LEÉ AHORA El plan de Facebook y Mercado Libre para crear el Banco Central de Internet y la máquina de hacer dólares digitales Más información
Más artículos

Se agrava la caída del consumo de vinos blancos en la Argentina

Se agrava la caída del consumo de vinos blancos en la Argentina
En el país en el que reina el Malbec, los vinos blancos pierden participación. En menos de diez años se dejaron de consumir 60 millones de litros
27.03.2019 17.21hs Vinos & Bodegas

¡Seguinos en Instagram

En un país como la Argentina, en el que el Malbec reina y también gobierna, los vinos blancos no paran de ceder terreno.

Esta es la conclusión a la que llegó el Observatorio Vitivinícola Argentino, que publicó un informe en el que evalúa la performance de esta categoría.

"La vitivinicultura de nuestro país se ha concentrado en los vinos de color y los blancos año tras año van reduciendo su porción en la torta. De modo que en los últimos diez años, el vino blanco ha perdido participación", señala el reporte.

Y esto se nota en la superficie que pasaron a ocupar las variedades: de un 25% que ocupaba en 2009 pasó a concentrar el 21% en 2018, con unas 47.170 hectáreas.

"La tendencia es a la baja constante, ya que todos los años se ve una leve reducción de hectáreas", completa el Observatorio.

Con una participación del 22% sobre la superficie cultivada con uvas blancas, la variedad Pedro Giménez es la que tiene mayor preponderancia. Se trata de una uva que, en general, se utiliza en vinos de bajo precio, que son los que más se están viendo castigados por la caída de las ventas, en de la mano de una compleja coyuntura económica.

Le siguen en importancia de superficie el Torrontés Riojano (17%), cuyas exportaciones no levantan, y el Chardonnay (13%).

Consumo en baja

Según el Observatorio, en el mercado interno, las preferencias hacia el consumo de vino blanco también caen.

 

Los despachos en 2018 mostraron una caída del 11% con relación al año anterior, con un total de 2 millones de hectolitros. De acuerdo con el reporte, el pico máximo en la década se produjo en 2010 cuando se despacharon 2,6 millones de hectolitros para el consumo interno.

Es decir que en apenas ocho años se dejaron de consumir unos 600.000 hectolitros, que equivalen nada menos que a 60 millones de litros.

A partir de estas cifras, los vinos blancos representaron en 2018 el 25% del total de los vinos despachados al mercado interno. Y, de ese total, el 51% fueron vinos de bajo precio, envasados en tetrapak.

A contramano de esta tendencia, en la Argentina se están posicionando los vinos blancos de alta gama, especialmente los blends, que se ubican en la punta de pirámide a nivel precio. Y si bien se trata de ejemplares que ayudan a seguir construyendo la imagen del vino argentino en el mundo, la realidad es que se trata de ejemplares que no mueven el amperímetro en términos de volúmenes.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas