LEÉ AHORA La clase media cree en tótems: con uso de vigilancia virtual, baja hasta 75% gasto de seguridad en expensas Más información
Más artículos

Sica pone en marcha un plan "a la española" para eludir la resistencia sindical a la reforma laboral

Sica pone en marcha un plan "a la española" para eludir la resistencia sindical a la reforma laboral
El jueves será la primera reunión del comité de expertos para retocar los proyectos originales. Se suman "gordos" y crece puja en la secretaría de Trabajo
Por Juan Manuel Barca
08.02.2019 07.02hs Política

El Gobierno pondrá en marcha el próximo jueves el Consejo Asesor del Trabajo para relanzar la reforma laboral y eludir la renovada resistencia a la revisión de los convenios colectivos encabezada por los gremios industriales y el sindicalismo duro liderado por Hugo Moyano.

Se trata de la nueva estrategia impulsada por el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, con el doble objetivo de emprolijar los proyectos laborales elaborados por la gestión previa de Jorge Triaca y, a la vez, mostrar una señal de respaldo a los cambios exigidos por el FMI, en vistas de una nueva misión del organismo que llegará este lunes a Buenos Aires para definir un nuevo desembolso por u$s11.000 millones.

El grupo de expertos presidido por Julio Simón, un excamarista del Trabajo vinculado al gastronómico Luis Barrionuevo y al sindicato metalúrgico UOM, tendrá entre sus principales tareas asesorar a Sica en torno al régimen de contrato de trabajo, las tendencias locales y globales en el ámbito laboral y conflictos, así como en los planes de empleo y capacitación.

Lo acompañarán magistrados retirados, académicos de renombre y letrados con trayectoria en el sector privado y sindical, un gesto que ya empezó a cosechar apoyos por igual entre el empresariado, el sindicalismo dialoguista y la justicia del Trabajo.

De esa forma, el ministro buscará neutralizar las dificultades que empezaron a experimentar en las últimas semanas las mesas sectoriales, en donde los sindicatos textiles, metalúrgicos, camioneros y marítimos salieron en cascada a patear el tablero, al oponerse a una serie de cambios.

Los mismos comprenden el abaratamiento del régimen de indemnizaciones, la reducción del pago del aguinaldo, la flexibilización de la jornada laboral y la modificación de las categorías y estructuras salariales, entre otros puntos que ya fueron contemplados en su momento por la dura reforma implementada en Brasil.

El esquema oficial preveía que, a cambio de una modificación de los convenios, las empresas se comprometerían a sostener el empleo como en Vaca Muerta, o a conceder mejoras salariales en paritarias, el camino seguido por Capitanes de Ultramar.

Pero la Asociación de Obreros Textiles (AOT) denunció la semana pasada que la iniciativa representa una reforma "encubierta" de la Ley de Contrato de Trabajo, similar a los proyectos que hoy están frenados en el Senado. La reacción no tardó en ser seguida por los otros gremios de la actividad y las propias cámaras empresarias del sector, más preocupadas por la ausencia de medidas destinadas a reactivar el mercado interno.

Frente a ese escenario adverso, el consejo de notables encabezado por Simón se reunirá hasta dos veces cada 15 días para elaborar dictámenes no vinculantes.

Una de sus principales tareas será la de generar propuestas para perfeccionar los proyectos legislativos presentados en su momento por Triaca, cuyo equipo terminó de ser barrido sin miramientos la semana pasada en una señal de la urgencia que tiene Sica por avanzar en el reordenamiento del área laboral, ahora encabezada por Lucas Fernandez Aparicio.

Según pudo saber iProfesional, en el órgano de carácter consultivo coinciden en que las iniciativas enviadas al Senado contienen graves fallas técnicas.

Ese es el caso del fondo de cese laboral, un aporte obligatorio que debe realizar el empleador en forma mensual destinado a reemplazar la indemnización por despido y que generó rechazo en las empresas con más de 1.000 empleados por los costos que implicaría la instrumentación de ese mecanismo, hoy vigente en la construcción.

También revisarían los cambios a la "irrenunciabilidad" establecida por el artículo 12 de la Ley de Contrato de Trabajo que en el proyecto permitían la pérdida voluntaria de beneficios reconocidos por la legislación. Estas sugerencias, de hecho, ya fueron incorporadas a un borrador de DNU que circula desde el año pasado en el Ejecutivo.

"Mini Moncloa" 

Sin un repunte del consumo y con los indicadores de actividad en rojo por la recesión (la industria cayó en diciembre casi 15% interanual y la construcción tuvo un retroceso del 20%), el Gobierno apuesta a que la reforma laboral reduzca los costos de contratación y desvinculación para favorecer la "empleabilidad" en un año electoral que, sin embargo, comenzó con cierres de empresas y despidos.

Según datos de Trabajo de noviembre pasado, en 2018 se perdieron 170.000 empleos registrados.

En las últimas horas, se sumó el conflicto de los petroleros privados en Vaca Muerta en rechazo a las suspensiones que aplicaron las principales empresas en respuesta a la decisión oficial de recortar los subsidios al gas en el yacimiento neuquino.

La crisis laboral impacta también en Tierra del Fuego, en donde los gremios industriales realizaron ayer una medida de fuerza en protesta por los despidos y suspensiones registrados en las fábricas de electrónica, afectadas por la devaluación y la apertura de importaciones.

"El consejo es para que ese equipo de notables y expertos asesore al ministro y su equipo en todo lo que hace a los temas laborales, pensando una agenda estratégica de mejora en la calidad de empleo", explicaron cerca de Sica a iProfesional.

La conflictividad es otro de los ejes de la agenda de trabajo. En mayo del año pasado, el Presidente designó por decreto un comité de garantías encargado de definir en qué casos una actividad puede ser considerada servicio esencial ante un conflicto colectivo de trabajo y por tanto se debe garantizar su prestación, restringiendo así el derecho de huelga.

Pero los reclamos crecientes por paritarias y cesantías en las últimas semanas llevaron al Ministerio de Producción y Trabajo a agilizar el uso de la conciliación obligatoria, tal como le reclamó la UIA. Así ocurrió con el paro lanzado en enero por los gremios aeronáuticos en Latam y los marítimos en la actividad naviera.

La nueva estrategia de Sica tiene además una finalidad política: el consejo servirá para tejer nuevas alianzas con el ámbito sindical, en donde ven a las mesas sectoriales como una maniobra para vaciar de poder a la CGT.

"Nos conocemos todos, es una herramienta interesante. No es el Pacto de la Moncloa pero si reunís a todos los sectores con buena voluntad de intercambiar posiciones, vas a atemperar algunas. Es más fácil un espacio de este tipo que tirar un proyecto sector por sector", dijo a iProfesional un hombre de la central obrera con llegada al órgano consultivo.

En Azopardo, calificaron incluso la iniciativa como una "Moncloa de técnicos", en alusión a los acuerdos tripartitos sellados en España en 1977 tras la dictadura de Franco. Entre otros cambios, se habilitó el reconocimiento de la libertad de asociación sindical, salarios por debajo de la inflación y una flexibilización de las condiciones de trabajo.

El interés oficial por reconstruir puentes con el sindicalismo quedó plasmado en el equipo adhonorem designado por Sica que estará integrado, entre otros, por Abel Nicolás de Manuele, un exasesor legal de la UPCN de Santa Fe y, al igual que Simón, un defensor del modelo de "unicidad sindical", que solo reconoce un sindicato por rama de actividad.

Tampoco se descarta la incorporación de abogados de CGT pertenecientes a los "independientes" y "gordos", los sectores de mayor peso en la central obrera, mientras que el letrado de la CTA opositora liderada por Hugo Yasky, Hector García, declinó la invitación por motivos personales.

El campo empresario estará representado a su vez por Juan José Etala, miembro histórico de la UIA con llegada al Presidente que además integra el comité de garantías; y Carlos Marcelo José Aldao Zapiola, delegado de los empleadores en OIT, exdirectivo de la Cámara de Comercio de EE.UU. (Amcham) y exgerente del Grupo Fortabat, Revlon y Jonh Deer.

En esa mesa se sentará además el influyente excamarista laboral y exfuncionario de Trabajo Miguel Angel Maza, junto con Leonardo Jesús Ambesi, exsubgerente de la SRT, exdirector de asuntos jurídicos durante la gestión de Carlos Tomada en el entonces Ministerio de Trabajo, y asesor del sindicato de porteros Suterh, liderado por el titular del PJ porteño Victor Santamaría.

Guiño al FMI e interna política

El lanzamiento del consejo coincide con las recomendaciones del FMI. En varios documentos publicados el año pasado, el organismo había pedido buscar el "consenso" para avanzar en la reforma laboral y jubilatoria.

El director del Departamento del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, se refirió al tema el 25 de enero pasado en el blog del Fondo, donde aseguró que "la inflación y las expectativas de inflación se encuentran en una tendencia descendente desde octubre, y todo indica que seguirían disminuyendo lentamente en 2019", pero abrió un interrogante: "Las elecciones generales que se realizarán en 2019 podrían reducir el apetito de reforma".

Por lo pronto, la decisión de Sica de acudir a especialistas para que opinen sobre asuntos de la secretaría de Trabajo volvió a agitar la interna en la sede de Alem al 650.

La sorpresiva resolución 60/2019 publicada el martes pasado fue leída en ciertos despachos oficiales como un nuevo intento por marcarle la cancha a Aparicio.

El hombre del ministro de Transporte Guillermo Dietrich había expandido en los últimos días su poder con la designación de sus asesores Federico Schaer y Alfredo Zaglio Zamudio, encargados de dialogar con empresarios y sindicalistas, respectivamente.

En ambos casos, se trata de hombres vinculados a Dietrich: el primero proviene de Vialidad Nacional, un organismo dependiente de esa cartera, y fue abogado del estudio Funes de Rioja; mientras el segundo figura actualmente en la nómina de la Unidad de Relaciones Laborales del mismo ministerio.

Pero aunque los reacomodamientos parecían evidenciar el desembarco exitoso del secretario de Trabajo, Sica mantiene intacto el control de la dependencia laboral.

La comanda a través de su secretario de coordinación de Producción y Trabajo, Rodrigo Sbarra, y cuenta con los ojos de su secretaria de Transformación Productiva, Paula Szenkman, quien tras absorber la secretaría de Estadísticas de Trabajo participó el martes pasado de la presentación del registro de aspirantes mujeres a chofer de colectivo en el piso 18 de Alem, tan solo a unas sillas de distancia de Aparicio. 

La otra palanca clave en manos de Sica es la Secretaría de Coordinación Administrativa de Trabajo, encabezada por el médico Sebastián Bideberrepi.

El funcionario fue el director de administración del Instituto de Patentes (INPI) bajo la órbita de Producción, tras su paso por Industria durante la breve gestión de su madre, Mirta Díaz, en la subsecretaría de esa cartera liderada por Débora Giorgi, y luego de haber sido subsecretario de salud del intendente K Julio Pereyra.

También proviene de Producción la nueva directora de Relaciones Laborales, Gabriela Marcello, que reemplazó en ese puesto a Mercedes Gadea.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas