NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Negocios

Por qué la expansión de Amazon ya pone nerviosa a la banca tradicional

Por qué la imparable expansión del gigante Amazon ya pone nerviosa a la banca tradicional

El gigante del ecommerce va ampliando gradualmente su portfolio de servicios financieros, pero no se ve sometido a las regulaciones tradicionales 

10.07.2018 17.42hs Negocios

El avance de Amazon en el mundo de los negocios no reconoce fronteras geográficas ni relacionadas con rubros e industrias.

Al momento, la reconocida empresa de comercio electrónico de Jeff Bezos en cuanto Amazon irrumpió en un variopinto número de sectores, que incluyen desde servicios en la nube hasta servicios farmacéuticos, como confirmó su reciente adquisición de PillPack.

Sin embargo, mientras muchos observan con atención los movimientos de la de Seattle en la industria de salud, ahora las miras del conglomorado se fijan sobre la banca convencional, sobre todo tras su alianza con Jamie Dimon, CEO de JPMorgan, y Warren Buffett, el capitán de Berkshire Hathaway, detalla ElEconomista.es.

Desde servicios de pago a préstamos pasando por seguros y la posibilidad de crear cuentas corrientes, Amazon está atacando distintos ámbitos del sector financiero sin necesidad de ser considerado un banco convencional y tener que cumplir con las regulaciones que ello conlleva.

Aunque no está previsto que la minorista online quiera convertirse en una entidad bancaria tradicional, está claro que la compañí­a centrada en crear productos financieros que respalden su principal objetivo estratégico: aumentar la participación en el ecosistema de Amazon.

Prueba de ello llega de mano de Amazon Pay. Este servicio ha evolucionado durante los últimos años y actualmente incluye desde billetera digital para clientes hasta una extensa red de pagos tanto para tiendas online como establecimientos fí­sicos. Según indica la consultora CB Insights, Amazon Pay ya tení­a 33 millones de clientes en 170 paí­ses en 2016.

Otro de los productos clave de la compañí­a de Bezos dentro de su expansión dentro de los servicios financieros es Amazon Cash. Se estrenó en abril del año pasado y permite a sus clientes depositar efectivo, sin cargo, en una cuenta digital mostrando un código de barras (ya sea impreso o digital) en establecimientos como CVS, 7-Eleven, entre otras minoristas.

El pasado mayo, Amazon Cash extendió su alianza con Coinstar permitiendo a sus usuarios depositar cambio en monedas en los quioscos de Coinstar y retirarlo digitalmente con la aplicación Amazon Cash. Coinstar cuenta con casi 20.000 ubicaciones a lo largo de EE.UU., explica ElEconomista.es.

Desde 2011, Amazon Lending ayuda a pequeñas y medianas empresas a financiar y vender más productos en Amazon. En marzo de 2018, CNBC adelantó que Amazon se habí­a asociado con Bank of America para emitir préstamos bajo invitación previa, por cantidades que oscilaban entre los u$s1.000 y u$s750.000. Entre 2011 hasta junio de 2017, Amazon emitió préstamos por valor de más de u$s3.000 millones entre 20.000 Pymes de Estados Unidos, Japón y el Reino Unido.

Al mismo tiempo, Amazon ofrece tarjetas de crédito y débito Amazon Prime a través de distintos bancos para ayudar a cumplir dos de sus objetivos: aumentar la base de clientes de su servicio Prime e incrementar las ventas.

Para muchos, el futuro de Amazon pasa por ofrecer tanto cuentas corrientes como servicios de seguro. El pasado marzo se filtró que la compañí­a estaba en conversaciones con bancos como JPMorgan y Capital One para construir un producto similar a una cuenta corriente, detalla ElEconomista.es.

En Reino Unido, la empresa ofrece desde 2016 Amazon Protect, un servicio de marca blanca que proporciona seguro de accidentes y antirrobo en bienes de consumo que van desde auriculares hasta electrodomésticos de cocina. Las reclamaciones se suscriben mediante una colaboración con The Warranty Group's London General Insurance Company. El programa se ha expandido a otros paí­ses de la UE, incluidos España, Italia, Alemania y Francia.

Te puede interesar