El sismo en el Frente de Todos ahora amenaza con convertirse en una crisis institucional

El sismo en el Frente de Todos ahora amenaza con convertirse en una crisis institucional
En la medida en que la crisis involucre a otros sectores de la política, puede derivar en una peligrosa crisis que afectaría a la economía
Por Carlos Arbía
17.09.2021 01.52hs Política

La encarnizada lucha por los cambios de gabinete y el futuro de la política económica se agravó ayer. La dura carta publicada en twiter por Cristina Fernández de Kirchner y los audios de la diputada Fernanda Vallejos podría interpretase por el momento como una crisis política dentro de una coalición llamada el Frente de Todos (FdT).

La coalición comenzó a gestarse el 3 de febrero de 2018, en un acto de organizado en la ciudad de Resistencia bajo el lema "Hay 2019". Con este frente se buscaba la unión de todos los sectores del peronismo junto al kirchnerismo y fuerzas políticas progresistas de centro como el Frente Renovador y también de izquierda con el fin de evitar la continuidad de Cambiemos en el poder.

En la medida que la crisis involucre a otros sectores de la política que no están dentro de esta coalición existe un gran riesgo de que derive en una peligrosa crisis institucional que afectaría a la economía. El último episodio de crisis institucional fue la ruptura del Gobierno de la Alianza el 6 de octubre de 2000 que conformaban la UCR y el FrePaSo cuando el vicepresidente Carlos Chacho Álvarez abandonó el gobierno acusando de corrupción a varios funcionarios del presidente Fernando de la Rúa. El 20 de diciembre de 2001, luego de perder las elecciones legislativas en septiembre, De La Rúa renunció al Gobierno. Luego se sucedieron 4 presidentes hasta que el 2 de enero, luego de una aprobación de la Asamblea Legislativa el senador por la Provincia de Bs. As, Eduardo Duhalde fue designado presidente de la Nación. En un solo día, el dólar pasó de 1 a 4 pesos y Argentina entró en un default de su deuda que se solucionó recién en el 2015 con el canje de deuda lanzado en el gobierno de Néstor Kirchner.

"El caso es muy distinto del 2001 porque en ese entonces no había un vicepresidente que podría haber asumido en lugar de De La Rúa. En cambio, ahora tanto el presidente Alberto Fernández como la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner se mantienen en el poder. Pero si alguno de ellos llegara a renunciar se abrirían varias alternativas.

En caso de una renuncia de la vicepresidente se mantendría el Poder Ejecutivo solo a cargo del Presidente pero se debilitaría la alianza del Frente de Todos. En el caso de una renuncia del Presidente, la reemplazante seria la vicepresidenta. Pero lo más grave sería una renuncia de ambos. En ese caso el presidente de la Cámara de Diputados debería llamar a una Asamblea Legislativa para designar al nuevo presidente como se hizo en enero de 2002 para nombrar a Eduardo Duhalde". explicó a iProfesional un experto en Derecho Constitucional.

Vallejos recalentó el clima tenso dentro del oficialismo con un audio explosivo

Desde el martes pasado, luego de mantener en Olivos una reunión con CFK, el presidente Alberto Fernández decidió resistir la presión que desató el sector político que responde a CFK. Por ahora no hubo cambios, pero nada asegura que no los habrá en los próximos días. El Presidente, cuando nadie lo esperaba, decidió contratacar y hoy se rodea de los ministros que le responden. Los llamados por el kirchnerismo "funcionarios que no funcionan".

Por el momento no ha tomado decisiones con respeto a las renuncias en masa de varios de los ministros y funcionarios que siguieron el mismo camino que el ministro del Interior Wado de Pedro.

La situación se agravó ayer. En particular por los escandalosos audios de la diputada nacional por el FdT Fernanda Vallejos que se filtraron en las últimas horas e hicieron estallar la interna del FdT. Con una catarata de críticas e insultos, la economista kirchnerista apuntó contra el presidente Alberto Fernández; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, entre otros.

Pero además la vicepresidenta rompió el silencio con una extensa carta publicada en su sitio web, una costumbre en su manera de comunicar en el último tiempo. Allí, la vicepresidenta envió un muy duro mensaje contra Alberto Fernández y su entorno: "No voy a seguir tolerando las operaciones de prensa que desde el propio entorno presidencial a través de su vocero se hacen sobre mí y sobre nuestro espacio político: Alberto Fernández quería que el Dr. Eduardo De Pedro fuera su Jefe de Gabinete y fui yo la que no estuvo de acuerdo. Mal podría ahora promoverlo para ese cargo".

Ademas sentenció: "El domingo 12 de septiembre de este año el peronismo sufrió una derrota electoral en elecciones legislativas sin precedentes. Mientras escribo estas líneas tengo el televisor encendido pero muteado y leo un graph: "Alberto jaqueado por Cristina". No… no soy yo. Por más que intenten ocultarlo, es el resultado de la elección y la realidad. Es más grave aún: en la Provincia de Buenos Aires, termómetro inexcusable de la temperatura social y económica de nuestro país, el domingo pasado nos abandonaron 440.172 votos de aquellos que obtuvo Unidad Ciudadana en el año 2017 con nuestra candidatura al Senado de la Nación… con el peronismo dividido". La vicepresidenta apunto alli al secretario de Medios Juan Pablo Biondi, uno de los señalados por ella para abandonar su cargo. "A propósito de la categoría de funcionarios que no funcionan… el vocero presidencial escaparía a aquella clasificación. Es un raro caso: un vocero presidencial al que nadie le conoce la voz. ¿O tiene alguna otra función que desconocemos? ¿La de hacer operaciones en off por ejemplo? Verdadero misterio", dice el texto de CFK .

La responsabilidad de la pérdida de la elección depositada solo en Alberto Fernández coincide con los audios de Vallejos y también la cifra de los más de 400.000 votos que se perdieron. En su conversación con un hombre llamado Pedro la diputada manifestó que "todos esperábamos que el enfermo de Alberto Fernández, el okupa de Alberto Fernández, el lunes a las 8 de la mañana estuviera haciendo una conferencia de prensa en un escritorio con todas las renuncias sobre la mesa, diciéndole a la Argentina, no que había escuchado el mensaje de las urnas donde en la provincia de Buenos Aires perdimos más de 440.000 votos con respecto a la elección del 2017, como dijo hipócritamente el domingo". 

Y continuó: "obviamente, se ve que además de ciego es sordo porque jamás ha escuchado nada ni tampoco ha aprendido nada de Néstor ni de nadie, pero no lo hizo. No solamente no lo hizo, no lo quiere hacer. Quiere conservar su núcleo de inútiles que están ahí de prestado, ocupando las oficinas de la Casa Rosada y no han hecho nada. No hay conducción política en el Gabinete porque el jefe de Gabinete es un payaso". Al referirse al mandatario, deslizó: "El tipo está atrincherado en la Casa Rosada, como Redrado en el BCRA y él es un okupa, no tiene votos, no tiene legitimidad, no lo quiere nadie".

La gran coincidencia entre esa carta y los audios se relacionan con el desarrollo de la política económica llevada a cabo por el ministro de Hacienda Martin Guzmán, donde se lo cuestiona en particular por el ajuste fiscal que llevo a cabo en los primer semestre de este año. En la carta, CFK manifiesta que "confío, sinceramente, en el Presidente que con la misma fuerza y convicción que enfrentó la pandemia, no solamente va a relanzar su gobierno, sino que se va a sentar con su Ministro de Economía para mirar los números del presupuesto. El año pasado, con ocasión de presentarse el mismo, se estableció que el déficit fiscal iba a ser del 4,5% del PBI sin pandemia a partir de marzo del 2021 -situación que no se verificó como es de público y notorio-. Cada punto del PBI en la actualidad es alrededor de $420.000 millones. A agosto de este año, a cuatro meses de terminar el año y faltando apenas unos días para las elecciones, el déficit acumulado ejecutado en este año era del 2,1% del PBI. Faltan ejecutar, según la previsión presupuestaria, 2,4% del PBI… más del doble de lo ejecutado y restando sólo cuatro meses para terminar el año… con pandemia y delicadísima situación social"

Uno de los audios de Vallejos hace referencia a la situación fiscal. La legisladora criticó también la falta de asistencia y aseguró que hay un problema político en la conducción del oficialismo. "La gente se está cagando de hambre y se siguió cagando de hambre" Y esa misma línea, agregó: "Martin Guzman armo un presupuesto para este año donde se partía de la premisa de que en marzo se terminaba la pandemia, todos sabíamos que era una mentira". "Pero no sólo eso -amplió- cuando ocurrió lo obvio, que era que la pandemia no se terminó y hubo que endurecer las medidas de cuidado (...) no hubo medidas económicas que acompañen. La situación se fue agravando cada vez más. Y tenemos prácticamente equilibrio fiscal. ¡Equilibrio fiscal con 50% de pobreza, en medio de una pandemia. Entonces es obvio que la gente no iba a venir a aplaudirnos".

Desde los dos sectores enfrentados rescatan la tarea conciliadora del Jefe de Gabiente Sergio Massa, que se reunión ayer en el Congreso con el diputado Maximo Kirchner. De acuerdo a lo que pudo investigar iProfesional, Massa promueve una modificación de los ministerios y quiere evitar ser el futuro Jefe de Gabinete. Los equipos técnicos de Massa promueven la creación de dos llamados superministerios. El de Economía, Producción y Desarrollo para manejar todo lo referido al aspecto económico. El de Trabajo y Desarrollo Social para abordar la problemática del empleo y la transformación de los planes sociales en empleo genuino.

Tanto la carta como los audios muestran que dentro del FdT hay una pelea por el modelo económico que se quiere aplicar. Luego de la derrota de las PASO, el ministro Martín Guzmán fue señalado desde el kirchnerismo como uno de los culpables de la debacle. Los cuestionamientos al ministro fueron motorizados por el gobernador Axel Kicillof y gran parte de la camada de economistas que lo acompañan en la función pública desde el 2014 como la diputada Fernanda Vallejos y la secretaria de Comercio Paula Español.

El final de la carta de CFK vuelve a mostrar el dolor de la vicepresidenta por pereder las recientes PASO y expresa por qué pide los cambios en el Gabinete:  "Recuerdo que, cuando perdimos las elecciones legislativas en la Provincia de Buenos Aires del año 2009, con Néstor como candidato a Diputado Nacional -después de la 125 y de la crisis global del 2008-, quien Alberto considera con justicia el mejor presidente de la democracia, el día lunes siguiente a las elecciones no sólo renunció a la titularidad del Partido Justicialista, sino que yo como Presidenta de la Nación pedí la renuncia de quien fuera mi Jefe de Gabinete, entre otros. Y ¡ojo!… habíamos perdido en la Provincia de Buenos Aires pero habíamos ganado a nivel nacional. A Néstor Kirchner hay que recordarlo en versión completa y no editada", explica en la carta y agrega que "sin embargo ahora, al día siguiente de semejante catástrofe política, uno escuchaba a algunos funcionarios y parecía que en este país no había pasado nada, fingiendo normalidad y, sobre todo, atornillándose a los sillones. ¿En serio creen que no es necesario, después de semejante derrota, presentar públicamente las renuncias y que se sepa la actitud de los funcionarios y funcionarias de facilitarle al Presidente la reorganización de su gobierno?".

Por ahora el final de esta pelea está abierto. Todavia no se trata de una crisis institucional pero el peligro está a la vuelta de la esquina. Si los que iniciaron esta pelea no solucionan sus problemas nuevamente una alianza que Gobierna la Argentina se puede volver a romper.

Temas relacionados