Distrito Joven: ¿cuál es el plan para mejorar la relación de la Ciudad con el río?

Se espera que para 2020 se puedan comenzar las obras para crear una zona de recreación diurna y nocturna en lo que hoy es Costanera Norte
23/12/2019 - 10:37hs
Distrito Joven: ¿cuál es el plan para mejorar la relación de la Ciudad con el río?

El Gobierno porteño impulsa un cambio radical en la zona de Costanera Norte, donde estará emplazado el denominado "Distrito Joven". Se espera que para el año próximo se puedan comenzar las obras buscarán devolverle a Buenos Aires su relación con el Río de la Plata, con una zona de recreación diurna y nocturna.

Antes de que las aguas se contaminaran, la Costanera Sur tenía un balneario que disfrutaban miles de personas todos los fines de semana. Fue inaugurado en 1918, cuando aún la gente se metía al agua casi vestida por completo.

En los 60 comenzó un proceso de deterioro que concluyó en los 80, cuando se le ganó tierra al río y esas tierras se transformaron en lo que actualmente es la Reserva ecológica.

El arquitecto húngaro Andrés Kalnay dejó rastros de lo que sucedía en las primeras décadas del 1900 en el Balneario Municipal Costanera Sur: construyó un conjunto de edificios destinados a bares y restaurantes, entre ellos el más famoso y uno de los que continúa en pie, la "Cervecería Munich"; hoy funciona allí la Dirección General de Museos porteños.

Luego sucedieron dos cosas que alejaron definitivamente a los vecinos de la costa: el deterioro de las aguas y una planificación proyectual de la Ciudad que le dio la espalda al Río de la Plata. Y si bien, podría ser interesante recuperar la relación con el agua, continúa en debate cuál es el mejor camino para alcanzar un equilibrio.

En ese marco, la Ciudad avanzó en la Legislatura para reformular todo el frente costero de la zona norte, en una extensa franja de tierra que va desde Costa Salguero hasta el Parque de la Memoria y  creó el Distrito Joven.

Esto sucedió entre fines de 2017 y 2018, cuando se votó una ley de doble lectura. Pero la semana pasada el proyecto avanzó, al publicarse en el Boletín Oficial el llamado a licitación "para el diseño, construcción, mantenimiento, uso y explotación" de uno de los cinco sectores en los que está dividido este distrito. El uso y la explotación serán por el lapso máximo de 10 años.

Desde el Gobierno porteño explicaron que se trata de los terrenos que se encuentran en los alrededores de Parque Norte, los que ahora mismo no tienen usos y que se encuentran vacíos.

Además, este sector se divide en tres áreas. La licitación permite que se construyan módulos para ofrecer servicios de gastronomía, culturales y recreativos, además de boliches, como contempla la ley. Cada 100 metros lineales de ocupación se deberán dejar otros 50 metros librados al uso público. Buscamos que las actividades se complementen, que los vecinos puedan ir tanto de noche como de día, y que se aprovechen los espacios verdes que se generen.

La apertura de sobres se encuentra prevista para mediados de febrero. Luego se harán evaluaciones técnicas sobre las ofertas y el canon. Para mediados de 2020, se espera que se realice la adjudicación y la entrega de los predios. Es decir, llegando a fines del año que viene podría comenzar a materializarse el proyecto, siempre que los planos de obra queden autorizados.

Según la resolución publicada en el Boletín Oficial, el canon mensual base que tendrán que abonar los interesados es de $ 400.000 para uno de los sectores; $ 400.000 para un segundo sector; y $ 380.0000 para el tercero. Según la Ciudad este dinero se destinará "al financiamiento de obras de infraestructura de salud, educación, transporte, servicios, equipamiento social, espacios públicos, soluciones hidráulicas, vivienda social, promoción del alquiler social y reurbanización de barrios vulnerables".

"Entendemos que no habrá una gran transformación en esa zona, porque lo que está haciendo el Gobierno es formalizar lo que ya está funcionando. Muchos de los bares, boliches y restaurantes están operando con permisos precarios", opinaron desde el Observatorio del Derecho a la Ciudad. "Lo dice la Constitución de la Ciudad, el entorno ribereño tiene que ser público, verde y abierto. No se puede privatizar ni concesionar y no se le puede cambiar de destino. Una vez vencidas las concesiones existentes, debe liberarse el terreno. Estuvimos recorriendo la zona con nuestros técnicos y entendemos que con los cambios que se vienen, van a liberar muy poco espacio público para el vecino", se lamentó Jonatan Baldiviezo, del Observatorio.

La Ciudad llamó a un concurso nacional de ideas para la zona que ganó el estudio Marantz Arquitectos, que es el mismo que en 2017 obtuvo el primer premio en el concurso de proyectos para el Paseo del Bajo.

 Para el "Distrito joven" propusieron "ampliar el espacio público costero, articular los corredores verdes Norte y Sur, integrar la ciudad con el río y dotar de una nueva identidad integral a la zona". Entre otras cosas imaginaron un sendero multimodal identificado con el color rojo, que sirva para hacer deportes, paseos e ir en bici a baja velocidad.