Más artículos

Iglesia y peronismo

Tras la polémica "papal" por la marcha opositora a Luján, intendentes y referente de la UCA alertan por la crisis social

Tras la polémica "papal" por la marcha opositora a Luján, intendentes y referente de la UCA alertan por la crisis social
Intendentes peronistas advirtieron sobre el deterioro social y aseguraron que dan "contención para que esto no explote". Criticaron a Macri y Vidal
22.10.2018 11.39hs Política

La interna del Gobierno con el Papa Francisco suma un nuevo capítulo.

Luego de la polémica que se abrió por el supuesto apoyo del Sumo Pontífice a la marcha opositora a Luján, con misa incluida en la basílica, intendentes bonaerenses se reunieron con un refernte de la Universidad Católica Argentina (UCA) y alertaron por la aguda crisis social que atraviesa a la provincia de Buenos Aires. 

"Creemos firmemente en la paz social", enfatizó el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, durante el encuentro que se realizó en la Universidad Nacional de Hurlingham en la que funcionarios de áreas sociales de 15 municipios del Gran Buenos Aires gobernados por el PJ advirtieron sobre la situación en educación, salud y alimentación.

Participaron también los intendentes Juan Zabaleta (Hurlingham), Gabriel Katopodis (San Martín), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Gustavo Menéndez (Merlo), Andrés Watson (Florencia Varela) y Santiago Maggiotti (Navarro).

No obstante, la presencia que ganó relevancia, sobre todo, luego de la controversia que se generó tras la marcha del sábado que aglutinó a líderes gremiales, dirigentes políticos y organizaciones sociales bajo el lema "Pan, Paz y Trabajo", fue la del director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, Agustín Salvia, quien criticó las políticas del Gobierno, a las que calificó de "liberal conservadoras".

Salvia, el especialista de la UCA que mide la pobreza, consideró que la situación de los más vulnerables en el tercer trimestre del año fue "peor" que la del período abril- junio.

Es que los efectos de la fuerte devaluación se sintieron con mayor profundidad en los últimos meses.

Como era de esperar, Descalzo, que ofició de vocero de sus pares peronistas del Gran Buenos Aires, criticó al presidente Mauricio Macri y a la gobernadora María Eugenia Vidal por "desfinanciar nuestros municipios".

Los intendentes peronistas, que también marcharon a Luján el 20 de octubre, advirtieron sobre el deterioro social y aseguraron que dan "contención para que esto no explote".

Polémica papal

La masiva movilización social a Luján del sábado con fuertes críticas al gobierno nacional, que incluyó una misa en la basílica, provocó una gran controversia.

Luego de que el dirigente sindical Pablo Moyano, uno de los organizadores del evento, dijera que el acto no se hubiera podido realizar sin la venia del Papa Francisco, distintos actores políticos y religiosos salieron a desligar a Jorge Bergoglio del acontecimiento.  

El obispo de la ciudad cordobesa de San Francisco, Sergio Buenanueva, expuso las fisuras internas en la Iglesia. Es que expresó este lunes sus dudas de que el Papa haya apoyado la marcha que estuvo encabezada por Hugo y Pablo Moyano y movimientos sociales. En ese sentido, afirmó que "sería bastante lamentable que así fuera".

De esta forma, Buenanueva descree que Francisco haya dado "la venia" para la misa de Luján. Y remarcó que "hay muchos que se la dan de voceros del Papa".

En declaraciones a radio Mitre de Córdoba, el prelado destacó que "ese no es el rol de la Iglesia para la vida de nuestro país" y aseguró que "hay que cuidar el modo de intervenir en la vida pública. Hay una gran molestia en muchos sectores de la Iglesia, porque hay una indebida identificación de la Iglesia con el peronismo. Hay posturas personales legítimas, pero que no puede trascender a otro nivel sobre todo en los pastores. Yo soy pastor de unos y de otros", sostuvo.

Durante su discurso del sábado en la basílica, el arzobispo de Mercedes-Luján monseñor Agustín Radrizzani citó al Papa con tramos que se interpretaron como críticas a la política económica del Gobierno.

Por tal motivo, este lunes, Radrizzani se vio obligado a difundir un comunicado para desligar al Santo Pontífice. “Frente a los últimos comentarios, deseo aclarar que el papa Francisco no ha tenido ninguna injerencia, la decisión de realizar la celebración de la misa en Luján fue absolutamente mía”, sostuvo el arzobispo. 

“No hubiese sido pertinente negarme al pedido que me hicieron hace 40 días ya que valoré como muy positiva la intensión de rezar por la paz, el pan y el trabajo”, agregó Radrizzani.

Y afirmó, para tomar distancia de las críticas: “Nunca tuve la intención de apoyar ni a un partido, ni a una ideología, ni a personas concretas”.

“Mi propósito, expresado en la homilía, fue propiciar una súplica confiada a Dios para favorecer un clima de diálogo que nos ayude a superar las dificultades que sufren muchos argentinos”, agregó.

“Lo esencial para mí, en estos momentos históricos, es aprender a caminar juntos para superar la dolorosa brecha que vivimos en nuestra sociedad”, concluyó el arzobispo de Mercedes-Luján. Aunque es difícil de creer que semejante acto no tuvo el aval implícito de Francisco. Así, al menos, lo cree más de un funcionario del oficialismo.

Por tal motivo, el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli decidió hacer público el sentir del Gobierno: "A la Iglesia no hay que politizarla; no sé si contribuyó en algo la misa en Luján", criticó.

A este clima sumó su voz el dirigente peronista de la provincia de Buenos Aires y actual abogado de Smata, Julián Domínguez quien aseguró que el Papa Francisco “no tuvo nada que ver” con la misa del pasado día 20 de octubre en Luján.

De esta manera, buscó aplacar las críticas al Santo Padre.

“El secretario general de Smata, Ricardo Pignanelli, y los secretarios que integran esta corriente del frente sindical para el modelo nacional, me encargaron hacer las gestiones para la solicitud de la misa del pasado día 20 de octubre en Luján”, detalló Domínguez en declaraciones a radio La Red.

“Lo que quiero dejar en claro es que fue una misa con una acción ecuménica. Todas las demás construcciones, son construcciones periodísticas de una riqueza en la imaginación ilimitada”, indicó el dirigente peronista.

“El principal problema que tenemos es la cantidad de información y la dificultad de diferenciar entre los importante y lo secundario. Fue una misa. La predicación de la homilía y las oraciones no es otra cosa que la doctrina social de la Iglesia que es anterior al Papa Francisco. Todo lo demás fue construcción periodística”, insistió.

Domínguez, destacó que “de esta misa participaron tanto gente evangélica, como los Moyano, dirigentes laicistas y algunos agnósticos y un hombre relacionado a la Doctrina del Papa Francisco, como es Aldo Pignanelli. En ese universo fue solicitada la misa por la paz, por el pan y por el trabajo”.

En esa misma línea, las multisectoriales 21F emitieron un comunicado para recordar que el documento leído en la basílica de Luján fue suscripto también por el pastor Nestor Miguez (Federación Argentina de Iglesias Evangélicas); el pastor metodista Fernando Suárez (Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos); los Sheij Moshen Ali (Casa para la Difusión del Islam); Karim Paz (Mezquita Taujid); Jorge Elbaum (Llamamiento Argentino Judío); y el propio Radrizzani.

“Jamás en la historia argentina hubo un documento ecuménico de estas características”, afirmaron desde ese espacio.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar