Más artículos

¿Cómo invertir en la bolsa y protegerse de la inflación sin morir en el intento?

¿Cómo invertir en la bolsa y protegerse de la inflación sin morir en el intento?
Desde Mayoral, advierten que este año es "diferente". La suba de precios y el tipo de cambio son determinantes a la hora de operar en el mercado
Por iProfesional
15.03.2010 20.22hs Finanzas

El verano se acerca a su fin y la bolsa parece haber entrado en un nuevo ciclo. Tras un 2009 de bonanza en el mercado, los inversores deberán ahora ingeniárselas para buscar nuevos refugios, ya no sólo para enfrentar las posibles oscilaciones del tipo de cambio, sino también para protegerse de una inflación creciente que amenaza con llevarse puestos los rendimientos de los papeles.

Así­ lo advirtió el analista de Mayoral, Rubén Pasquali, al realizar un repaso del escenario bursátil y de la renta fija.

"Hay que hacer un análisis más exhaustivo de aquellas empresas que pueden defenderse de la inflación y trasladarla a los precios", señaló a iProfesional.com, en referencia al mundo de las acciones.

Pasquali consideró que por ahí­ pasan las alternativas más rentables en "un mercado selectivo y moderadamente alcista".

También se refirió al futuro de Tenaris, el principal papel de la bolsa, que en su último balance mostró malos resultados. "El balance vino por debajo de lo que esperaba el mercado, pero quizás sea inferior a los próximos trimestres que tenemos por delante", sostuvo.

En cuanto a los tí­tulos públicos, recomendó los papeles que ajustan por inflación. No obstante, reconoció el problema que implica la "diferencia" existente entre la inflación real y la medida por el INDEC.

El otro factor que complica el panorama de los bonos es el conflicto por las reservas que todaví­a sigue con final abierto. En este sentido, indicó que los de corta duración están más a salvo del ruido polí­tico, mientras que los medios y largos tienen un futuro más incierto.- ¿Qué escenario tiene por delante la bolsa este año?

- Este es un año diferente al 2009, que fue de recuperación de precios después de una caí­da muy fuerte. Ahora hay dos aspectos muy importantes para tener en cuenta. El primero está relacionado con la recuperación en las principales economí­as y mercados del mundo. Los datos de empleo recientes de EE.UU. vinieron mucho mejor, pero en Europa hay muchas dudas. Pareciera que la peor quedo atrás aunque la recuperación es gradual y lenta. En lo local, la polí­tica influye mucho y está complicando las cosas. Aquí­ hay que considerar la cuestión del tipo de cambio y de la inflación porque hay empresas que no practican ajuste por inflación, y esto no está contemplado en los balances de precios. Por eso, hay que hacer un análisis más exhaustivo de aquellas que pueden defenderse de la suba de precios y trasladarlos. Por ahí­ pasan las alternativas más rentables en un mercado selectivo y moderadamente alcista.- ¿Cúales son los mejores refugios frente a la inflación?

- Cuando uno se quiere defender de los aumentos de precios, en el mundo real lo mejor es "stockearse", comprar mercaderí­a. En el mundo financiero, lo más práctico serí­a comprar un titulo público que ajuste por inflación, si uno confí­a que se van a honrar los compromisos. Pero ya sabemos que la inflación real difiere bastante de los datos del INDEC. Para aquellos que puedan soportar más el riesgo, hay productos que están rindiendo el 15 o 16%, más el CER oficial, que podrí­an llegar a ser una cobertura. - ¿Y en el caso de la renta variable?

- Existen oportunidades en aquellas empresas que tienen un mercado interno consolidado. Hay firmas que presentaron interesantes balances y que pueden ser activos de refugio, defensivos en este contexto. Ni que hablar de aquellas compañí­as que tienen activos en todo el mundo, como es el caso de Petrobras Brasil. Tenaris, a pesar del balance flojo que presentó en esta oportunidad, tiene por delante un año un poco mejor. Hay empresas que siguen creciendo como Telecom Argentina, más allá de los conflictos que tiene con el Gobierno nacional. Las empresas del grupo IRSA han presentado muy buenos balances. Finalmente, los bancos también lograron balances muy positivos, pero tengo ciertas dudas en función de la situación polí­tica y de la evolución que están teniendo los tí­tulos públicos, que generaron gran parte de las utilidades de las entidades. Estos papeles tienen un desarrollo negativo por ahora debido al enfrentamiento entre el Gobierno y la oposición por las reservas.- En base a los resultados de marzo, ¿se puede afirmar que el Merval retrocedió a principios de año?

- Sí­. Es curioso, pero el Merval cerró hace una semana exactamente igual al cierre del último dí­a hábil de enero. Con lo cual, todo febrero y la primera semana de marzo transcurrieron dentro de lo normal, cuando en realidad pasó de todo. No obstante, hubo mucha selectividad, no es que todas las empresas valen lo mismo. El í­ndice local vale lo mismo, pero algunas acciones bajaron y otras subieron. Los mercados no están mostrando la incertidumbre tanto en los precios, como fue en el 2008, sino en los volúmenes de negocios, que son bají­simos. Nadie quiere moverse de donde está parado. El que la mira de afuera espera que pase esto y cuando aclare entrarí­a al mercado. Y el que está parado arriba de papeles, se queda quieto porque si sale bien tiene para subir y podrí­a protegerse de la inflación.- El último balance de Tenaris no fue bueno. ¿Qué importancia tiene esto para la bolsa teniendo en cuenta el peso de ese papel?

- Tenaris es la empresa con mayor ponderación en el Merval y en los últimas recomposiciones del Merval ha mantenido este peso relativo con respecto al resto. Por lo tanto, lo que pase con Tenaris influye mucho. Si bien el balance del último trimestre de la firma muestra ciertas mejoras en la lí­nea final respecto al tercer trimestre del 2008, lo que importa es el resultado operativo y la generación del EBITDA (Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization). Cualquiera de estos dos indicadores está mostrando una caí­da en relación al trimestre previo porque hubo una disminución de los precios de venta, que fue mayor a la reducción de los costos. Esto significa que bajó la rentabilidad. Aunque ganó dinero, el resultado operativo que es lo más genuino de la compañí­a, vino peor que antes. Y esto sucedió en un papel que habí­a subido mucho en lo que va de este año, por ello generó una reacción muy negativa los primeros dí­as que se conoció el balance y Tenaris bajó el 10 por ciento. - ¿Y qué se puede esperar de aquí­ en adelante?

- A todo bolsero lo que le importa es el futuro y la gente de Tenaris está previendo ciertas mejoras graduales. Los resultados que vimos son una suerte de piso y gradualmente vamos a ir viendo mejoras. De todas formas, esto va a depender del contexto internacional, del precio del petróleo, en el que no se prevén grandes variaciones en una franja de entre 70 y 80 dólares al año, y también depden del precio del gas en Estados Unidos y Canadá. Resumiendo, el balance vino por debajo de lo que esperaba el mercado, pero quizás éste sea inferior a los próximos trimestres, sobre todo si se consolida este contexto de lenta mejora de la economí­a mundial. No veo un derrumbe de precios.- ¿Puede entonces ser una alternativa de inversión?

- Es una acción que siempre actuó como refugio. Cuando pasó la crisis del campo, Tenaris tení­a el mismo peso relativo que ahora. ¿Qué hací­an los inversores? vendí­an acciones locales y compraban como refugio Tenaris y Petrobras Brasil porque si hay un deslizamiento del tipo de cambio, las acciones cotizan en el exterior, y equivale a diversificar riesgo argentino. Si bien la compañí­a tiene partes de sus activos en la Argentina, también posee muchos en varias partes del mundo. Es una verdadera multinacional con sede en Luxemburgo, aunque cotice en nuestro Merval y sea la empresa que tiene mayor peso. Esta dualidad, la de ser una empresa de envergadura y un refugio, hace que en términos relativos no caiga tanto, sobre todo en los momentos de incertidumbre y movimientos en el tipo de cambio.

- En cuanto al conflicto por las reservas, existe la posibilidad de que se prolongue, ¿cómo puede impactar en el mercado de bonos?

- Es imprevisible. El Gobierno va a hacer todo lo posible para poder usar los fondos ya girados y cancelar la deuda. De concretarse, hay dos escenarios. El corto plazo es favorable para los tí­tulos cortos porque obviamente si el Gobierno tiene los medios para pagar, al no existir el riesgo de default estos papeles no tienen porque perder precio y puede haber valorización. El problema se complica a mediano y lago plazo ya que hay dudas e incertidumbre, en momentos que el superávit fiscal tiende a reducirse y se agrava en las provincias. Un dato adicional es que se quiere hacer totalmente coparticipable el impuesto al cheque, y eso genera incertidumbre. El panorama no es sencillo. Para los tí­tulos públicos hay que ver más la polí­tica que las tasas de rendimiento que tienen los bonos. Cuando un bono rinde mucho, es porque hay algún tipo de problema. Los bonos cortos dan algún tipo de seguridad adicional en tanto el Gobierno se mantenga firme con la decisión de pagar la deuda. Juan Manuel Barca

©iProfesional.com

Temas relacionados