NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Economía

Cuánto hay que ganar para ser clase media: así­ es hoy la pirámide de ingresos

Cuánto se debe ganar para ser clase media: así­ es hoy la pirámide de ingresos

Para la consultura W hay cinco Argentinas. Cuáles son y cuánto repercute la corrida cambiaria y la inflación en sus pautas de consumo

28.05.2018 10.48hs Economía

En consultora W actualizaron la pirámide de clases sociales e ingresos de los hogares a valores de 2018.

Según explicó su titular, Guillermo Oliveto, "el paí­s de la clase alta, que están lejos de ser "˜los ricos', representa el 5% de los hogares y tienen un ingreso promedio familiar mensual neto de $215.000". 

"El de la clase media alta, el 17% de los hogares, aspira en muchos casos a vivir como la clase alta y tiene un ingreso mensual promedio de $68.000", indicó el especialista en consumo en una nota en La Nación. Esta implica en ingresos la tercera parte de la primera.

La otra parte de la clase media, que es la clase media baja, "tiene ingresos mensuales promedio por hogar de $35.000 y aglutina a un 28% de los hogares".

"El primer punto a dejar en claro es que no hay una única clase media, sino varias. Como mí­nimo, dos. Hasta aquí­ la mitad las familias argentinas que tienen, aun con sus enormes disparidades, una situación mejor que el resto", aseguró Oliveto.

Si no puede ver la infografí­a, haga clic aquí­

A esto se sumo el otro 50% de los hogares, que "pertenece a la clase baja", donde existe otra división ní­tida.

"La clase baja superior, que no está bajo la lí­nea de pobreza y cuyos ingresos familiares mensuales promedio son $18.000, agrupa a un 33% de las familias, y la clase baja inferior, que sí­ está bajo lí­nea de pobreza, al 17% de los hogares, cuyos ingresos por hogar son de $8.400 por mes. La brecha de ingresos entre el techo y la base de la pirámide social es de 25,5 veces", sostuvo Oliveto.

Estos actores deberán tomar decisiones en un tiempo complejo "que conjuga en simultáneo una economí­a en transición con una mutación de conductas y valores sociales". Y en un espacio "donde el territorio está definido por una configuración social de alta complejidad estructural, en la que conviven diariamente "˜las cinco Argentinas'".

Cambio de lógica
Para Oliveto, está claro que la lógica del consumo masivo cambió. "Pasamos de un mercado de 'demanda' -te vení­an a comprar- a uno de 'oferta' -hay que salir a vender-".

"En 2016, las ventas de alimentos, bebidas, cosmética y limpieza se contrajeron un 4%, medidas en unidades. En 2017, un 1%. Y en el primer trimestre de 2018, continúan con una contracción moderada, del 1%, según Kantar Worldpanel. No estamos frente a un entorno expansivo, sino en uno dominado por la cautela", analizó.

"La sociedad ya no convalida cualquier precio y está dispuesta a postergar deseos y alterar costumbres. El desafí­o para las empresas ya era, y ahora lo es doblemente, cómo recalibrar la ecuación esencial de los negocios: 'PxQ' (precios y cantidades)", publicó en La Nación.

"Es una obviedad que las empresas deben tener rentabilidad para ser sustentables y generar empleo. Lo que no es tan obvio es de qué manera alcanzarla. Algunas elegirán asegurar la utilidad, aun a costa de perder volumen y participación de mercado. El lí­mite: optimización de costos de producción y deterioro del ví­nculo con sus consumidores", señaló el el consultor.

Y agregó: "Otras priorizarán el volumen para ganar la preferencia de estos consumidores atentos, cautelosos y ahorrativos cediendo algo de margen. También tienen un lí­mite: la caja. Otras harán una articulación de ambas estrategias. Su lí­mite: la precisión en la ejecución. Las estrategias serán múltiples. El mercado hablará". 

Te puede interesar