NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Tras la corrida cambiaria

El "índice iPhone", con dólar a $28: ¿qué puesto ocupa la Argentina en el ranking mundial tras de la devaluación?

El "índice iPhone": ¿qué puesto ocupa la Argentina en el ranking mundial tras la devaluación?
La suba del dólar trajo grandes cambios para la economía general. Y los precios de los productos importados, lógicamente, no escaparon de la tendencia.
Por Juan Diego Wasilevsky
23.07.2018 05.09hs Comex

Volvió con mucho ruido pero, poco a poco, lo que fue quedando fue el silencio.

El relanzamiento del teléfono iPhone en la Argentina, la "nave insignia" de Apple, estuvo cargado de expectativas cuando, allá por abril de 2017 y después de varios años sin estar disponible de manera oficial, regresó a las estanterías de las casas de electrónica.

Sin embargo, el elevado precio se convirtió en la principal barrera de entrada para los potenciales compradores. Básicamente porque en el país, su valor de venta al público llegó a ser un 170% más elevado que en otros mercados que son considerados referentes, como los Estados Unidos.

Es decir que, en aquel entonces, resultaba más conveniente adquirilo en el exterior. Pagando los impuestos aduaneros correspondientes, este equipo terminaba saliendo bastante más barato que hacerlo en un comercio porteño.

Esto explica por qué en el término de un año apenas se llegó a comercializar una cifra estimada de 10.000 unidades, un volumen definitivamente marginal para un mercado que, cada año, mueve entre 9 y 10 millones de teléfonos.

¿Mejoró la Argentina en el ranking? 
La corrida cambiaria que comenzó en mayo trajo aparejados grandes cambios para la economía general. Y los precios de los productos importados, lógicamente, no escaparon de la tendencia.

Pero, ¿en qué medida impactó el salto del billete verde en el caso concreto del teléfono emblema de la marca emplazada en Cupertino?

Cabe recordar que el año pasado, a esta misma altura, un consumidor podía adquirir en un retail porteño un iPhone 7 de 32 GB a unos $28.000.

Al tipo de cambio oficial de ese entonces, equivalía a unos u$s1.750, posicionando a la Argentina como el país más caro a nivel mundial.

En esos momentos, este mismo dispositivo se comercializaba en la ciudad de Miami a un valor de u$s649, impuestos incluídos.

Esto implicaba que el equipo ofrecido en locales como Frávega costaba un 170% más que en Estados Unidos.

Así las cosas, incluso pagando los aranceles correspondientes en Ezeiza, la brecha seguía ubicándose por encima del 100%.

El precio vigente en la Argentina incluso superaba al de San Pablo, con un gap de más del 60%. Además, se ubicaba muy por encima de los valores que se encontraban en mercados de alto poder adquisitivo, como LuxemburgoEmiratos Árabes, Suecia o Hong Kong.

Ahora bien, ¿de qué manera la devaluación -que acumuló una variación del 70% en los últimos doce meses- alteró el ranking general?

Un dato clave a la hora de indagar sobre el "Indice iPhone" versión post corrida cambiaria, es que el precio en pesos en el mercado doméstico no reflejó íntegramente el salto del billete verde. 

Esto es así dado que el valor del mismo equipo, la versión 7 de 32GB, ahora se está comercializando a unos $37.000 en los premium resellers. Es decir que la variación en moneda local fue de poco más de un 30%, es decir, unos 40 puntos por debajo del avance del billete verde. 

El hecho de que el precio en pesos se haya movido a un ritmo menor que la divisa implica que hoy se necesita contar con menos dólares en mano para acceder a este equipo. 

¿Exactamente cuántos? Unos u$s1.320, unos u$s420 por debajo del nivel de hace exactamente un año. 

Las razones por las cuales este producto no "copió" de manera exacta a la devaluación, aun cuando se trata de un artículo 100% importado, obedece en gran medida a que este modelo también bajó de precio en el mundo, dado que posteriormente irrumpieron otras versiones más actuales, como el iPhone 8 o el modelo X. 

A esto se suma un punto clave y que redundó en el abaratamiento de los bienes electrónicos en el mercado local: la reducción del impuesto interno –similar al que se aplica a los autos de alta gama-, que pasó de un gravamen de casi 20,5% a uno del 11,73%, es decir, casi 10 puntos menos. 

Además, la abismal diferencia de precios de casi 170% que se observaba en julio de 2017 estaba explicada no solo por el llamado "costo argentino" (impuestos, tarifas logísticas y costos financieros, etc.), sino que también era consecuencia de un mecanismo de cobertura practicado por todos los retailers, que consistió en fijar el valor de un bien importado unos puntos por encima para hacer frente al riesgo de descalce a la hora de la reposición, en caso de sobrevenir una devaluación, lo que finalmente terminó ocurriendo. 

El punto central es que, pese a que el precio en dólares bajó significativamente, igualmente la Argentina continúa posicionado como el país más costoso del mundo para adquirir este equipo. 

En efecto, los u$s1.330 a los que se comercializa ahora este dispositivo, ubica a la plaza local por encima de naciones de región como Uruguay (u$s990), Brasil (u$s828) o Chile (u$s769). 

A la hora de comprar con el mercado de referencia por excelencia, como es Estados Unidos, -donde la versión más básica del iPhone 7 ahora se vende a u$s587- se observa que ese gap que supo ser de casi 170%, en la actualidad pasó a ser del 126%. 

Si bien se trata de una contracción de unos 45 puntos, la realidad es que todavía continúa siendo más conveniente adquirir este teléfono en un comercio de Miami y pagar los impuestos correspondientes en Ezeiza, dado que se terminará abonando una cifra equivalente a los $21.000, por debajo de los $37.000 que cuesta en un premium reseller porteño. 

Otro punto a tener en cuenta es que despareció el atractivo que, antes de la suba de tasas, ofrecía el mercado: la posibilidad de abonar el producto en cuotas fijas y al 0%.

Esta variable, en algunos casos, empujaba a los interesados a adquirir este tipo de equipos en el mercado local, para aprovechar la ventaja de la financiación. 

Ahora en cambio, en algunos comercios que venden la línea iPhone hay que convalidar un costo financiero total del 70%, que lleva a que quien elija un plan de pago a 12 meses termine abonando $11.000 extra sólo en concepto de intereses

"Índice iPhone 8": también liderando el podio
En paralelo, si se toma como referencia uno de los últimos modelos y más costosos, el iPhone 8 versión 256 GB, entonces hay que prepararse para desembolsar unos $52.000 que, al tipo de cambio actual representa más de u$s1.850. 

Esto posiciona a la Argentina por encima de Uruguay, Chile y Brasil y también de Estados Unidos, donde este equipo cotiza a u$s908, lo que representa un gap del orden del 100% (ver cuadro). 

Menos ventas
Desde uno de los principales premium resellers de Apple en el país, reconocieron a iProfesional que la demanda se enfrió notoramiente tras la disparada del dólar y el contexto de mayor incertidumbre. 

"Las ventas bajaron, era imposible que se sostuvieran tras estos cambios", señaló el empresario consultado. 

Sin embargo, remarcó que en los meses previos habían registrado una demanda importante: "Muchos compradores aprovecharon las cuotas fijas sin interés y el escenario de mayor estabilidad". 

Sin embargo, desde esta cadena de locales autorizados hacen una salvedad: las ventas de teléfonos iPhone caen más que las de iPad y notebooks con el logo de la manzana. 

"Esto responde a que las diferencias de precios respecto del exterior son mayores para los celulares porque el producto, una vez que entra, tributa un IVA del 21%, un arancel externo del 16% y un impuesto interno del 11,7%. Esto termina ampliando la brecha", detalló. 

Como contrapartida, señaló que equipos como tablets y portátiles "son considerados bienes de capital, entonces ingresan con arancel del 0% y permite a algunos compradores recuperar el IVA y descontar Ganancias". 

"Además, en estos casos sí todavía hay promos con algunas tarjetas y bancos que permiten ofrecer seis cuotas sin interés. Por eso ahí las brechas en relación con los valores que se manejan en el exterior son menores y es la razón por la cual las ventas tuvieron mejor desempeño que en el caso de los iPhone", acotó. 

En el caso del iPad Pro 9,7" de 32 GB, la diferencia respecto del valor vigente en Estados Unidos es de un 70%, una brecha 40 puntos menor respecto del gap que existe en el caso de los iPhone

Además, si bien es un hecho que la devaluación frenó parte del flujo de contrabando de electrónica, el responsable de este premium reseller Apple aclaró que la diferencia tributaria y arancelaria genera que todavía para algunos sea negocio traer ilegalmente el teléfono de Apple. 

"El mercado negro, que en general luego se vuelca a las plataformas de comercio electrónico, siguen teniendo un margen de competitividad y pueden ofrecer los productos un poco más baratos que los de un comercio oficial, que paga todos los gravámenes correspondientes, además de los costos que implica mantener abierto uno o más locales", concluyó. 

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas

Jurispridencia

Expertos explican el tratamiento de las diferencias de cambio en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos

Impuestos | Por Por Daniel Dasso y Diego Prieto - Socio y Gerente Senior de la División de Impuestos de EY Argentina