Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

El espionaje saudita a Bezos llegó a las Naciones Unidas

El espionaje saudita a Bezos llegó a las Naciones Unidas
Se analiza la posible implicación del príncipe heredero del país árabe en la vigilancia electrónica del dueño de Amazon y The Washington Post
23.01.2020 11.21hs Tecnología

Preocupados por las denuncias de que el príncipe heredero de Arabia Saudita habría intervenido la cuenta de WhastApp del presidente de Amazon, Jeff Bezos, dos relatores de derechos humanos de las Naciones Unidos llamaron a Estados Unidos y otras autoridades relevantes a indagar en forma inmediatame ese hackeo, al igual que el realizado contra otros individuos desde la casa real saudita.

El espionaje de los mensajes personales de las personas contraviene los estándares internacionales de derechos humanos, enfatizaron el miércoles dos expertos en la materia ante las informaciones que indican que el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, habría espiado la cuenta de WhatsApp de Bezos, también propietario del periódico The Washington Post en mayo de 2018. Salman y Bezos aparecen en la fotografía superior.

Los relatores especiales de la ONU en ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard, y en el derecho a la libre expresión y opinión, David Kaye, expresaron gran preocupación por las denuncias de la instalación de software en el teléfono del empresario para vigilar sus mensajes cuando el periodista saudita Jamal Khashoggi era un prominente columnista del Washington Post. En octubre del mismo año, Khashoggi fue asesinado en la embajada de Arabia Saudita en la ciudad turca de Estambul.

"La información que hemos recibido sugiere la posible implicación del príncipe heredero en la vigilancia electrónica de Bezos con la intención de influir, si no silenciar, los reportes del Washington Post sobre Arabia Saudita", dijeron los expertos en un comunicado conjunto en el que explicaron que estas denuncias se suman a otras de jaqueo de opositores y de personas nacionales o extranjeras que suponen una importancia estratégica para las autoridades sauditas.

Callamard y Kaye consideraron que estas acusaciones son relevantes en la evaluación que se realiza actualmente sobre el involucramiento del príncipe en el asesinato del periodista del Washington Post.

El hackeo a Bezos y a otras personas requiere una investigación inmediata por parte de Estados Unidos y de otras autoridades relevantes, y debe incluir pesquisas sobre el involucramiento personal y directo que ha tenido el príncipe heredero durante años en la intimidación de opositores, afirmaron los expertos, quienes tuvieron acceso al análisis forense del teléfono móvil de Bezos. Esta información reporta que el celular fue intervenido en mayo de 2018 con un archivo de video enviado desde la cuenta de WhatsApp del príncipe.

Los relatores indicaron que mientras que las autoridades sauditas investigaban presuntamente el asesinato de Khashoggi y procesaban a los responsables, también realizaban en Internet una campaña masiva clandestina contra Bezos y Amazon, por ser el dueño del Washington Post.

"Las circunstancias y el momento del hackeo y espionaje a Bezos refuerzan la necesidad de que Estados Unidos y otras autoridades relevantes sigan investigando las alegaciones de que el príncipe heredero ordenó, incitó o por lo menos estaba al tanto del plan de asesinar a Khashoggi en Estambul y no hizo nada para evitarlo", puntualizaron.

Del mismo modo, los expertos destacaron que, de ser verdad, este caso de espionaje mediante software desarrollado y comercializado por una compañía privada y transferido a un gobierno sin control judicial de su uso es un ejemplo concreto del peligro de la venta irrestricta de ese tipo de tecnología.

"La vigilancia con instrumentos digitales debe estar sujeta al control más riguroso de autoridades judiciales y regulaciones nacionales e internacionales de control de exportaciones para que no sea fácil su abuso y así proteger a los individuos. Esto resalta la necesidad urgente de una moratoria a la venta y transferencia mundiales de tecnología privada de espionaje", concluyeron Callamard y Kaye.

Los relatores especiales forman parte de lo que se conoce como los procedimientos especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los procedimientos especiales, el mayor órgano de expertos independientes del sistema de derechos humanos de la ONU, es el nombre general de los mecanismos independientes de determinación de hechos y vigilancia del Consejo de Derechos Humanos que se ocupan de situaciones de países concretos o de cuestiones temáticas en todas las partes del mundo.

Los expertos de los procedimientos especiales trabajan de forma voluntaria; no son personal de la ONU y no reciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y prestan servicios a título individual.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Te puede interesar