01.12.2021
DÓLAR
100.00 / 106.00 0.00%
BLUE
198.50 / 201.50 0.25%

JxC hace foco en el 34% que no votó en las PASO y apunta todo a la presidencia de Diputados

JxC hace foco en el 34% que no votó en las PASO y apunta todo a la presidencia de Diputados
El ausentismo fue el más bajo de la última década y es una de las claves para noviembre. La motivación de correr al oficialismo en la Cámara baja
Por Pablo Sieira
04.10.2021 17.45hs Política

Envalentonados por el triunfo en las PASO y el inicio de la campaña para las legislativas del 14 de noviembre, los dirigentes de Juntos por el Cambio empiezan a poner todos sus recursos en seducir a la vasta población que no fue a votar en el primer test electoral, mientras hace sonar los tambores en la Cámara de Diputados con un llamado a ir por el sillón de Sergio Massa.

La participación en las elecciones primarias del 12 de septiembre sobre el padrón nacional fue del 66%, la más baja desde 2010, es decir, desde que existe este mecanismo. En todo el territorio nacional sufragaron algo más de 23 millones de las 34.330.557 habilitadas para emitir su voto.

En comparación con las primarias de 2019, cuando la concurrencia fue del 76,4%, esta vez fueron a votar unas 2,5 millones de personas menos. El nivel de ausentismo fue también muy superior al de las PASO legislativas de 2017, cuando votó el 75,9%. En las de 2015 asistió el 74,9%; en 2013 el 75% y en el debut de 2011 el 79%.

Sin embargo, en todos esos casos, la cantidad de gente que fue a votar para las generales creció entre 1 y 5 puntos respecto de la participación en las primarias, lo que hace que tanto el oficialismo como la oposición miren con avidez a ese 34% del padrón que no votó en las últimas PASO.

"En realidad no importan los votos que fueron a (Javier) Milei o los que fueron a (José Luis) Espert, importan los de la gente que no fue a votar", señalaron a iProfesional fuentes que trabajan en la campaña de Juntos por el Cambio.

Juntos por el Cambio va por la presidencia de Diputados

De esta manera señalan que no les preocupa una fuga de votos "por derecha" hacia la corriente libertaria que representan Milei en la Ciudad y Espert en la Provincia, sino que apuestan a retener los votos cosechados con las varias listas que presentaron en las PASO y atraer a los que fueron indiferentes en las PASO.

El primer punto está en marcha. La campaña de Juntos por el Cambio tras las PASO bajo su intensidad a la espera del relanzamiento previsto para el 7 de octubre, según adelantaron a este medio fuentes del espacio.

Con esa fecha como punto de orientación, el candidato a diputado por la Provincia Diego Santilli ya mantiene reuniones con el equipo que acompañó al radical Facundo Manes. Se espera que el neurocientífico, que irá en el tercer lugar de la boleta, vuelva del exterior para la próxima semana a fin de iniciar la campaña conjunta.

Vidal hace lo propio en la Ciudad de Buenos Aires con Ricardo López Murphy, que irá en el cuarto lugar de la lista apadrinada por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Sus recorridas y visitas a estudios de televisión menguaron pero volverán a intensificarse a mediados de octubre, según señalaron en su entorno.

El otro punto, el de convencer a las personas que no fueron a votar en las PASO y mejorar los números obtenidos, es obviamente el más importante para los referentes de Juntos por el Cambio, que ven allí la posibilidad de hacerse con el control de la Cámara de Diputados.

Alcanzar convertirse en primera minoría, incluso con aliados -como podrían ser Milei y Espert- le permitiría a Juntos por el Cambio reclamar la presidenta de la Cámara baja, que constituye el tercer peldaño de la línea de sucesión del Presidente de la Nación. La idea es ponerle un "límite institucional al kirchnerismo", según dejan trascender en la Coalición Cívica de Elisa Carrió.

Desde afuera del Congreso y de la campaña, Carrió impulsa esa idea en tándem con la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, que empezó a sacar cuentas con sus "halcones" del interbloque con la esperanza de alcanzar ese objetivo. Y en las últimas horas se sumó a ese intento, para sorpresa de muchos, el sector de Rodríguez Larreta.

La encargada de ponerlo en palabras fue Vidal, durante una transmisión por la red social Twitch junto a su jefe político, donde sostuvo que "hay que lograr un bloque de 120 diputados" y afirmó: "Ahora la oportunidad es frenar el quórum en ambas cámaras y tener la presidencia de la Cámara de Diputados".

La actividad tuvo un doble uso: por un lado, es una de las formas de salir a buscar a quienes no fueron a votar, principalmente entre los electores más jóvenes, dado que el público promedio de Twitch oscila entre los 16 y los 34 años, según datos de la propia red social. Por otro lado, sirvió para enviar el mensaje de que también el sector más "moderado" puede plegarse al intento por controlar la Cámara baja.

De todos modos, en la coalición opositora hay también algunos más prudentes frente a esa posibilidad, principalmente en la UCR. Allí recuerdan que el único antecedente de una oposición ocupó la presidencia de Diputados fue en 2001, cuando el PJ ubicó allí a Eduardo Camaño en reemplazo del radical Rafael Pascual, mientras el gobierno de Fernando De la Rúa tambaleaba.

Además, plantean dudas sobre la posibilidad de quedar "pegados" a una especie de "cogobierno" con el Frente de Todos, y con la vicepresidenta Cristina Kirchner denunciando desde el Senado de la Nación un "golpe institucional".

Por esa razón, hay quienes desconfían de que Larreta termine finalmente formando parte de esa movida y especulan que podría tratarse de una táctica para captar a los votantes que simpatizan más con la "línea dura" de la oposición. "Todo se verá en diciembre", subrayan las fuentes consultadas.

En la coalición oficialista creen que su derrota en las PASO se debió, entre otros factores, al ausentismo

La mirada desde el oficialismo

El 34% del padrón que no fue a votar es también un objetivo clave para el Frente de Todos, mucho más necesitado de mejorar su rendimiento en las primarias ante la amenaza de perder no solo la primera minoría en Diputados, sino también la mayoría en el Senado.

En la coalición oficialista creen que su derrota en las PASO se debió, entre otros factores, al ausentismo, especialmente en los barrios populares. Evalúan que algunas de las personas que los votaron en 2019 en rechazo a la gestión de Mauricio Macri se abstuvieron en este turno, decepcionados con la ausencia de mejoras económicas en los dos años que lleva de gobierno Alberto Fernández.

Hacia allí apunta la renovada presencia territorial por parte de funcionarios nacionales como Juan Zabaleta y Gabriel Katopodis, encargados de Desarrollo Social y Obras Públicas, respectivamente, bajo la batuta del jefe de Gabinete, Juan Manzur, posicionado como coordinador de la campaña.

El Gobierno mira también a los sectores de clase media que en el mejor momento del kirchnerismo solían acompañarlos, pero que ahora mostraron desencanto o directamente rechazo a la oferta oficialista. Medidas como la suba del piso para el Impuesto a las Ganancias hasta los 175 mil pesos de sueldo bruto y el anuncio de la eliminación de retenciones a la exportación de servicios van en ese sentido.

Temas relacionados