¿Un nuevo crash al estilo "puntocom"? El mercado agranda su propio riesgo

¿Un nuevo crash al estilo "puntocom"? El mercado agranda su propio riesgo
A medida que avanza el tiempo emergen las dudas sobre si el gran rally que ha desarrollado el S&P 500 es sostenible tras haber superado los 4.000 puntos
Por iProfesional
10.04.2021 11.54hs Tecnología

A medida que avanza el tiempo emergen los interrogantes sobre si el gran rally que ha desarrollado el S&P 500 es sostenible tras haber superado la inimaginable cota de los 4.000 puntos, nuevo récord en el índice de Wall Street.

Hace unos meses era impensable que el selectivo de referencia del mercado estadounidense se recuperase con tal celeridad de las consecuencias por la crisis del Covid-19. Pero la dinámica de precios se ha tornado en realidad y de ahí a que algunas voces empiecen ya a poner la sombra de la duda sobre el sobrecalentamiento excesivo de las bolsa y de la economía.

Algunos, incluso, van más allá al señalar que las acciones se están moviendo al alza con poco sentido de racionalidad, lo que podría evocar a la burbuja de las puntocom del año 1999. Así lo ve, sin ir más lejos Tobias Lekovich, estratega jefe de Citi que, en una última nota, ha alertado a sus clientes sobre esta posibilidad.

Furor y temor por la explosión de las tecnológicas.
Furor y temor por la explosión de las tecnológicas.

Cuando estalló la burbuja de los valores de Internet, se perdió casi el 80% del capital cotizado en tan solo 7 meses. A este respecto, Citi concretó que la capitalización de mercado actual del S&P 500 está por encima de los picos de finales de 1999. Unas cifras con las que habría que tener una extrema prudencia.

"Hay una perspectiva en el mercado actual de lo que se observó en 1999 que se observa con la presión para que los gestores de fondos participen en el aumento de los precios de las acciones, incluso si también se reconoce que podría el rally pudiera terminal mal", indica el experto.

Las acciones se encontrarían en niveles tan caros que recordarían a las valoraciones que se observaron justo antes del estallido de la crisis a inicios del nuevo milenio. La capitalización de mercado del S&P 500 es actualmente un poco más de tres veces la cifra de ingresos anuales de las compañías que cotizan dentro del índice, según datos de Citi.

La capitalización de mercado del S&P 500 es un poco más de tres veces la cifra de ingresos anuales de las compañías que cotizan dentro del índice.
La capitalización de mercado S&P 500 es más de tres veces los ingresos de las compañías que cotizan dentro del índice.

Eso supone incluso números más altos que los observados hace más de 20 años (2 veces el volumen de ventas) que fue la cota más alta nunca vista entre 1990 y 2020, antes de que la Reserva Federal bajara drásticamente los tipos de interés, lo que aumentó el atractivo por la renta variable. Con todo, a medida que tanto los valores cotizados en la bolsa como los tipos de interés se han disparado este año, aumentan las preocupaciones sobre las valoraciones de las acciones. "Estamos en un punto bastante peligroso si se decide un mal punto de entrada", destacan los analistas de RBC Capital.

Sin embargo, el sentimiento de los inversores sigue siendo lo suficientemente entusiasta como para poner nerviosos a los estrategas de Citi. El modelo de pánico-euforia de la entidad, que se basa en distintas métricas, todavía se encuentra en su punto más alto en el gráfico, que se remonta a 1987. Cuanto más eufórico esté el mercado, más bajos probablemente serán los rendimientos en el futuro. En este sentido, la lectura actual sugiere una rentabilidad negativa del S&P 500 para 2021.

"Las acciones están entrando en un territorio de burbujas", asevera Levkovich. "Las lecturas eufóricas implican preocupación si la historia sirve como referencia", ahonda el experto dando a entender que el entorno actual invita, como mínimo, a tomar una posición de mayor cautela con las inversores acometidas. Así, en la actualidad, las acciones están rondando máximos históricos en medio del entusiasmo por el informe del mercado laboral estadounidense y del programa de infraestructuras de Joe Biden de 1,9 billones de dólares. El S&P alcanzó máximos históricos. Una situación que no sería la más cómoda para el largo plazo.

"La ruptura del rango de cotización esperado conlleva señales abrumadoras e incómodas. El sentimiento está en un territorio muy preocupante al igual que la valoración, sin embargo, los flujos de capitales continúan impulsando los índices al alza… El enorme estímulo fiscal y el apoyo de los bancos centrales han creado la sensación de que no hay necesidad de ser reacios al riesgo", profundiza el experto de Citi.

"En nuestra opinión, hay un exceso de optimismo por parte de la comunidad de inversores y eso se puede pagar caro", resaltan los analistas de Jefferies en una reciente nota que invita a la prudencia. Una recomendación en la que también se asienta Lekovich: "se está siendo demasiado positivo y la comunidad inversora no muestra ninguna preocupación por los aumentos de impuestos plausibles propuestos por la administración Biden." De hecho, analiza que todos los desarrollos se perciben como noticias positivas. "Sin embargo, estas opiniones unilaterales no suelen ser un buen punto de partida", sentencia.

Mientras, los estrategas de Credit Suisse concretan que la correlación histórica entre el PIB y el crecimiento de los ingresos sugiere que las estimaciones de ventas del S&P 500 siguen siendo demasiado bajas, y eso también debería elevar las previsiones de beneficios.

Tecnología en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído