Más artículos

Macri, Piñera y Bolsonaro, los protagonistas del bloque Prosur, que inicia cuestionado por su ideología

Macri, Piñera y Bolsonaro, los protagonistas del bloque Prosur, que inicia cuestionado por su ideología
Mientras el Presidente argentino manifestó que el Prosur será pragmático y sin sesgo ideológico, su par uruguayo advirtió que se repiten errores de Unasur
23.03.2019 00.12hs Política

En el marco de la decadencia fáctica de la alianza Unasur que se creó durante el auge de los gobiernos progresistas en América Latina, los mandatarios de la región se reunieron este viernes en Santiago de Chile y dieron el puntapié inicial para un nuevo bloque político-comercial, llamado Prosur.

Quienes forman parte son: Argentina, Chile, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Guyana. Aquí ya hay una diferencia notable con respecto a Unasur: la ausencia de Venezuela.

El chileno Sebastián Piñera, principal impulsor del nuevo organismo, dijo en la apertura del encuentro realizado este viernes, que la organización pretende ser un "foro de diálogo, de encuentro, de colaboración, de cooperación que busque la integración de la región" y sobre todo, un "polo de la democracia, para la libertad y respeto de los derechos humanos".

No obstante, no son pocos los que ven en el Prosur una versión hacia la derecha del Unasur, que acarrearía limitaciones similares para la integración regional.

"Eso no es ideología, son valores, principios", respondió Piñera a los críticos que lo acusan de ideologizar las relaciones exteriores, sobre todo por la exclusión del nuevo foro de Venezuela, cuya situación política -y el rechazo al gobierno de Nicolás Maduro- une a todos los miembros de esta naciente agrupación.

Por su parte, el presidente Mauricio Macri planteó a los demás mandatarios la necesidad de "ser eficientes en el diseño de soluciones duraderas que trasciendan nuestros mandatos y que contribuyan al desarrollo y a reducir la pobreza en un marco de democracia y respeto a los Derechos Humanos".

Para el jefe del Estado, "nuestra región tiene mucho valor y potencial", y subrayó que "es tiempo de ser realistas y pragmáticos para entender las circunstancias globales y regionales sin sesgos ideológicos y encontrar caminos que nos lleven a vivir en una América del Sur más próspera, más democrática y más segura".

Al hablar en el plenario de la primera sesión formal del Prosur, Macri destacó "la visión sobre el valor de vivir en democracia, que es la forma que elegimos para administrar los disensos, la diversidad y la pluralidad".

Subrayó en tal sentido que "hoy venimos a renovar nuestro compromiso de vernos más integrados, más prósperos, más conectados entre nosotros y con el mundo", y añadió que el espacio lanzado aquí "inaugura un proceso en el que también buscamos esa flexibilidad y dinamismo para avanzar en la mejor forma de integrarnos".

El Presidente señaló que "es importante que no sea un proceso cerrado sobre sí mismo, sino que se construya a partir de sinergias con otros mecanismos y organismos que ya tenemos, incluso en la región más amplia de América Latina".

Afirmó que "vivimos en una época de fuerte interdependencia y no es posible enfrentar los desafíos del siglo XXI de forma separada, por eso necesitamos estrechar cada vez más el trabajo conjunto entre nuestros países".

Macri dijo que está "convencido de que un proyecto de integración solo puede ser exitoso si logra conectar con las realidades cotidianas de nuestra gente".

"Es importante rescatar y aprender de las experiencias positivas de otros proyectos, evitar los errores que llevaron a su fracaso y apostar por esquemas innovadores de integración regional capaces de adaptarse permanentemente a las realidades del siglo XXI".

"Compartimos el enorme desafío de garantizar un crecimiento social y ambientalmente sostenible, para brindar a nuestra gente una mejor calidad de vida y más oportunidades para nuestros hijos" recalcó.

Dijo en ese sentido que "la conectividad es clave para poder profundizar la integración económica entre nuestros países y nuestra región y esto implica más y mejor infraestructura, más y mejores comunicaciones y la facilitación de encadenamientos productivos que potencien el emprendemos y el desarrollo de las Pymes".

Por último, llamó a "redoblar los esfuerzos conjuntos para seguir fortaleciendo nuestras capacidades en la lucha contra el narcotráfico", y subrayó que "esto contribuye a cuidar a nuestros ciudadanos, así como también a la seguridad regional contra el crimen organizado y el lavado de activos".

Además del presidente chileno, Sebastián Piñera, Macri participó de una ronda de diálogo junto a sus pares de Brasil, Jair Bolsonaro; de Paraguay, Mario Abdo Benítez; de Perú, Martín Vizcarra; de Colombia, Iván Duque, y de Ecuador, Lenín Moreno.

Según el documento de cierre del encuentro, el Prosur "abordará de manera flexible y con carácter prioritario temas de integración en materia de infraestructura, energía, salud, defensa, seguridad y combate al crimen, prevención y manejo de desastres naturales".

Entre los requisitos esenciales para participar del espacio figuran la plena vigencia de la democracia, de los respectivos órdenes constitucionales, el respeto del principio de separación de los Poderes del Estado, y la promoción, protección, respeto y garantía de los derechos humanos.

Los reparos de Uruguay

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, advirtió esta semana que avanzar en la constitución del Prosur como una nueva herramienta de integración regional sería cometer "el mismo error" que con la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), al sostener que se haría "con una finalidad ideológica política".

Al respecto, argumentó que "América Latina tiene una enorme cantidad de procesos de integración regional" y señaló que es "la región más integracionista del mundo" pero que, pese a ello, es "la más ineficiente".

"No es ni Unasur, ni Prosur", aseguró el presidente de Uruguay este miércoles en el marco de la Segunda Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur-Sur, que se realizó en Buenos Aires.

"Somos la región más integracionista del mundo. Tenemos una vocación de integración enorme pero la más ineficiente: Superponemos un proceso de integración a otro ¿Hasta cuándo?", cuestionó el mandatario uruguayo.

A su vez, afirmó que los países de la región "tenemos que sentarnos a pensar bien y no cometer errores que se cometieron anteriormente".

"Si en la generación de Unasur el error que se cometió fue que tuviera una determinada ideología política, generar otro proceso de integración, también con una finalidad ideológica política va a ser cometer el mismo error que el anterior", sentenció Vázquez.

Vázquez declinó la invitación a la cumbre de jefes de Estado extendida por el mandatario chileno, Sebastián Piñera, principal impulsor del proyecto.

"Uruguay va a estar presente en la reunión de Santiago. Va a ir nuestro vicecanciller (Ariel Bergamino)", apuntó el mandatario uruguayo, aunque dijo que la participación de su país será en carácter "de observador".

Y, concluyó con una idea de su cosecha: "Un buen paso sería aliar a los países que integran la Alianza por el Pacífico y el Mercosur", ya que son "procesos de integración que están funcionando hace muchos años, que han tenidos avances muy importantes, y con experiencia muy rica".

Declive de Unasur

Se espera que Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Perú y Paraguay confirmen su retiro definitivo de Unasur, del que habían suspendido su participación en 2018.

La renuncia se sumaría al retiro que la semana pasada anunció el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, junto a su decisión de pedir la devolución del edificio que alberga la secretaría general, financiada y donada por Quito durante el gobierno del expresidente izquierdista Rafael Correa (2007-2017).

De esta forma, Unasur, que en principio estaba integrado por 12 naciones, quedaría reducido a un grupo de cinco países: Bolivia, Guyana, Surinam, Uruguay y Venezuela.

"Estamos listos para iniciar una nueva etapa en la integración de América del Sur", dijo la tarde del jueves el canciller chileno, Roberto Ampuero.

Según él, en consonancia con los dichos de Macri, la integración que propone Prosur "es una integración pragmática" y "sin ningún tipo de marginación". Sin embargo, Venezuela no fue convocado a Santiago.

Uruguay, que envió a la cita a su vicecanciller, como se señaló más arriba se opone a la creación de este nuevo grupo, mientras que Bolivia sigue defendiendo la existencia de la Unasur.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas