iProfesional

Trastienda de la reunión de Guzmán con JxC: tironeos, pactos discretos y un presidente en la cornisa

Los socios de la alianza opositora confirmaron la cita en el Congreso. Cautela del oficialismo ante una foto política con dudosos beneficios
Por Claudio Mardones
14/01/2022 - 17,40hs
Trastienda de la reunión de Guzmán con JxC: tironeos, pactos discretos y un presidente en la cornisa

Los pactos silenciosos que se sellaron la semana pasada entre el jefe de la UCR, Gerardo Morales, y el presidente Alberto Fernández fueron confirmados este miércoles, sin más ataduras que los costos y beneficios políticos de anunciarlo, cada uno a su manera. En Juntos por el Cambio aseguraron que el próximo martes sus principales dirigentes se reunirán con el ministro de Economía Martín Guzmán en el Congreso para conocer los detalles de la negociación que mantiene con el Fondo Monetario Internacional. Será la segunda cita luego de la exposición que ofreció en la primera semana del año, junto al Presidente, a los gobernadores del peronismo.

El encuentro cierra diez días de tironeos pero dejará dividendos compartidos: el Gobierno podrá contar con una foto de diálogo con la oposición en el inicio del tramo más caliente de la negociación con el Fondo, mientras JxC podrá diferenciarse, aunque fue la administración de Mauricio Macri la que contrajo un crédito de 44.000 millones de dólares con plazos y vencimientos que ahora le resultan impagables al país.

Morales: el jujeño levanta perfil nacional y su diálogo con Fernández permitió limar asperezas.
Morales: el jujeño levanta perfil nacional y su diálogo con Fernández permitió limar asperezas.

En el Palacio de Hacienda son cautelosos. Sostienen que es "muy probable" que la cita se concrete ese día, pero no entran en detalles. La palabra final la tendrá la Casa Rosada, pero tanto en el radicalismo como en el larretismo confirman que se realizará ese día. El lugar será, tal como lo reclamó la Mesa Nacional de JxC, en el Congreso y con la presencia de los jefes parlamentarios, además de los cuatro gobernadores opositores.

El martes próximo no es una fecha cualquiera para el Gobierno. Ese día el canciller Santiago Cafiero será recibido por su par norteamericano Anthony Blinken en Washington. Se trata de un encuentro donde el enviado de Fernández abordará uno de los puntos más delicados de la negociación con el Fondo: la resistencia de los representantes norteamericanos en el directorio del organismo para aceptar la oferta de pago argentina. Guzmán ya les dijo a los mandatarios provinciales que la negociación ahora depende de negociaciones geopolíticas. No mencionó a Estados Unidos, que posee el 16% del directorio que integran 189 países, pero dejó claro que los escollos principales pasan por la posición norteamericana.

Desandar ese camino será misión de Cafiero. Su interlocutor conduce el Departamento de Estado y es considerado una de las voces del gobierno estadounidense que avala el respaldo a la Argentina. Esa posición hasta ahora no ha dado frutos y tampoco es tan flexible: el próximo embajador en Buenos Aires, Marc Stanley, fue el primero en repetir el reclamo de conocer un plan sostenible. Aun así, contrasta con la perspectiva del Departamento del Tesoro, que conduce Janet Yellen, que hasta ahora no ha cambiado su posición, manifestada a través de su asesor David Lipton. El funcionario fue el representante norteamericano en el directorio del Fondo cuando hizo valer la acción de oro de su país para respaldar el crédito que le otorgaron a la gestión de Macri. Ahora es el encargado de asesorar a Yellen.

Misión: Cafiero buscará nuevamente apoyo de EE.UU. en el FMI, mientras Fernández se prepara para ir a Moscú y China.
Misión: Cafiero buscará nuevamente apoyo de EE.UU. en el FMI, mientras Fernández se acerca a Moscú y China.

Todos esos puntos fueron parte de las cinco conversaciones telefónicas que tuvo el Presidente con Morales, que también mantenía comunicaciones con el titular de la Cámara baja, Sergio Massa. El tigrense y el jefe del bloque de diputados del FdT buscaron mantener los puentes con Morales luego de la exposición que Guzmán hizo ante los caciques del peronismo: no aportó más detalles que los conocidos y aumentó la zozobra del avance de la negociación. Dejó la sensación de que el proceso está estancado y eso fue leido en el oficialismo como un error no forzado que aumentó dificultas para reunirse con la oposición. Otros funcionarios justifican el tironeo. Lo consideran una forma eficiente de contener una "ofensiva ilegítima" de JxC. Dicen que finalmente la cita se concretará cuando comience la fase diplomática de los sondeos con Washington para cerrar la negociación con el Fondo o extenderla, en una dinámica que inquieta al Gobierno, pero también en la oposición.

Los tiempos van más allá de lo que pueda suceder hasta marzo pero ese derrotero definirá el curso de las sospechas que se cocinan en el Gobierno y en la oposición. Así como Rodríguez Larreta aceptó la cita luego de blanquear sus dudas sobre el futuro de la negociación, en el radicalismo leen al Frente de Todos en dos partes: estiman que el Presidente transita una cornisa difícil porque si cierra el acuerdo deberá purgar parte del ajuste y sellará su futuro político. Al mismo tiempo, creen que el kirchnerismo no competirá en el turno que electoral que viene, pero que esa postergación de los tiempos no justifica el respaldo político para un acuerdo que ponga en duda su futuro político para los próximos ocho años.