Más artículos

Tinder aéreo: ¿se podrá elegir al compañero de ruta?

Tinder aéreo: ¿se podrá elegir al compañero de ruta?
¿Podría el sistema de vuelos tener una forma de elegir a los compañeros de asiento? ¿Por qué todavía las aerolíneas asignan asientos aleatoriamente?
Por Kevin Kraus, miembro del equipo de expansión regional de Almundo.
16.11.2018 10.11hs Tecnología

Subí al avión. Mi vuelo iba desde Split, en Croacia, a Moscú, en Rusia. Me tocó el asiento del medio. Junto a mí, dos hombres rusos. Uno rondaba los 40 años, era alto, macizo; el otro era un señor mayor de alrededor de 60, al parecer un poco huraño. Como la lengua no nos permitía una interacción fluida, decidí echarme a dormir un poco.

Cuando desperté, vi que mis acompañantes ocasionales tenían envoltorios de unos sandwiches que habían repartido mientras yo descansaba. Vi que se miraban con un aire de cierta complicidad: es que uno tenía dos envoltorios. El de él y, evidentemente, el mío.

¿Podría el sistema de vuelos tener una forma de elegir a los compañeros de asiento? En todo caso, ¿por qué todavía las aerolíneas asignan asientos aleatoriamente? 

Imagino esto. Que al momento del check-in, uno pueda completar una ficha con tus gustos. Por ejemplo: si te gusta tecnología, o te dedicás a la agricultura, o te fascina la astrología. Y que también uno pueda agregar los idiomas que habla. O si estás dispuesto o no a hablar con extraños. Algo así como un Tinder aéreo, no para encontrar pareja sino para elegirse mutuamente con el compañero o la compañera que se sentará al lado nuestro por horas.

Cada vez más gente se está animando a viajar sola por el mundo, a interactuar sin restricciones, a compartir y a aprender sobre culturas distintas. Muchas industrias dicen estar orientadas a maximizar la experiencia. La manera de volar, sin embargo, todavía tiene oportunidades por explorar.

Al viajar buscamos algo nuevo, una experiencia intrigante e impredecible, encontrarnos con otros. Si pudiéramos asegurarnos de antemano que será posible comunicarnos con quien tengamos al lado, esos aprendizajes, esos cuentos fantásticos narrados por extraños -de los que quizá con el correr de los años no conservemos ni el nombre de pila, pero sí sus historias- podrían ser más frecuentes. ¿Acaso viajar de alguna forma no es eso, recordar las historias, olvidar los nombres?

Voto por un nuevo sistema de vuelos más parecido al Tinder, con gente que pueda elegirse mutuamente antes de verse la caras. Tanto Malaysia Airlines como KLM impulsan iniciativas similares bajo el concepto de “Meet & seat” y "social seating" para vuelos en Europa, Asia y Estados Unidos.

El foco de estas iniciativas está en compartir redes sociales con tus compañeros de vuelo al hacer web check-in . ¿Se imaginan esto para sus vuelos pronto también en América Latina? Tenemos mucho por explorar en relación a la manera en que volamos.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas