Confidencial: Facundo Manes sacude todos los cimientos de la oposición, ¿cuál es su estrategia?

Confidencial: Facundo Manes sacude todos los cimientos de la oposición, ¿cuál es su estrategia?
La interna de Juntos comenzó antes que se diera vía libre para la campaña electoral y la batalla tiene al neurocientífico como centro
Por S.R.
29.07.2021 11.00hs Política

Un vórtice es el lugar donde se concentran y arremolinan los vientos, levantado a su paso lo que encuentran. Es algo así como el centro neurálgico de la conmoción. Inesperadamente, Facundo Manes, aparentemente inexperto, a priori un hombre reflexivo, salió a romper la aparente pax que tanto proclama el espacio opositor, la convivencia, esa estudiantina alegre que el PRO no abandona como premisa de campaña.

Sorprendió, descolocó. Nadie esperaba que le pidiese a Horacio Rodríguez Larreta que no se gaste los impuestos de los porteños en la campaña electoral de Diego Santilli, y todos los demás dimes y diretes que vinieron luego.

¿Manes enloqueció?. Ni un poco. iProfesional, indagó, conversó, recurrió a sus fuentes. "Es una estrategia, no estamos todos tan de acuerdo, pero lo pensamos y decidimos avanzar", dice un conspicuo radical del conurbano. Antes de ganarle a Victoria Tolosa Paz hay que ganarle a Santilli.

En realidad, de ambos lados del mostrador piensan lo mismo. "Esta elección es clave, pero no la general, porque en Provincia sería heroico ganarle al kirchnerismo en el gobierno, acá lo que se define es quien comanda la alianza hasta 2023", dice otro radical de pura cepa.

En la sede imperial de Uspallata están consternados por las salidas de Manes, pero piensan en el mismo sentido: "Mirá, hablá de (María Eugenia) Vidal, de Horacio, pero danos una mano con Santilli, tratalo bien, porque ahí nos jugamos todo", le sugieren a este periodista amablemente, casi como un ruego.

En el círculo de Rodríguez Larreta están consternados por las salidas de Manes

Pese a lo que se publica por ahí, nadie le pidió a Patricia Bullrich que elaborara una suerte de "mandamientos de campaña" para evitar agresiones entre los candidatos. "Pato" encontró en esa iniciativa el modo de cobrar protagonismo en una campaña que la tiene de incómoda figurita decorativa. "Cuando era ministra de Seguridad, hizo cuatro veces la misma jugada con la reglamentación del uso de la (pistolas) Taser, es un recurso para mantenerse en el candelero", aclaran en Uspallata.

De todas formas, confiesan: "Con el estilo que adoptó Manes, ojalá le den bola al decálogo de Patricia". Están preocupados por el neurocientífico. Las encuestas muestran que la gente le cuestiona a Santilli lo mismo que le cuestiona a Larreta: sumisión con el Gobierno nacional. En el radicalismo aparte, creen que en esta primera etapa es más fructífero pegarle al gobierno porteño por el "efecto Bullrich", justamente.

"En la Ciudad, hay muchos electores indignados con la forma en que trataron a Patricia y esos van a votar a (Ricardo) López Murphy como modo de protesta. En el conurbano, especialmente en la primera sección, alguien se tiene que llevar esos votos, y la mejor manera es confrontado a Larreta", explica un pensador de boina blanca, de esos que están explicando cosas en reserva desde los ’80.

Sin embargo, no todos dentro del partido están tan de acuerdo con esta jugada, especialmente en la UCR porteña, donde Martín Lousteau todavía mantiene una alianza con el jefe de Gobierno porteño, aunque cada vez con mayores dudas sobre si "El Emperador", va a respetar los acuerdos.

"Manes podría confrontar violentamente con Tolosa Paz, cosa que no puede hacer Santilli si quiere mantener la relación entre el gobierno nacional y el porteño, sería mejor que aproveche esa situación que pegando en forma directa. Si ataca al gobierno con fuerza, lo va a dejar a Santilli como un tibio sin desgastarse en el ataque", dice el operador radical.

Manes le pidió a Rodríguez Larreta que no se gaste los impuestos en la campaña electoral de Diego Santilli

No le falta razón tampoco, aunque lo que queda claro es que las dos posturas buscan lo mismo, por distintos caminos: degradar a Santilli, dejarlo en el lugar del "complaciente" con el Gobierno.

Por su parte, los "cerebros" publicitarios y comunicacionales del PRO, entraron en estado de desconcierto, no saben qué contestarle a Manes o si hacerlo. Temen que si organizan una respuesta fulminante, el doctor siga sin respetar esos códigos internos de la política, que indican que algunas cosas no dicen. "Escuchame, si este loco sale con medio papel sobre cómo se usan los recursos de la Ciudad en campaña, explota todo por el aire", confiesa, desconcertado, el publicista.

La situación es compleja, por ahora, la decisión es esperar que Manes desacelere solo, que entienda que después de las PASO las listas se van a fusionar gane quien gane, y uno va a formar parte de la lista del otro, todo mientras piensan alguna estrategia para desarticular un fenómeno que nunca previeron. Hasta acá, lo que único que se les ocurrió fue usar a Elisa Carrió, que tiene que "pagar" todos los cargos que le dieron en las listas, al solo efecto de tener un "sicario" por si hacía falta.

Baje el tono o no, Manes desató un vórtice y no lo hizo espontáneamente, no es un "loquito", sigue una estrategia, basada en la idea del radicalismo de que la PASO de la Provincia define no solamente la conducción de la alianza opositora, sino también, posiblemente, el próximo candidato a presidente.