Más artículos
Internaron a Lázaro Baéz en el Hospital de Clínicas por problemas en el corazón

Internaron a Lázaro Baéz en el Hospital de Clínicas por problemas en el corazón

Internaron a Lázaro Baéz en el Hospital de Clínicas por problemas en el corazón
El empresario kirchnerista fue hospitalizado y quedó en observación por en el Hospital de Clínicas por una arritmia cardíaca. Está preso por corrupción
Por iProfesional
05.12.2019 10.23hs Actualidad

El empresario Lázaro Báez, detenido en el penal de Ezeiza en el marco de la causa por direccionamiento de la obra pública de Santa Cruz, fue internado de urgencia en las últimas horas como consecuencia de sufrir una arritmia coronaria.

Báez fue internado la unidad coronaria del Hospital de Clínicas de la Ciudad de Buenos Aires, por orden del Cuerpo Médico Forense y, según trascendió, y se evalúa la posibilidad de colocarle un marcapasos.

La defensa del empresario había presentado el miércoles un escrito en la justicia federal de Lomas de Zamora en el que informó sobre un episodio cardíaco que había sufrido en la cárcel.

El juez federal Federico Villena le pidió al Cuerpo Médico Forense que mande un cardiólogo pero informó que no tenía uno a disposición.

El magistrado hizo el mismo pedido al Hospital de Clínicas que envió un cardiólogo de guardia que revisó a Báez y concluyó que había tenido un episodio cardíaco la noche anterior pero no ameritaba una internación urgente pero sí la realización de estudios médicos.

 

Por eso, este jueves el empresario fue trasladado desde la cárcel de Ezeiza al Hospital de Clínicas.

Los controles comenzaron por la mañana y pueden extenderse de 24 a 72 horas según los resultados de cada uno de ellos. Hasta ahora no se registraron complicaciones.

Báez ya había estado internado en la clínica privada Los Arcos en abril de 2017 cuando sufrió una arritmia en la cárcel. Desde entonces toma medicación.

El empresario está detenido desde el 6 de abril de 2016. Declaró por primera vez el pasado miércoles 20/11 en el juicio en el que es investigado por el lavado de más de u$s60 millones.

El empresario dijo que fue "víctima de los servicios (de Inteligencia) para acusar a Cristina Kirchner".

"En un control oftalmológico, se me acerca una mujer, la doctora Balbin, acompañada por dos personas de traje. Dijo que venía en nombre de Macri y Majdalani", arrancó el relato.

 Y continuó: "Me dijo que si yo colaboraba, mis hijos no tendrían problemas. Tenía que decir que era el testaferro de la familia Kirchner".