NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Plataformas informáticas

El impacto de la tecnología en el mundo jurídico

El impacto de la tecnología en el mundo jurídico
La digitalización de la justicia es fundamental para que la gestión de los casos pase de carpetas azules y verdes a un sistema que analiza la información
Por José Domínguez, CTO de Thomson Reuters.
10.08.2018 16.19hs Tecnología

Definitivamente el 2018 es el año de la revolución tecnológica para las abogados. Gracias a los nuevos desarrollos y herramientas digitales a los cuales acceden hoy pueden optimizar su trabajo radicalmente; lo que les permite abocarse exclusivamente a tareas que agreguen valor a sus funciones y dejar que las máquinas y el software hagan el trabajo operativo propio de la actividad. Por lo tanto, lejos de ser un enemigo, la tecnología viene a reivindicar sus profesiones y a recuperar el valor de ejercerla en su máxima expresión.

Si bien en la actualidad aún hay estudios jurídicos que se manejan como hace 50 años, todos sabemos que los abogados no estudiaron tantos años para hacer trámites burocráticos que le demandan el 90% de su tiempo.

Según una encuesta de Price Waterhouse, 8 de cada 10 abogados saben que deben iniciar el camino hacia la digitalización, pero sólo el 23% de ellos lo está haciendo realmente. Nos preguntamos por qué. La respuesta es sencilla, hay una brecha entre el deseo y la realidad. Algunos se resisten a los cambios, aunque reconocen sus beneficios. No obstante, el avance que hubo en Argentina en los últimos años fue grande y promete ser más alentador.

Una decisión muy valorada, sin duda. En lo que respecta al sistema judicial, hace ya algunos años, comenzó una actualización electrónica que le permite a los abogados, por ejemplo, acceder a los expedientes sin moverse de su escritorio.

La digitalización de la justicia también es fundamental para que la gestión de los casos pase de carpetas azules y verdes a un sistema que analiza la información de manera integral y gestiona los trámites y avances de los expedientes de manera rápida, eficiente y dinámica. La agilización se resuelve con mecanismos que son posibles luego de la implementación de un cambio tecnológico, y por consecuencia, de mentalidad; o en el orden inverso.

A esto se suma, el Programa de Justicia 2020 está trabajando en la optimización de tecnologías, la automatización y la digitalización completa de la justicia en todo el territorio argentino. Hay un compromiso muy fuerte por parte del Estado de modernización y reducción de trámites presenciales, como el caso de la provincia de Buenos Aires, que implementó la mesa de entrada y notificaciones electrónicas, por citar un ejemplo. Incluso, hoy, en la mayoría de los juzgados, se puede consultar vía internet el estado de cada expediente.

A su vez el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación creó la Dirección Nacional de Modernización Judicial con el objetivo de actualizar los servicios de justicia y contribuir en su actualización.

En este contexto, desde Thomson Reuters hemos percibido una enorme necesidad de acompañar a los profesionales y a los departamentos legales de las empresas a transitar el camino hacia la digitalización.

Lanzamos Legal One, una plataforma basada en la nube (Microsoft Azure) que integra todos los elementos del proceso jurídico, desde la administración y finanzas, el seguimiento de expedientes, el vínculo con los clientes hasta la creación de indicadores y métricas para la toma de decisiones, de forma segura y confiable, con acceso remoto desde cualquier dispositivo móvil y una gran flexibilidad al momento de escalar la estructura del negocio.

Esta innovadora plataforma, proporciona a través de una gestión centralizada una experiencia personalizada a través de todo el proceso de la práctica jurídica. Además, permite realizar búsquedas rápidas, asociativas e intuitivas sobre temas generales o específicos, lo que permite reducir el tiempo que antes los profesionales dedicaban a recopilar información en la legislación nacional y provincial, jurisprudencia, doctrina, comentarios autorales o antecedentes parlamentarios. Cuenta con el contenido de los sellos editoriales de La Ley y Abeledo Perrot.

A partir de la creación de este tipo de herramientas, los CTO tenemos mucho para aportar a este segmento de la cadena productiva. Ya no nos dedicamos solo al desarrollo de tecnología sino también a la implementación de transformaciones digitales. Una doble jugada que nos podría transformar en “CTTO”, Chief Technology & “Transformation” Officers, a la vanguardia de esta nueva era.

Desde este lugar, tenemos mucho para ofrecerle a los abogados, quienes necesitan transformar sus dinámicas y procesos tradicionales y optimizar sus servicios haciendo uso de las nuevas tecnologías.

La automatización de tareas, la interconectividad, la facilidad de uso, la disponibilidad 24/7, el acceso remoto a información, en cualquier momento y desde cualquier lugar, la rapidez y simplicidad de implementación y la seguridad de la información que brindan estas soluciones tecnológicas representan también beneficios económicos. Quien se sume más tarde a esta revolución digital tendrá muchas menos ventajas competitivas.

Cuando hacemos referencia a la necesidad de incorporar nuevas tecnologías a la hora de hacer negocios es fundamental comprender cómo piensan, qué quieren y a qué aspiran los jóvenes profesionales que ya son los protagonistas del mercado laboral. Los jóvenes que hoy tienen entre 20 y 35 años, y representan el 20% de la población mundial, tienen estilos, valores, expectativas y una forma de vivir la vida —trabajo incluido—, muy diferente a las otras generaciones. De acuerdo a un estudio realizado por la consultora española Hudson, especializada en la gestión de talento, los millennials exigen mejor formación técnica y mayores habilidades vinculadas a lo tecnológico, mayor perspectiva global y experiencia internacional, más especialización y más sentido comercial.

En este contexto, la adaptación a las nuevas tecnologías, la flexibilidad laboral, el trabajo colaborativo, la movilidad, son valores que requieren una adaptación de los modelos laborales actuales, para lograr la convivencia con los nuevos profesionales. Es así que se hace aún más necesaria la inversión en este tipo de soluciones de trabajo.

En la actualidad de los 102.000 estudiantes universitarios que se recibieron el último año en la Argentina, 34.000 salieron de las carreras de Derecho y Ciencias Económicas. Es decir, uno de cada tres egresados elige esas carreras tradicionales.

Es un hecho que el mundo digital está en nuestras manos. Solo depende de nosotros hacer uso de la tecnología para darle la bienvenida a una real transformación.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas