NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Finanzas

Pese a la crisis financiera en Argentina, los bancos registran récord de depósitos en dólares

Pese a la crisis financiera en la Argentina, los bancos registran récord de depósitos en dólares

A difrencia de otras corridas cambarias, que se financiaron con salida de depósitos en pesos, esta vez los fondos surgieron del desarme de Lebacs

11.07.2018 08.22hs Finanzas

¿Crisis cambiaria sí­, corrida no? Los funcionarios del Banco Central -los actuales y los de la gestión anterior- se preocupan en aclarar que la disparada del tipo de cambio que arrancó a mediados de abril no fue acompañada, como en otras devaluaciones, por una migración de depósitos de pesos a dólares. Tampoco por una salida de dinero del sistema financiero. Ni por por una retirada de depósitos en dólares hacia las cajas de seguridad.

Lo que los datos oficiales parecen indicar es que en realidad la demanda de dólares se pagó con el desarme de posiciones en Lebacs, sobre todo de inversores extranjeros que se apuraron a correr hacia la divisa para defender las ganancias que habí­an obtenido apostando a la fórmula "tasa en pesos alta + tipo de cambio quieto".

Ese desarme de Lebacs es lo que explica la caí­da de u$s12.000 millones de las reservas del Banco Central entre abril y junio. Extranjeros que habí­an traí­do dólares para invertir en Lebacs en pesos hicieron la operación reversa: vendieron las lebacs, compraron dólares y se los llevaron. Esto explica también la caí­da del patrimonio de los fondos comunes de inversión que invierten en Lebacs.

Los últimos números del BCRA, con fecha 4 de julio, indican que los depósitos en dólares del sector privado (es decir, sin tomar en cuenta dólares del sector público en cualquier de sus niveles) marcaron ese dí­a un nuevo récord: u$s27.156 millones.

La cifra representa un incremento del 5,4% respecto a los 25.747 millones que se observaron el 29 de mayo. Ese dí­a se registró el piso de la caí­da de depósitos en dólares que se habí­a iniciado a mediados de mayo, cuando el Central no encontraba la fórmula para frenar la disparada del dólar.

En los bancos ya reconocen que la venta minorista de dólares aflojó en las últimas semanas, y suponen que si se mantiene la calma cambiaria esta tendencia no deberí­a alterarse.

"El minorista compra dólares todo el año, pero ahora está retornando a un ritmo normal", aseguran en una de las principales entidades del sistema.

El dólar se asomó a los 30 pesos en el mercado blanco minorista -home banking de las entidades financieras, básicamente- el 29 de junio. Desde entonces, el torniquete de suba de encajes y tasas bien arriba del 50% frenaron la escapada del tipo de cambio. Hoy el dólar vale cerca de 5% menos, lo que refleja la calma que de a poco va recuperando el mercado.

En cuanto a los depósitos a plazo fijo convencionales en pesos del sector privado, se nota al menos un estancamiento. El promedio de abril cerró en 669.000 millones de pesos, subió a 694.000 millones en mayo (en lí­nea con la inflación) y cerró junio en el mismo nivel, lo que teniendo en cuenta la inflación que se espera (cerca del 4%) representa una caí­da real.

El Banco Central explica en el informe monetario difundido ayer qué pasó con los depósitos.

"Los depósitos en pesos del sector privado registraron un crecimiento promedio mensual de 1,9% en junio, impulsados por el incremento en las colocaciones a la vista. Si bien los depósitos a plazo fijo mantuvieron su saldo promedio mensual, a lo largo del mes presentaron una trayectoria decreciente que se revirtió durante la última semana de junio".

"La caí­da estuvo explicada por el comportamiento de las colocaciones minoristas, dado que los depósitos de más de $1 millón mantuvieron su saldo estable, en un perí­odo caracterizado por la mayor demanda de liquidez por parte de las empresas para hacer frente al pago del medio salario anual complementario".

En el segmento en moneda extranjera, según Clarí­n, las colocaciones del sector privado crecieron US$850 millones, revirtiendo en junio la tendencia decreciente de mayo.

En definitiva, los depósitos privados no se escaparon de los bancos, a pesar de que el dólar subió entre abril y junio cerca de un 40%.