministerio de Producción emitió un comunicado en el que el ministro de esa cartera, Francisco Cabrera, destacó el crecimiento del sector y defendió la iniciativa oficial: "En el marco del plan 1 millón hemos realizado muchos avances, bajamos impuestos, logramos abrir nuevos mercado como el de Colombia y el nivel de integración local de autopartes ha crecido de manera sostenida", afirmó Cabrera.

"Las terminales están invirtiendo u$s5.000 millones y en el Ministerio hemos identificado al menos unos u$s600 millones de inversiones de empresas autopartistas", agregó el Ministro. 

"La mayorí­a de los nuevos proyectos que están llevando adelante las terminales son para la exportación. El sector automotriz es un ejemplo de una industria que se integral al mundo y aumentan las inversiones y el empleo", sostuvo Cabrera. 

En paralelo, destacó los avances de estas mesas de trabajo destacó también las primeras pruebas de bitrenes que circularon por las rutas 9 y 14: "Sabemos que el costo logí­stico es muy alto y necesitamos invertir para que nuestra producción se mueva rápidamente, con diversas alternativas y en forma competitiva. La incorporación de bitrenes es una alternativa muy valiosa para bajar costos". 

Además, el funcionario resaltó que la industria automotriz está transitando un proceso de especialización, con más escala y con un mayor porcentaje de integración de partes y piezas locales, una de las prioridades del "Plan 1 Millón".

Ese proceso -según el Ministerio- se está dando en segmentos de alto valor agregado como las pick ups y los autos de media y alta gama, lo que representa "una gran oportunidad para que la industria nacional se inserte en el comercio mundial con una producción de calidad y trabajo calificado". 

Por qué el "Plan 1 Millón" genera dudas 
En marzo del año pasado, el Gobierno presentó junto a automotrices y sindicatos el plan que pretende alcanzar una producción de 750.000 vehí­culos para 2019 y un millón en 2023.

La iniciativa plantea crear 30.000 puestos de trabajo en el sector, es decir, un 40% más de las 70.400 personas que emplea de manera directa, además de aumentar el porcentaje de contenido nacional de cada 0Km fabricado para darle impulso a más de 500 Pymes autopartistas.

También sugiere evitar la histórica dependencia comercial con Brasil, con la apertura de nuevos mercados internacionales para enviar los vehí­culos producidos en suelo argentino. Además, pretende mantener los precios en niveles similares a economí­as de la región. 

Sin embargo, un informe elaborado por la Facultad de Ingenierí­a de la Universidad Austral, que analizó la iniciativa del Gobierno, sugiere que el plan 1 Millón tiene serias dificultades para cumplirse.

El reporte de la casa de altos estudios, liderado por Alejandro Sureda, director de la Diplomatura Superior de Industria Automotriz, desglosa cada uno de los objetivos propuestos por el Plan 1 Millón.

En primer lugar, pone en duda la capacidad productiva del sector, ya que "el promedio de producción de los últimos 26 años fue de 445.735 vehí­culos, y el de los últimos 10 años fue de 630.759, cifras lejanas a las propuestas".

El segundo í­tem es la diversificación de paí­ses a los que se exporta, con el afán de destinar al menos un 35% de la producción a destinos extra Mercosur. Según el reporte, la industria automotriz argentina es "muy sensible" a la exportación hacia paí­ses del bloque regional, aunque no tanto hacia otros destinos.

"Tal es así­, que en los últimos años ha caí­do la producción junto con la exportación al Mercosur, a pesar de que ha aumentado el porcentaje de exportación a paí­ses por fuera de la región", remarca Sureda. En este sentido, apunta que "en la última década Brasil ha sido el destino final de la producción automotriz argentina, con un valor promedio del 76%, seguido muy lejos por México con un 7% y Chile con 2,8%".

No obstante, para el ingeniero no está en duda la "capacidad productiva" del sector automotor argentino, "sino más bien la capacidad de vender o 'colocar' lo producido, tanto en el mercado interno como en el exterior".

El tercer punto que analiza el reporte asegura que el denominado "costo argentino" se convertirá en un impedimento para alcanzar la competitividad en precios con economí­as similares de la región.

En este sentido, el trabajo de la casa de altos estudios cita un informe elaborado por Bain & Company para ADEFA, que asegura que la Argentina posee -en promedio- un costo de producción 25% mayor que Brasil y 65% superior a México.

"Por cada dólar que se paga de salario, en Argentina el 53% corresponde a cargas sociales. Siempre comparando con los paí­ses mencionados anteriormente, en Brasil este rubro representa el 46% y en México, 27%. Además, en la Argentina, la mano de obra directa en la cadena e impuestos sobre producción explican entre el 60 y 70% del gap", completa Sureda.

Y, en base a un estudio de MotorBit que comparó los importes de 14 vehí­culos en ocho paí­ses de la región, el mismo modelo se ofrece por hasta más del doble que en otros paí­ses, como México.

"La Argentina por lejos tiene los autos más caros de la región y esto debido esencialmente por dos motivos: es el paí­s con mayores costos de mano de obra y con mayor carga impositiva en el precio de venta de los vehí­culos", subraya el informe.

Según Sureda, el Plan 1 Millón no contempla medidas que "favorezcan aumentar la competitividad", por lo que se "desalienta" la compra de 0Km. Y a esto hay que añadir que la eliminación del Impuesto Interno quedó neutralizada por la suba del dólar a principios de este año.

Más sobre Comex