Oficinas vs "coworking": ¿Cómo es el cambio hacia nuevos conceptos de trabajo?

Oficinas vs "coworking": ¿Cómo es el cambio hacia nuevos conceptos de trabajo?
Los espacios colaborativos cambiaron la concepción que tuvieron hasta ahora las oficinas y la forma de relacionarse entre empleados y emprendedores
Por iProfesional
28.05.2018 09.56hs Actualidad

La aparición de nuevos espacios colaborativos de trabajo cambió la concepción tradicional que han tenido hasta el momento estos inmuebles comerciales, ya sea que este pensada para una gran empresa o para un particular.

Además, esta evolución, incluye desde una renovación de la infraestructura hasta el modo de relacionarse de los trabajadores, explica Adrián Mercado en su último informe sobre el sector que resultó de una investigación propia.

En el primer caso, se pasó de las oficinas como un lugar cerrado y exclusivo, con un gran hermetismo y caracterizadas por la privacidad, a nuevas instalaciones donde se pueden compartir metros cuadrados y generar interacciones entre colegas de la misma u otras compañías.

Los desarrollos adoptan de esta forma un nuevo aspecto. Son más abiertos, vidriados, donde se generan oficinas individuales y, al mismo tiempo, diferentes espacios que funcionan como áreas comunes, ya sea grandes salas de reuniones o con fines recreativos, las cuales van desde salas de juego hasta cafeterías dentro del mismo edificio.

La ventaja es que cualquier persona que quiera tener su propio estudio, ya sea desde un abogado hasta un arquitecto o diseñador, entre miles de actividades, puede hacerlo sin un contrato tradicional que lo comprometa a pagar tres años un alquiler. En general, se abona una membresía mensual.

También, aunque en un principio se pensaron para individuos, muchas empresas comenzaron a trasladarse a esos lugares, con la finalidad de desentenderse de muchos costos y gastos de mantenimiento, los cuales se incluyen en la membresía.

Por último, la ventaja de muchas compañías que se están especializando en desarrollo de espacios compartidos, es que tienen instalaciones en diferentes países y así, quien viaja al exterior, puede hacer uso de las dependencias en otros lugares.Cómo ser socioEn la Argentina ya están funcionando algunos espacios colaborativos o de coworking. En general, hay diferentes propuestas de pago y arrancan en 3.200 pesos por mes.

Las ofertas se dividen entre pagar por usar un escritorio en cualquier lugar disponible al momento de llegar a la oficina; luego, por un poco más de dinero, se puede tener un espacio fijo; y por último están las oficinas cerradas, las cuales tienen un costo mayor.

Los defensores de este sistema, que ya es un boom en Estados Unidos, admiten que las ventajas están en sus formas de integrarse al proyecto, sin necesidad de garantías y depósitos anticipados, y en la interacción que se dan con otros colegas y profesionales, con quienes se pueden establecer nuevas relaciones. Qué pasará en el futuroTodo indica que el formato de oficina tradicional no va a morir en el corto plazo, pero la tendencia llega firme y para quedarse.

Así­ lo explicó Mercado en contacto con iProfesional, quien advirtió una evolución que abre oportunidades a nuevos clientes, pero que los tradicionales siempre siguen firmen. "Todo depende del tipo de negocio", comentó.

En algunos casos, la señal más clara de la evolución es que grandes compañías eligieron la modalidad y prefirieron dejar las instalaciones propias para trasladarse a los espacios compartidos.

Además, por un adicional, los desarrolladores de estos proyectos decoran y adaptan la infraestructura siguiendo los parámetros de cada compañía. Es decir, a los ojos del cliente, su estética será igual a la de la marca en cualquier lugar del mundo.