NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Política

Cinco claves para entender la cumbre entre Donald Trump y el lí­der de Corea del Norte

Cinco claves para entender la cumbre entre Trump y el lí­der de Corea del Norte

El anuncio de las conversaciones entre el mandatario estadounidense y Kim Jong-un llega tras meses de amenazas entre las dos naciones

10.03.2018 15.39hs Política

Después de meses de insultos, amenazas y hostilidad mutua, los lí­deres de Estados Unidos y Corea del Norte parecen ponerse de acuerdo, por primera vez en mucho tiempo.

Según anunció Corea del Sur, el presidente estadounidense, Donald Trump, y el lí­der norcoreano Kim Jong-un acordaron reunirse y sostener conversaciones, en un encuentro sin precedentes entre las dos naciones. Todo, al poco tiempo de que las tensiones entre ambos hicieran temer a muchos un conflicto nuclear.

Nunca antes hubo un encuentro de tan alto nivel entre ambos paí­ses. Aunque sí­ hubo expresidentes estadounidenses que se reunieron con funcionarios de alto rango norcoreanos, no ha habido un encuentro entre los dos jefes de Estado.

"Casi podrí­a compararse con la reunión del presidente Richard Nixon con el presidente Mao de China, aunque en menor grado", dijo a la BBC el analista Michael Madden, del Instituto de Corea y Estados Unidos de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados Johns Hopkins.

No obstante, Washington anunció que aún no se fijó un lugar o un momento para la reunión y exigió que Pyongyang muestras de que está dispuesto a renunciar a su programa nuclear.

De hecho, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, indicó que la reunión no ocurrirá a menos que Corea del Norte tome medidas concretas para poner fin a su programa nuclear.

Seúl, por su parte, adelantó que el encuentro podrí­a tener lugar en mayo próximo, lo que ha levantado dudas y preguntas que van desde cómo se organizará la reunión hasta los lugares y los temas de las negociaciones centrales.

Hasta el momento, hay cinco interrogantes sobre el encuentro.

1. ¿Dónde y cuándo?
Hasta el momento no se conoce casi nada sobre el lugar y el momento en que tendrá lugar la reunión.

Según Madden, existe una "posibilidad especulativa" de que la reunión tenga lugar en Panmunjom, la llamada aldea de la tregua se encuentra en la zona desmilitarizada entre el norte y el sur.

Sin embargo, John Park, del Grupo de Trabajo de Corea, perteneciente a la escuela Kennedy de la Universidad de Harvard, cree que la reunión podrí­a celebrarse "en un lugar neutral", como China u otro paí­s.

Desde que asumió el poder tras la muerte de su padre, Kim Jong-un no se ha reunido con ningún lí­der extranjero, aunque tiene programado un encuentro con el presidente surcoreano Moon Jae-in en abril en Panmunjom.

2. ¿Qué se discutirá?
La desnuclearización será, sin duda, el mayor problema que la reunión tratará de abordar.

Pero aunque según Seúl, Kim está "comprometido con la desnuclearización", Corea del Norte aún no se comprometió a abandonar completamente sus armas nucleares.

Los expertos dan por sentado que el tema de las armas nucleares centrará el debate.

"Estados Unidos presionará por la desnuclearización total y Corea del Sur también ha dicho que es su principal objetivo. Pero es importante recordar que Kim ha dicho una y otra vez que no abandonarán sus armas nucleares", afirma Bruce Bennett, analista de RAND Corporation.

Otros puntos que podrí­an plantearse son los estadounidenses detenidos en Pyongyang mientras, Corea del Norte podrí­a buscar un reconocimiento como Estado con capacidad nuclear y la firma de un posible acuerdo de paz.

"Un tratado de paz darí­a tranquilidad a Corea del Norte y los privarí­a de una de las razones fundamentales detrás de su programa nuclear [argumentan que tiene fines defensivos]", sostiene Madden.

Uno de los términos de un posible acuerdo podrí­a ser la retirada de las tropas estadounidenses de Corea del Sur, una medida que puede resultar profundamente problemática.

"Creo que Kim anticipa que si se firma un tratado de paz, las tropas estadounidenses en Corea del Sur podrí­a retirarse", considera Bennett.

"Pero tal vez si más adelante intentara reunificar a la fuerza Corea del Sur, serí­a más fácil, ya que las tropas estadounidenses se habrí­an ido y esta serí­a la forma más segura de alcanzar su objetivo", agrega.

3. ¿Qué pasará con las sanciones?
Los analistas coinciden en que es difí­cil predecir en qué medida se levantarán o aliviarán las sanciones que Estados Unidos y la ONU le han impuesto a Corea del Norte: todo depende del éxito de las conversaciones.

"Corea del Norte definitivamente busca alivio de las sanciones, esa será una demanda clave para ellos. La pregunta es, ¿levantarí­amos las sanciones de manera progresiva o vamos a insistir en la desnuclearización total antes?", opina Bennett.

Este experto considera que las duras medidas impuestas a Corea del Norte tuvieron un efecto real alcanzar estas negociaciones.

4. ¿Qué se requerirí­a para considerarla un éxito?
Una reunión exitosa verí­a un "acuerdo" firmado por todas las partes, según Madden.

"Si pueden alcanzar un punto que tenga ciertos logros tangibles, como que Corea del Norte acepte congelar las actividades de pruebas nucleares y permitir que los inspectores internacionales ingresen al paí­s para ver sus instalaciones nucleares, eso serí­a un éxito", considera.

Corea del Norte asegura que tiene misiles balí­sticos intercontinentales capaces de alcanzar todo el territorio estadounidense. Pero Bennett argumenta que es más probable que ambas partes lleguen a un compromiso en el que "se rindan, pero también ganen".

5. ¿Cuál es el peor escenario posible?
"En el peor de los casos, Corea del Norte se retira de las conversaciones y afirma que es porque Estados Unidos está poniendo trabas y Trump no responde", afirma Bennett.

Pero un escenario más plausible es que los dos paí­ses simplemente no lograran ningún progreso en el diálogo.

Durante su discurso ante la ONU en 2017, Trump dijo estar dispuesto a "destruir totalmente" Corea del Norte.

"Lo llamo la polí­tica de 'patear la lata en el camino': simplemente nos demoramos en discutir esto, hasta más adelante que venga otro presidente de Estados Unidos y quiera continuar", afirma Bennett.

"Para 2030, Corea del Norte podrí­a tener 200 armas nucleares y, ¿qué sucederá si obligan a Corea del Sur a rendirse? Si volvemos a 'patear la lata', vamos a tener un problema mayor dentro de unos años", sostiene.

Te puede interesar