NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Comex

Llega a la Argentina el primer buque cargado con soja de Estados Unidos después de 20 años

Llega a la Argentina el primer buque cargado con soja de EE.UU. después de 20 años

El primer embarque lo realizó la empresa Vicentín. Es por la falta de materia prima tras la sequía. Cómo funciona el régimen que permite esta operación

06.07.2018 10.41hs Comex

Luego de 20 años, estará ingresando este jueves al puerto de Vicentí­n, provincia de Santa Fe, el primer barco cargado con soja producida en Estados Unidos.

Se trata de un buque cargado con 29.310 toneladas que partió del Golfo de México con destino a esta terminal ubicada al norte de Rosario. 

En los últimos años, el grueso de la soja importada provino de Paraguay. De modo que hay que remontarse a 1998 para encontrar compras a EE.UU. de esta oleaginosa por volúmenes importantes. 

Cabe destacar que Vicentí­n es la sexta mayor exportadora argentina, con un share del 9% del total del negocio. El año pasado despachó al exterior granos, harinas y aceites por casi 7 millones de toneladas. 

Sin embargo, la fuerte caí­da de la producción de soja en la campaña 2017/2018 por las condiciones climáticas adversas -primero con una fuerte sequí­a que se extendió por casi 5 meses y luego por abundantes precipitaciones-, derivó en una situación muy particular: las industrias que procesan la materia prima para obtener aceite y harina, se quedaron sin materia prima.

En total, se estima que en el último ciclo se perdieron 17 millones de toneladas. De modo que tuvieron que aumentar sus importaciones de oleaginosa debido a la alta capacidad ociosa que hay en la industria, a la espera de que se inicie la nueva campaña. 

Hace unos meses, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) informó operaciones de compra desde la Argentina por 490.000 toneladas, las cuales comenzarán a arribar a partir de este jueves. 

Fuentes del sector señalaron que hubo serios problemas por la sequí­a y, en ese marco, "es lógico que las grandes plantas de molienda, que tienen que seguir su ciclo continuo, tomen recaudos para mantener el flujo de la producción a lo largo del año".

El consultor Salvador Di Stéfano detalló a iProfesional que la fuerte brecha entre la cotización local y la del exterior es la que, justamente, está permitiendo traer por barco materia prima desde el paí­s del Norte para luego reexportar lo procesado y que el negocio siga siendo rentable. 

Régimen de admisión temporaria
Cabe destacar que la Argentina es el principal exportador mundial de harina de soja (un commodity fundamental que se utiliza para alimentar animales y permitir convertir proteí­na vegetal en animal) y también de aceite. 

Paraguay –proveedor habitual de la Argentina en épocas de escasez- este año podrí­a aportar no más de 2 millones de toneladas en lo que resta del año, una cifra que estarí­a lejos de compensar las pérdidas por la sequí­a. 

Por eso, ante la necesidad de contar con más porotos, las importaciones provenientes de EE.UU. irí­an en aumento. 

Esto es posible porque existe un régimen llamado "admisión temporaria", que permite importar soja sin el pago de aranceles para luego reexportar la mercaderí­a con valor agregado. 

Apuesta por la nueva campaña
Los grandes traders prevén reducir importaciones el año próximo. Sucede que el ciclo que recién está arrancando promete ser la campaña de los récords, según plantean desde diversas entidades. 

Para empezar, la Bolsa de Comercio de Rosario proyecta que el área total sembrada en Argentina alcanzarí­a una marca histórica de 37,2 millones de hectáreas, un millón por encima de lo que efectivamente pudo ser implantado el ciclo anterior. 

En paralelo, el estudio de la consultora Agritrend prevé un escenario con una producción de granos récord, en torno a las 133,4 millones de toneladas. 

Se tratarí­a de la mayor marca de la historia, que superarí­a en más de 34 millones al ciclo anterior (alza del 35%), cuando a la peor sequí­a en 50 años le siguió un perí­odo de lluvias intensas y extendidas en plena época de cosecha. 

Además, de ese total, unas 54 millones corresponderí­an a porotos de soja, unas 19 millones de toneladas más que la campaña que acaba de concluir. 
Más sobre Comex