Jeff Bezos viajó por el espacio durante 11 minutos. ¿Arriesgó su vida?

Jeff Bezos viajó por el espacio durante 11 minutos. ¿Arriesgó su vida?
Las altas velocidades y las grandes altitudes conllevan riesgos inherentes, e incluso los pequeños errores pueden tener grandes consecuencias
Por iProfesional
20.07.2021 10.37hs Tecnología

El fundador de Amazon y Blue Origin, Jeff Bezos, realizó con éxito su primer vuelo al espacio en su propio cohete New Shepard, un momento clave para una industria incipiente que busca hacer que la frontera final sea accesible para los turistas de élite.

Blue Origin realizó su primera misión tripulada, un trayecto que duró 10,18 minutos exactos desde el oeste de Texas hasta más allá de la línea Karman y viceversa, para coincidir con el 52 aniversario de la llegada a la Luna.

Junto a Bezos -el hombre más rico del mundo- estuvo su hermano Mark -quien dirige la fundación-, la aviadora Wally Funk, quien a sus 82 años será la astronauta más vieja de la historia, y el holandés Oliver Daemen, de 18 años, quien se convertirá en el más joven en realizar una travesía semejante.

Jeff Bezos viajó por el espacio durante 11 minutos. ¿Arriesgó su vida?

¿Cuán arriesgada fue su decisión? Los viajes espaciales están cargados de peligros.

Aunque los riesgos no son necesariamente astronómicos para la excursión de Bezos al cosmos, ya que su compañía espacial Blue Origin ha pasado la mayor parte de la última década ejecutando el cohete suborbital New Shepard en el que viajará a través de una serie de vuelos de prueba exitosos.

Aún así, lo que harán Bezos, su hermano Mark, una piloto de 82 años y el ganador de una subasta en línea -tomar el primer vuelo con tripulación de New Shepard, un sistema autónomo de cohetes y naves espaciales suborbitales diseñado para llevar a los titulares de boletos en breves viajes al espacio-- no está exento de riesgos. En el siguiente video podés ver la transmisión en vivo:

Cómo fue el vuelo

Cuando la mayoría de la gente habla de un vuelo espacial, piensa en un astronauta dando vueltas alrededor de la Tierra, flotando en el espacio, durante al menos unos días. Eso no es lo que hicieron los hermanos Bezos y sus compañeros de viaje.

Subieron y bajaron enseguida, y lo harán en menos tiempo (unos 11 minutos) del que le toma a la mayoría de la gente llegar al trabajo. Los vuelos suborbitales difieren mucho de los vuelos orbitales del tipo en el que la mayoría de nosotros pensamos en los vuelos espaciales.

Los vuelos New Shepard de Blue Origin serán breves viajes de ida y vuelta, aunque recorrerán más de 100 kilómetros por encima de la Tierra, lo que se considera como el borde del espacio exterior.

Los cohetes orbitales necesitan acumular suficiente potencia para alcanzar al menos 27.000 kms por hora, o lo que se conoce como velocidad orbital, esencialmente dando a una nave espacial la energía suficiente para continuar girando alrededor de la Tierra en lugar de ser arrastrada inmediatamente hacia abajo por la gravedad.

Los vuelos suborbitales requieren mucha menos potencia y velocidad. Eso significa que se requiere menos tiempo para que el cohete se queme, temperaturas más bajas quemando el exterior de la nave espacial, menos fuerza y compresión que rasga la nave espacial y, en general, menos oportunidades de que algo salga muy mal.

Los viajes suborbitales de New Shepard alcanzan aproximadamente tres veces la velocidad del sonido, aproximadamente 3.700 kms por hora, y vuelan directamente hacia arriba hasta que el cohete gasta la mayor parte de su combustible.

La cápsula de la tripulación se separará del cohete en la parte inicial de la trayectoria y continuará brevemente hacia arriba antes de que la cápsula casi se cierne en la primera parte de su trayectoria de vuelo, lo que dará a los pasajeros unos minutos de ingravidez.

Funciona como una versión extendida de la ingravidez que experimentas cuando alcanzas la cima de una montaña rusa, justo antes de que la gravedad traiga tu carro, o, en el caso de Bezos, tu cápsula espacial, gritando hacia el suelo. La cápsula New Shepard luego despliega una gran columna de paracaídas para ralentizar su descenso a menos de 30 kms por hora antes de tocar el suelo.

El cohete, que vuela por separado, vuelve a encender sus motores y usa sus computadoras a bordo para ejecutar un aterrizaje puntual y vertical. El aterrizaje de refuerzo se parece a lo que hace SpaceX con sus cohetes Falcon 9, aunque esos cohetes son mucho más poderosos que New Shepard y, sí, más propensos a explotar al impactar.

¿Cuán grandes son los riesgos?

La cápsula New Shepard de Blue Origin, que es completamente autónoma y no requiere piloto, nunca ha tenido un accidente explosivo en 15 vuelos de prueba. Y la naturaleza del vuelo de Bezos significa que conlleva algunos riesgos inherentemente menores que los intentos de viajes espaciales más ambiciosos. Pero eso tampoco significa que el riesgo sea cero.

Debido a que los vuelos suborbitales no requieren tanta velocidad o el intenso proceso de intentar volver a entrar en la atmósfera de la Tierra a velocidades increíbles, se consideran mucho menos riesgosos que los vuelos orbitales.

Con una reentrada orbital, las temperaturas externas de una nave espacial pueden alcanzar hasta 2.000 grados Celsius, y los astronautas pueden experimentar 4,5 Gs de fuerza que también se colocan sobre la nave espacial, todo mientras la atmósfera cada vez más espesa envuelve la cápsula.

Las altas velocidades y las grandes altitudes conllevan riesgos inherentes, e incluso los pequeños errores pueden tener grandes consecuencias. Por lo general, en la atmósfera de la Tierra no se considera capaz de sobrevivir durante un período de tiempo significativo por encima de las altitudes de 15.000 metros sin un traje espacial, y Bezos viajará hasta 106.000 metros.

Pero la cápsula en la que viaja estará presurizada, por lo que no necesita un traje especial para mantenerlo a salvo, y tendrá acceso a una máscara de oxígeno si la cabina pierde presión.

La nave espacial también está equipada con un sistema de aborto diseñado para arrojar la cápsula New Shepard y los pasajeros lejos del cohete en caso de emergencia. También hay funciones de seguridad de respaldo para ayudar a que la cápsula aterrice suavemente incluso si un par de sus paracaídas no se despliegan.

Pero aún así, no hay manera de garantizar absolutamente la seguridad en caso de que New Shepard no funcione correctamente. Aunque los vuelos suborbitales son menos riesgosos que las misiones orbitales, aún pueden ser mortales.

Uno de los aviones espaciales suborbitales de Virgin Galactic, por ejemplo, se rompió en 2014 cuando uno de los copilotos del vehículo desplegó prematuramente el sistema de desvanecimiento diseñado para mantener estable la nave mientras realizaba su descenso. La resistencia adicional del avión lo hizo pedazos, matando a uno de los pilotos.

El competidor de Blue Origin, Virgin Galactic, ha tenido cuatro vuelos de prueba exitosos, incluido el que lanzó a Branson al espacio, de una versión renovada de su avión espacial SpaceShipTwo. Blue Origin no ha tenido accidentes trágicos similares durante su fase de prueba, aunque --como dice un viejo adagio de la industria-- el espacio es duro. Pero, ha indicado Bezos, el riesgo vale la pena.

Temas relacionados