NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Autos

Ford Ranger Experience II: De la arena al off road más extremo, entre caminos de piedras y precipicios

Ford Ranger Experience II: De la arena al off road más extremo, entre caminos de piedras y precipicios

Después de Cariló, donde la pick up se probó en los médanos, llegó la segunda edición en Mendoza con una travesía de las más "jugadas" hasta el momento 

Por Guillermina Fossati
09.04.2018 12.37hs Autos

La guerra que se desató en el segmento de las pick ups desde que se anunció que a los modelos de fabricación nacional -Ford Ranger, Toyota Hilux y Volkswagen Amarok-, se sumarán desde fines de 2018 tres más producidos en Córdoba -Nissan Frontier, Renault Alaskan y Mercedes Benz Clase X-, llevó a las marcas a ir preparando el terreno para un mercado que será muy competitivo.

Así­, las acciones que realizan las automotrices lí­deres en el segmento se convirtieron en un clásico, con travesí­as cada vez más desafiantes a fin de poner a pruebas los vehí­culos en todas las superficies.

El objetivo es dejar en claro que las pick ups, concebidas originalmente para el trabajo, tienen un confort que se iguala a un auto. Por eso el abanico de usos y compradores puede ser más amplio.

En el caso de Ford, esta convocatoria la hacen a través de la Ranger Experience, acción que se convirtió en una marca registrada.

La travesí­a ya es un Clásico de Pinamar durante el verano, donde las pick ups se prueban en la arena mientras la playa está llena de turistas amantes de los médanos.

Pero en 2018 la marca anunció que realizará más acciones bajo este paraguas, y llegó la segunda edición del año con más sorpresas de lo esperado.

En este caso, el destino final fue Mendoza, con un cierre anticipado que era la octava edición del Wine Rock que se realiza en esa provincia, un evento con más de 10 bandas que despliegan su música en la Bodega Monteviejo, en el Valle de Uco.

Sin embargo, la jornada previa para llegar al cierre de la aventura incluyó un curso de Off Road con certificación nacional y una puesta a prueba por caminos extremos.

El curso es el primero que se dicta en la Argentina de manos de X-Perience, empresa liderada por el piloto José Mujica, un experto en travesí­as 4x4 que desde ahora cuenta con la Certificación de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, que depende del ministerio de Transporte, para dictarlo.

Es decir, quienes quieran aprender técnicas de manejo y seguridad para hacer travesí­as y recorrer caminos off road extremos, podrán tener una capacitación especial.

El mismo consta de tres niveles: Básico, Intermedio y Avanzado. Está destinado a particulares o empresas, ya sean mineras, petroleras o cualquier que necesite transitar estos caminos.

Después del curso -con varios tips necesarios para atravesar ciertos caminos de arena, nieve, piedra o barro- llegó una puesta en práctica a través de 90 kilómetros que unen el barrio municipal de Las Heras con el distrito de Uspallata.

Este camino se realizó por la mí­stica ruta provincial 13, la cual es apta únicamente para especialistas en off road o enduro, intransitable para un auto y apenas realizable para un conductor con experiencia en 4x4.

El territorio se caracteriza por comprender faldeos precordilleranos y cerrilladas. Los cerrillos piedemontanos son muy áridos y hay superficies de erosión.

Durante todo el tramo los máximos obstáculos fueron las piedras filosas apostadas en del medio del camino, aveces sin dejar opción para atravesarlas por algún constado, ya que de un lado se encuentra el precipicio y del otro la montaña.

Por eso, este tramo también se denomina Camino de las Lajas, por su morfologí­a. La prueba está en que el recorrido arrancó a las 9 de la mañana y terminó a las 13. Es decir, 4 horas para atravesar 90 km, un tiempo que parece insólito y que solo viendo el lugar se comprende que no puede hacerse en un tiempo menor.

Si bien el "desafí­o" de Ford incluyó un juego para sacar fotos en 16 way points (puntos estratégicos), la velocidad máxima promedio no podí­a ser mayor a 40 km/h, muy difí­cil de alcanzar.

Para la travesí­a se dispusieron 18 Ford Ranger de todas las versiones, desde la más equipada con motor 3.0 hasta las 2.2 L, con caja manual y automática. El requisito fue hacer todo el tramo en baja, con la 4x4 conectada.

En el caso de iProfesional, el equipo estuvo conformado por Thomas Harpe, conductor y productor en Power Sport; Patricia Osuna, periodista de "La Mujer y el Automóvil" por Radio Continental y Roberto Bisaro, experto en travesí­as, piloto oficial del equipo de Mujica. Los cuatro recorrimos los 90 km en una versión 2.2 diésel.

La experiencia a bordo
El resultado de esta travesí­a dejó a más de uno de los presentes (un promedio de 40 personas), con una sensación de no haber recorrido nunca lugares tan extremos.

Realmente fue una de las travesí­as más osadas organizadas por una marca, donde la Ranger demostró, a lo largo de todo el camino, su torque y potencia para superar cualquier obstáculo, al tiempo que también se comprobó la mejora que tuvo en la suspensión, con un andar mucho más suave a pesar de la dureza del terreno.

En el caso de las más equipadas, el sistema más importante que se puso a prueba fue el bloqueo de diferencial 100% que tiene en exclusivo en el segmento la Ranger.

También se probó la capacidad para subir una trepada, colocando la primera o segunda marcha, en baja, y en forma perpendicular a la pendiente, un dato que es clave para subir correctamente.

"En la piedra se asciende utilizando el torque del motor, a muy baja velocidad. Es diferente al caso de la arena, donde se usa la inercia con la cual se encara la trepada", explicó Mujica.

Otro dato a tener en cuenta es que, la técnica de conducción 4x4 es contraria a los instintos: si una pick up se inclina, la reacción es volver a subir o frenar; pero lo que se debe hacer es girar el volante hacia la pendiente (hacia abajo) y acelerar hasta que la pick up quede perpendicular nuevamente", agregó el experto.

Por último, se tuvo en cuenta que, en estos caminos, se deben conocer los ángulos de ataque, salida o ventral, el tipo de defensa que tiene la pick up. "Si son plásticas hay que tener precaución, porque al menor contacto con una piedra se dañarí­a. Además cada piedra se debe pasar a velocidad mí­nima", completó Mujica.

Finalmente, transcurridos los 90 kilómetros, la salida fue a la autopista, encarando otro tramo un poco más extenso con la misma pick up y los mismos neumáticos que transitaron el Camino de las Lajas. Esa transición se pudo realizar sin controlar el vehí­culo, es decir, con la misma versión que se hizo off road se fue a un camino normal.

En estos kilómetros, el objetivo de la marca fue poner a prueba el confort y la tecnologí­a de sus modelos, uno de los aspectos más importantes que se disputan hoy las marcas.

En conclusión, y como dato principal, fue uno de los caminos más extremos realizados hasta el momento con una pick up. Pero no hubo fisuras en la prueba, y Ranger se ganó muy bien su slogan de Raza Fuerte.