NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Negocios

Por la devaluación, peligran los contratos entre petroleras y distribuidoras de gas

Por la devaluación, peligran contratos entre petroleras y distribuidoras de gas

Por el brusco desplazamiento del tipo de cambio cruje la estrategia energética oficial. Es que la cadena de pagos de todo el sector es cuestionada


17.05.2018 10.58hs Negocios

La crisis cambiaria y al consecuente escalada del dólar golpeó severamente a la polí­tica energética del Gobierno.

Esta semana las empresas productoras de gas comunicaron a las distribuidoras que pretenden facturar el gas que inyectan en las redes a un tipo de cambio más alto que el establecido en los contratos entre unos y otros suscriptos a fines del año pasado bajo el paraguas de un acuerdo general apalancado por el Ejecutivo, publicó econojournal.com.ar.

Según esos documentos, las distribuidoras deben pagar la factura por el gas que consumieron en febrero a un tipo de cambio de $18,33. Las petroleras consideran que esa referencia quedó totalmente desactualizada después del corrimiento de las últimas dos semanas.

"Nos están pagando el gas a un dólar un 35% más barato que el actual, que hoy (por el miércoles) cerró a $24,80", se quejó el presidente de una petrolera. 

Lo que está en juego es una de las piedras angulares de la polí­tica diseñada por Juan José Aranguren: la dolarización del sector gasí­fero, una de las apuestas a las que apeló el ministro de Energí­a y Minerí­a para incentivar las inversiones tanto en el segmento de distribución como en el de exploración y producción de del recurso.

"Así­ como están redactados, los contratos no son cumplibles. No podemos hacer el pass through (pasaje) del precio del gas en boca de pozo (que hoy promedia los u$s4,68 por millón de BTU, según el sendero de referencia que fijó el Ministerio) a las tarifas que pagan los usuarios de gas natural. Habrá buscar una alternativa", explicó el gerente comercial de una distribuidora.

 

La negociación no será sencilla.

De un lado, están las grandes petroleras, con YPF, Pan American Energy (PAE), la francesa Total, la alemana Wintershall (subsidiaria del gigante petroquí­mico BASF) y Pampa Energí­a a la cabeza. Del otro, las distribuidoras: Metrogas, Gas BAN, de la española Gas Fenosa; Camuzzi, controlada por un holding de Alejandro Macfarlane; y EcoGas, la distribuidora de los accionistas de Central Puerto, como Guillermo Reca, Guillermo Perez Moore y Rolando Strazzolini.

Las gasí­feras pagan el hidrocarburo 75 dí­as después de que lo reciben de las petroleras. Por eso, recién ahora están pagando el volumen despachado en febrero. Ese es el plazo que tardan, en promedio, en cobrarle el gas a los hogares, comercios y PyMEs que toman el gas de la red.

A partir del abril, cuando se aplicó el último aumento de las tarifas, el tipo de cambio para liquidar el gas que despachan las distribuidoras pasó de $18,33 a $20,35. Ese valor de referencia deberí­a aplicarse entre abril y junio, según los contratos entre partes. Las petroleras desconocen esas cifras. La lógica de su argumento es simple: incluso a $20,35, ese tipo de cambio es un 20% más barato que el real.

Las operadoras iban a reunirse este viernes en la cámara de empresas productoras (Ceph) para fijar una posición común. Pero finalmente la convocatoria se aplazó hasta que los grandes productores elaboren un entendimiento común.

Desde el Ministerio de Energí­a y el Enargas, el ente regulador del sector, monitorean la situación, pero aún no intervinieron formalmente. En cualquier caso, se descuenta que en los próximos dí­as el Ejecutivo tomará cartas en el asunto.

"Estamos todos en el mismo barco, unidos no por el amor, sino por el espanto. Quizás el error fue dolarizar los contratos en diciembre del año pasado, porque no estaban dadas las condiciones. Pero ahora debemos negociar para encontrar una solución", analizó el director de una distribuidora, segí­n informó econojournal.com.ar.

 

La realización de los nuevos contratos entre productores y distribuidores de gas fue una de las principales apuestas de Aranguren para terminar con la intervención de mercado que se impuso durante los gobiernos kirchneristas por el congelamiento de tarifas.

Hoy, esa estrategia cruje por el brusco desplazamiento del tipo de cambio. Es que la cadena de pagos de todo el sector es la que está cuestionada.

Las distribuidoras comprometieron millonarias inversiones "”el equivalente a casi u$s4.000 millones en cinco años"” para ampliar la red de gas, pero siempre y cuando sus ingresos permanezcan constantes en dólares.

La posición de las petroleras es similar: en la práctica, la devaluación de la moneda provocará una caí­da del precio en boca de pozo medido en dólares

El escenario anticipa "”según coinciden la mayorí­a de los empresarios"” una ralentización de las inversiones en la industria hasta no conocer el alcance de la crisis cambiaria de estas dos semanas.

 

 

Enterate lo último sobre startups, fintech, blockchain, innovación corporativa y criptomonedas. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas