iProfesional

Lobby| Cómo jugó el sonoro silencio de Carrió en el round Morales - Rodríguez Larreta por la deuda

Lilita hace un mes que no habla pero, su mutismo se interpreta como una forma de aceitar coincidencias internas para brindar respaldo en la negociación
Por Claudio Mardones
07/01/2022 - 11,40hs
Lobby| Cómo jugó el sonoro silencio de Carrió en el round Morales - Rodríguez Larreta por la deuda

En la primera semana del año, la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio tuvo su primera controversia interna. Fue a partir de la invitación del Gobierno para participar de una reunión con el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, para conocer los detalles de la renegociación de la deuda con el FMI. El primero en negarse fue el último en aceptar una reunión.

El alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta era el único de los cuatro mandatarios de JxC que no iba a asistir, en franca minoría ante la decisión del gobernador jujeño Gerardo Morales de impulsar a los otros dos mandatarios radicales a asistir. Lo hizo luego de una negociación con Fernández que finalmente fue aceptada por toda la Mesa Nacional. También con el impensado y silencioso apoyo de la fundadora de la Coalición Cívica, Elisa Carrió

"Lilita" no habla desde principios de diciembre, cuando habló del radicalismo en el acto por el vigésimo aniversario de la CC. Para ayudar a su amigo Mario Negri, jefe del bloque radical y por entonces del Interbloque de JxC, salió a pelearse con el sector que lidera el senador Martín Lousteau y aportó una pieza que desestabilizó al bloque radical y derivó en su fractura. Ahora son dos bloques que podrían unificarse en marzo, pero hay dudas. Desde ese día Carrió no habla en público. 

Gerardo Morales y Rodríguez Larreta, enfrentados por la deuda con el FMI
Gerardo Morales y Rodríguez Larreta, enfrentados por la deuda con el FMI

Un mes en silencio

Ya se cumplió un mes del silencio que se autoimpuso y su ausencia discursiva igualmente retumbó esta semana, especialmente en el giro que tuvo Rodríguez Larreta. Así como rechazó la primera invitación a la reunión (que finalmente se concretó sólo con los mandatarios y mandatarias del peronismo), el alcalde cedió ante la ofensiva de Morales, que asumió la presidencia del radicalismo hace menos de un mes y está concentrado en profundizar la disputa del liderazgo de JxC. 

En la alianza opositora deslizan que hubo algo por encima de la prédica de Morales y el volumen que le dió la adhersión del mendocino Rodolfo Suárez y del correntino Gerardo Morales. Los tres mandatarios aplicaron la decisión del partido de comenzar a diferenciarse del PRO sobre la forma de relacionarse con el Gobierno, especialmente respecto a la negociación del Fondo. Por encima de ese acuerdo también estuvo Carrió.

Siempre desde afuera de la UCR, pero gravitando en sus decisiones, como la aliada esquiva del partido que integró hasta 2001. Su silencio es llenado por las lecturas que surgen dentro de la alianza que integra, ahora sin ningun cargo. Aseguran que exdiputada oriunda del Chaco sabe "que con la deuda con el Fondo no se jode y por eso no habla". Ella sostiene que el único lugar donde se puede pactar un respaldo al Gobierno es en el marco del Congreso Nacional. 

Carrió  sabe
Carrió sabe "que con la deuda con el Fondo no se jode y por eso no habla"

Así lo hizo saber en septiembre de 2020, cuando supervisó la redacción del punto ocho de un documento de JxC. Se trata de una serie de acuerdos. El octavo dice que JxC "reafirma que el ámbito para acuerdos en materia institucional es el Congreso de la Nación. El Parlamento es el único ámbito adecuado ya que el principio republicano de división de poderes establece que es el Poder Ejecutivo quien tiene que recurrir al Congreso, y no a la inversa. Nuestros gobiernos provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tratarán con el gobierno nacional cuestiones de gestión que hacen a las políticas de sus respectivos distritos", marca el texto. 

El primer planteo de Morales pareció desconocer ese acuerdo porque no había planteado que fuera en el Congreso. Ahora sí lo hizo, al igual que Rodriguez Larreta. Sin embargo, el jujeño fue el más beneficiado antes de que Lilita guardara silencio. Cuando quiso respaldarlo a Negri le pegó al mayor adversario de Morales: "Sepan lo que eligen en la presidencia de los bloques. Yo no me fui de un partido (por la UCR) que tenía corruptos para venir a hablar con los hijos privilegiados de esos corruptos, que manejaron Medicina o la Franja (Morada) de Ciencias Económicas con la mayor corrupción que se conoce en la historia", disparó entonces para castigar al sector Evolución, liderado por Emiliano Yacobitti y el senador radical porteño Martín Lousteau.

Antes de cerrar un pacto de convivencia detrás de su presidencia en el partido, Morales dijo que ambos eran empleados de Rodriguez Larreta. Desde entonces hay dos cosas que unen al gobernador norteño con Lilita: la inquina que le tienen a Lousteau y la decisión de explorar coincidencias con el Gobierno en la negociación con el Fondo, sin dejar las críticas de lado, pero tampoco con reivindicaciones a favor de la gestión de Macri. La diferencia es que Morales cada vez habla más y la chaqueña está sumida en un silencio que, por ahora, parece resonar a favor del jujeño.