Más artículos

La prueba de los lobos: descubrí todo lo que no sabés sobre vos

La prueba de los lobos: descubrí todo lo que no sabés sobre vos
La cantidad de lobos que puedas identificar en la imagen te revelará una gran cantidad de detalles acerca de tu personalidad, incluso cosas que no sabías
Por iProfesional
18.11.2020 15.44hs Recreo

La forma en que ve las cosas a su alrededor puede decir mucho sobre su personalidad. Por tanto, se puede argumentar que el enfoque desde el que miras nuestro mundo determina el tipo de persona que eres. Es decir, en lo que respecta a los aspectos profundamente ocultos de tu personalidad, tu "yo" interior.

Instrucciones:

Esto no es una prueba, por lo que no tenés que engañarte. Mirá la imagen durante unos segundos y contá cuántos lobos llegás a ver.

Luego compará esa cantidad con los resultados. Allí podrás encontrar la descripción de los rasgos inherentes a su personalidad

La prueba de los lobos
La prueba de los lobos

¿Cuántos lobos viste?

1 a 4 lobos

Sos una de las personas que miran la imagen del mundo como un todo. Ves todas las cosas de tu mundo en general de una manera inseparable.

Pero esto es bueno y malo al mismo tiempo. El hecho es que este enfoque provoca apresuramiento a la hora de tomar decisiones que no siempre son óptimas. A menudo se pierden detalles importantes o se los toman a la ligera.

Una respuesta rápida es una buena cualidad en el sentido de que produce resultados cuando otros comienzan a pensar en la tarea.

Es decir, terminás el dibujo final en tu cabeza incluso antes de que alguien agarre el lápiz.

Incluso si tenés habilidades tan increíbles, todavía no podés usarlas de manera eficiente; así que no dejes de trabajar en vos mismo. Podés y debés cambiar.

Utilizá esa cualidad positiva que tenés: reacción inmediata al tomar decisiones y tratá de desarrollar la atención al detalle y la perseverancia.

5 a 10 lobos

Sos una persona que no le da importancia a las cosas que no valen la pena, pero estás atento a lo verdaderamente importante y definitivo. Tu forma de tomar decisiones es bastante racional y razonable, lo que definitivamente es una gran ventaja.

Pero incluso si sos tan inteligente y racional, el trabajo suele ser frenético. Lo cual, a tu favor, no te impide alcanzar tus objetivos. La consistencia es lo que te falta. Y esto crea problemas. ¡Así que hay algo en lo que trabajar, "en tu enfoque del trabajo"!

Estás en constante movimiento. No te detengas ni un minuto. En sentido figurado, a veces corrés, a veces te arrastrás, pero en cualquier caso, no te detenés. Esto significa que siempre estás huyendo.

Por difícil que sea de aceptar, a veces te sentís muy confiado. Levantás el polvo y desatás la actividad más violenta, incluso cuando podés prescindir de ella perfectamente.

De acuerdo, no siempre tenés que preocuparte y correr a algún lado. De hecho, sos el tipo de persona que tiene dificultades para aceptar el fracaso, así que no te detengas ni un momento.

Repetite a vos mismo: "¡Alto!" Todo estará bien, no debés intentar saltar por encima de tu cabeza.

11 y más lobos

Redoble de tambores para perfeccionistas como vos. Sos muy exigente y atento. Notás cosas que escapan a los ojos de otras personas.

Al mismo tiempo, también sos muy responsable, porque no perdés nada de vista y no olvidás nada. Esta es también una de las razones por las que muchos están dispuestos a trabajar con vos como equipo y siempre escucharte. Saben que no los decepcionarás.

Pero tampoco estás exento de defectos. El hecho es que a menudo te encontrás en situaciones en las que no estás seguro de si vale la pena trabajar en algo o si la tarea está completa.

Después de todo, sabés con certeza que todo se puede hacer aún mejor, por lo que no sabés dónde detenerte. Por lo tanto, el resultado final casi nunca trae verdadera alegría y satisfacción.

"¡No está mal, pero podría haber sido incluso mejor!" - estas son tus palabras favoritas. ¿Qué hacer al respecto? Para empezar, aprendé a relajarte. El yoga y la meditación son particularmente útiles. Después de todo, estás constantemente analizando, pensando, preocupándote.

Aprendé a apagar tu cerebro. Calma y paciencia. ¡Relajate!