Para Carrió, el cargo de Manzur es "una venganza" de Cristina: "Quiere que se lo lleve puesto la historia"

Para Carrió, el cargo de Manzur es "una venganza" de Cristina: "Quiere que se lo lleve puesto la historia"
La política pasó revista sobre los cambios en el gabinete de Alberto Fernández, a quien le cuestionó la vida privada. A quiénes elogió
Por iProfesional
21.09.2021 08.10hs Política

Elisa Carrió manifestó este lunes que la designación de Juan Manzur como nuevo jefe de Gabinete de la Nación fue "una venganza" de Cristina Kirchner. Según dijo la líder de la Coalición Cívica, la vicepresidenta pretende que al ex gobernador de Tucumán "se lo lleve puesto la Historia".

"Es un manejo de ira (de Cristina Kirchner). Manzur es un personaje del PJ tradicional que viene de la mano de (Eduardo) Duhalde pero sobre todo del ministro que sacaron, de Ginés González García, del riñón y de los negocios. Por eso tiene que explicar muchísimo. Es un hombre poderosísimo económicamente, cuando siempre fue funcionario del Estado. No puede explicar su patrimonio", apuntó Carrió.

Manzur fue ministro de Salud durante el primer gobierno de Cristina Kirchner. Pero desde aquella época hasta la actualidad existieron algunos cortocircuitos en la relación entre ambos. De hecho, causó poco menos que sorpresa la sugerencia pública que la vicepresidenta le hizo a Alberto Fernández en plena interna, durante la semana pasada, de sumar al gobernador tucumano como Jefe de Gabinete.

Manzur, el elegido de Cristina.
Manzur, el elegido de Cristina.

De hecho, Manzur había rechazado el ofrecimiento de sumarse al Gabinete, aunque posteriormente, a la luz de los hechos, revirtió su decisión.

En julio pasado, la vicepresidenta lo había cuestionado por no haber sido procesado, a diferencia de otros funcionarios K, por el Plan Qunita. Un poco más atrás en el tiempo, en 2018, Manzur consideró en una entrevista con Clarín que el de Cristina era un ciclo político que estaba "concluido".

Nuevos -y no tanto-, según Carrió

En una entrevista que concedió al canal Todo Noticias, Carrió también fue lapidaria con Aníbal Fernández, designado como flamante ministro de Seguridad en el marco de la renovación del gabinete que ensayó el Gobierno nacional, tras los resultados adversos cosechados en las PASO, que desembocaron en una interna cruenta en las más altas esferas del oficialismo.

"Él estaba desesperado. Es como si volviera el monstruo, pero ya desgastado, en un final triste. Él conoce todas las mafias, pero yo sostengo que es parte", disparó Carrió.

Para completar su análisis sin concesiones, bramó: "Con ese Gabinete, ese Jefe de Gabinete y ese ministro de Seguridad, ni el narcotráfico ni las drogas sintéticas se combaten en Argentina". No obstante, fue elogiosa con otros funcionarios que asumieron este lunes. Por caso, con Daniel Filmus, ahora ministro de Ciencia y Tecnología. Lo catologó "progresista" y dijo: "es una buena persona".

De Julián Domínguez, designado en Agricultura, Carrió recordó que "era el candidato del papa (Francisco", de Cáritas". Y también tuvo un extraño comentario elogioso sobre Jorge Taiana, quien había asumido anteriormente, en un recambio previo a las elecciones primarias.

Al ministro de Defensa lo comparó con Patricia Bullrich al recordar el pasado de ambos como Montoneros y apuntó que "es una persona educada y formada en el mundo".

Guzmán, uno de los cuestionados.
Guzmán, uno de los cuestionados.

Más críptica fue su postura sobre la continuidad de Martín Guzmán en el Ministerio de Economía. "Se queda y no sé qué concesión hace", advirtió.

"Tiene a su cargo la negociación con el Fondo, y si nos caemos del Fondo, nos caemos debajo de la Antártida", expresó sobre el titular de la cartera económica y su gestión.

La dirigente chaqueña sostuvo además que "ni Felipe Solá ni (Santiago) Cafiero pueden ser cancilleres". Sin embargo, le dejó tendida una pequeña dosis de aceptación a ese movimiento, porque "en esta transición de un mes, algo es algo".

La "vida privada" de Alberto Fernández

Carrió puso la lupa sobre la vida privada del Presidente. Su observación más llamativa fue la que apuntó a una supuesta merma en la lucidez de Alberto Fernández, por el modo y las formas en que afronta su "intimidad". Carrió transitó terrenos sumamente resbaladizos, siempre al borde del exabrupto.

"Está claro que ella (Cristina Kirchner) y La Cámporano manejan la ira. Alberto tampoco maneja la ira y tiene una cierta vida privada que no ayuda a que esté lúcido. Se duerme poco, se toma…", remarcó y se detuvo.

Pareció Carrió advertir el peso específico de esas palabras, porque de inmediato aclaró: "No estoy hablando de Alberto, pero lo que vi en otros gobiernos es que el estrés los sobrepasa. Y cuando eso pasa, a lo mejor es un whisky, insisto que no hablo de Alberto, o un Alplax. Y al otro día no tenés claridad mental para dirigir".

"Entramos en esa situación donde nada está estable. Para eso se necesita experiencia, preparación, conocimiento, templanza y el manejo de cualquier forma de la ira", aconsejó, en terrenos por demás pantanosos.

Política en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído