NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Economía

Los 0Km se alejan de la clase media: por suba del dólar, ahora se necesitan más salarios para comprar un auto

Los 0Km se alejan de la clase media: por el precio del dólar, ahora se necesitan más salarios para comprar un auto

En el arranque del año, la relación entre remuneraciones y precios de los vehículos había alcanzado un mínimo en casi 20 años. Pero la devaluación impactó en los precios y afectó las ventas. Terminales abandonaron la meta de 1 millón de unidades patentadas en 2018

Por Juan Diego Wasilevsky
03.07.2018 10.47hs Economía

Mes tras mes, desde la entidad que nuclea a los concesionarios (ACARA), vení­an festejando los récords históricos que iban marcando los patentamientos en el paí­s. 

Para el cierre de mayo, cuando ya se habí­a activado la corrida y la fuerte devaluación golpeaba sobre la economí­a, desde la cámara igual celebraban el hecho de que el ritmo de crecimiento se mantení­a y que, incluso, se observaba un "nivel de actividad sostenido" en las agencias. 

Así­, vaticinaban que el primer semestre se encaminaba a ser récord histórico. Y en los papeles, ya concluido junio, la realidad es que se cumplió la marca proyectada por la entidad.  

Pero esta vez, la lectura que trazaron desde ACARA distó mucho de los mensajes optimistas que vení­an pregonando. Pese a haberse logrado dicho récord, ahora todos en el sector encendieron las luces de alarma. 

"Las cifras nos enfrentan a la paradoja de que finalizamos el mejor primer semestre de la historia, pero con un mercado que se está cayendo", apuntó Dante ílvarez, presidente de la entidad, al dar a conocer que en junio los patentamientos se desplomaron 18%, anotando así­ la primera baja en dos años.

Y los factores principales de este derrumbe, señalados por la propia entidad, están relacionados con el salto del dólar y su impacto en los precios, dada la alta dependencia del mercado argentino por los vehí­culos importados, considerando que más de la mitad de los modelos que se venden en el paí­s provienen de Brasil. 

El billete verde, por cierto, también pega y muy fuerte en el precio de los componentes para producir autos en la Argentina, dado que tienen una incidencia del 70% promedio en el valor final de cada vehí­culo. 

Además, desde concesionarios marcan que afectó fuertemente la incertidumbre, que suele paralizar decisiones de compra, en un contexto en el que la mitad de las operaciones se pactan con planes de financiamiento a mediano plazo

Vinculado con este último punto y muy fundamental, desde ACARA alertaron que se produjo una "estrepitosa caí­da de la financiación bancaria, por el aumento de las tasas de interés, que la ha reducido prácticamente a cero, algo que a nuestro sector complica de sobremanera". 

En este contexto, están todas las variables alineadas para que la clase media, la principal protagonista de lo que hasta ahora habí­a sido un boom de ventas, decida bajarse del mercado de los 0Km. 

Así­ como hasta el primer cuatrimestre se repetí­an las voces en esta rama de actividad que señalaban que era "el" momento para adquirir un vehí­culo nuevo, ahora este tipo de expresiones brillan por su ausencia. 

Sucede que la relación entre los ingresos y los precios de los 0Km -que según un estudio privado habí­a alcanzando en el arranque de 2018 el punto más bajo desde la salida de la convertibilidad-, se volvió más desfavorable tras los aumentos que se plasmaron en los salones de venta. 

En marzo, según el relevamiento, se necesitaban de 10,6 salarios promedio para acceder a un automóvil del segmento B, es decir, la categorí­a que engloba a los modelos compactos y más económicos -como el Volkswagen Gol, el Toyota Etios o el Chevrolet Onix, entre otros- y que es motorizada, justamente, por la clase media. 

Sin embargo, tras el salto cercano al 10% que experimentaron los 0Km durante mayo y el alza registrada en junio, no menor al 5%, los vehí­culos comenzaron a alejarse nuevamente de los compradores

En base a estos ajustes, se estima que a partir de estas variaciones ya se necesitan exactamente de 12 salarios promedio para subirse a una unidad, un nivel incluso superior al estimado para el 2017, cuando la relación era de 11,1 ingresos. 

Si bien por ahora este indicador se encuentra por debajo del registro de 2016 -momento en que habí­a que contar con 12,7 remuneraciones promedio para adquirir un 0Km- marca un preocupante punto de inflexión. 

Sucede que hasta el primer cuatrimestre, los vehí­culos vení­an subiendo a un ritmo de entre 1,5% y 2% cada mes, por debajo de la inflación

La perspectiva es que las tasas de variación, para el tercer trimestre, es que al menos se dupliquen esas tasas, en un escenario en el que se espera que el poder adquisitivo retroceda tres puntos durante todo el año. 

Los modelos populares, los más castigados
Al analizar el ranking de patentamientos correspondientes a junio, se puede observar cómo se desplomaron las ventas de algunos de los modelos tí­picos de la clase media, como puede ser el Volkswagen Gol, cuyos patentamientos se derrumbaron un 59% frente al mismo mes del 2017 y un 31% respecto de mayo de este año. 

En el caso del Renault Sandero, la caí­da fue incluso mayor: la baja interanual fue del 63%. Del Fiat Mobi, que vino a reemplazar al mí­tico Uno, se vendió un 41% menos, con una caí­da incluso mayor frente a mayo, superior al 44%. 

El Chevrolet Onix fue otro modelo que sufrió la coyuntura, con un 36,5% menos de patentamientos. En tanto que la demanda del Ford Ka tuvo una contracción de casi 20%, por nombrar algunos ejemplos. 

Otra categorí­a que también viene en descenso es la de los vehí­culos comerciales livianos, así­ como también los pesados.  

Hasta hace poco, las pick-ups eran las grandes animadoras del mercado, pero el escenario de menor crecimiento de la industria –en mayor registró una contracción del 1,2% después de un año de crecimiento constante- y la sequí­a que afectó al agro, están pasándole factura. 

En junio se patentaron 12.785 camionetas y utilitarios, lo que implicó cerca de un 25% menos que en igual perí­odo de 2017. En el caso de los camiones, por la menor actividad económica, los patentamientos se desplomaron casi 30%. 

En cuanto a las marcas importadas, que sintieron el impacto del dólar de manera más directa, la performance estuvo repartida. 

Entre los que más terreno resignaron figuran Porsche, Mitsubishi y Volvo, con desplomes cercanos al 70% respecto del mes de junio del año pasado. 

En otro escalón se ubicaron marcas como Mini, Dodge y Hyundai, con bajas en de entre el 45% y el 50%. 

En tanto que dos automotrices clave para el segmento premium, como Audi y BMW, tuvieron un comportamiento dispar: la primera sufrió un retroceso leve, menor al 2%, mientras que la segunda cayó un 30%. 

Quejas por la presión impositiva
En este contexto marcado a fuego por las menores ventas, desde ACARA reclamaron por la fuerte presión tributaria, a la que calificaron de "acoso impositivo", principalmente por parte de gobiernos provinciales y municipales, y que estarí­a –según indicaron- afectando los niveles de rentabilidad y poniendo en peligro la subsistencia de las agencias. 

El tema impositivo será uno de los que estarí­a en la agenda en la próxima cumbre entre el ministro de Industria, Dante Sica, y los referentes de la cadena automotriz. El último dato que estimó el sector es que, de lo que paga un comprador, cerca de un 54% son impuestos. 

Si bien se espera que la reforma que encargó el Gobierno permitirí­a achicar esa mochila en unos 5 puntos en un plazo de tres años, se trata de un nivel que no convence a todos en esta rama de actividad. 

En 2016, el propio Sica, cuando estaba al frente de la consultora Abeceb, alertaba que "el peso de los impuestos en la industria automotriz, que no es muy diferente del de la industria en general, abre el debate sobre la competitividad sistémica". 

En ese entonces, también señalaba que era perjudicial salir a pelear en el mercado internacional con ese costo argentino: "Es muy difí­cil competir con los autos coreanos o japoneses en Colombia, Chile o Perú con esta estructura". 

Recalculando 
Frente al desplome de junio y las perspectivas de aumentos de precios para el resto del año, las compañí­as están revisando las proyecciones de ventas: al arrancar el año, el objetivo era acercarse lo más posible al techo de 1 millón de unidades patentadas frente a las 901.000 del año pasado.

Sin embargo, ese objetivo ya parece improbable. Por lo pronto, los propios directivos de ACARA advirtieron que la segunda mitad del año "seguro mostrará cifras sensiblemente inferiores". 

Ahora, los directivos más pesimistas hablan de una nueva meta de 880.000 vehí­culos comercializados para este 2018, lo que implicarí­a una baja del 2%, algo impensado cuando se iniciaba un año que apuntaba a ser récord histórico. 

Además, desde las agencias pintaron un panorama aun más grave al advertir que en los salones de venta tienen "un nivel de stock que es el más alto de la historia, debido a la gran oferta de modelos, y a una demanda que se ha vuelto escasa y selectiva". 

Y esto, lógicamente, terminará pasándole factura a la producción. Las terminales radicadas en el paí­s iniciaron el 2018 con una proyección de suba de la actividad fabril del orden del 20%. 

Por ahora, el acumulado durante los cinco primeros meses arroja una tasa de variación del 16%. 

Pero las flojas perspectivas para Brasil y la caí­da del mercado local -que ya generó suspensiones de personal- plantean serias dudas sobre la performance de la industria

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas

Jurispridencia

Expertos explican el tratamiento de las diferencias de cambio en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos

Impuestos | Por Por Daniel Dasso y Diego Prieto - Socio y Gerente Senior de la División de Impuestos de EY Argentina