Más artículos

¿Estás usando mal tu tostadora?: prestá atención a estos 5 consejos y vas a evitar que se dañe

¿Estás usando mal tu tostadora?: prestá atención a estos 5 consejos y vas a evitar que se dañe
A pesar de que hacer una tostada en la tostadora puede parecer muy fácil, la verdad es que deberías tener en cuenta varios factores antes de empezar
Por iProfesional
26.01.2021 17.22hs Actualidad

Si sos de los que necesita una tostada a la mañana para empezar el día, deberías saber que hay todo un mundo detrás de este alimento tan aparentemente sencillo.

Tomás el pan, lo introducís en la tostadora. Cuando está lista, salta hacia arriba y le untás encima lo que más te guste. Parece fácil, ¿no? 

Sin embargo, la tostadora es un electrodoméstico que requiere una serie de cuidados, a los que probablemente no prestes atención, para que funcione correctamente.

El uso de la tostadora requiere una serie de cuidados

También son importantes las decisiones que tomás: qué pan vas a meter, en qué tipo de tostadora, qué número de la rueda vas a elegir y de qué forma las introducís, por ejemplo, señaló Business Insider.

A continuación, podrás conocer 5 malos usos de la tostadora que te permitirán evitar que se rompa y desayunar todos los días con las tostadas más ricas: 

1. No la limpiaste en mucho tiempo

Las migas son el peor enemigo de las tostadoras, porque caen en el fondo y quedan pegadas, siendo muy difícil sacarlas de ahí.

El polvo y el aceite también terminan acumulándose en el interior del aparato, por lo que igual deberías acercarte y ver cuánta suciedad tiene tu tostadora.

El problema es que no se trata solo de mantenerla limpia porque es poco higiénico no hacerlo, sino porque podría casuar incendios. Cuando las migas se juntan en cantidad, algunas zonas del electrodoméstico pueden quedar obstruidas, incendiándose y llegando a ser muy peligroso.

Por lo que deberías prestarle más atención a la limpieza de tu tostadora. Desenchufala, saca la bandeja y tira los restos. También podés agitarla bien para que caiga todo lo que quede dentro.

2. No prestar atención al tamaño del pan

¿Es el pan de molde el que tiene la forma de la tostadora o es la tostadora la que tiene forma de pan de molde?

En cualquier caso, hoy en día existen muchos tipos de pan, desde ultraligero, hasta denso o con semillas, por lo que el grosor influirá en la calidad final de tu tostada.

Para conseguir que el exterior quede crujiente y el interior bien esponjoso con un pan grueso tendrás que exponerlo a más tiempo a baja temperatura, para que así no se te queme por fuera y se quede hecho por dentro y viceversa.

3. Pensar que los números se refieren al tiempo

Si no tenés una tostadora de última generación con un sistema de apagado después de un período establecido de tiempo, probablemente tengas revisarla vos mismo.

Usa siempre la palanca de elevación del artefacto para no quemarte

La gran mayoría de tostadoras económicas no cuentan con un temporizador, por lo que mucha gente tiende a confundir los numeritos de la rueda que poseen con este.

La realidad es que esos números se refieren a la potencia, por lo que deberías tener mucho cuidado al aumentarlos, porque tus tostadas podrían estropearse por completo. Por eso es importante leer las instrucciones cada vez que te comprás un electrodoméstico nuevo.

4. No prestar atención a los ajustes

En la línea de lo anterior, por lo general la gente va a lo loco a meter las tostadas y bajar la palanca sin reflexionar para qué sirven los ajustes y botones que ves en la tostadora.

Deberías conocer bien tu aparato, puesto que cada uno no es diferente, al igual que el tipo de tostada. Deberías ajustar la configuración cada vez que metas un trozo de pan diferente, pues influyen muchos factores, como la temperatura ambiente o si es la primera vez que la usas en el día, porque estará más fría.

Si esto te vuelve loco, siempre podés olvidarte de este consejo y aceptar que comerás tostadas mal hechas el resto de tu vida.

5. No usás la palanca de elevación

La tostadora es un electrodoméstico y, como todos los aparatos, puede llegar a ser peligroso si no se usa adecuadamente.

Por eso sus creadores pusieron una palanca de elevación, para que no tuvieras que meter los dedos en la ranura y quemarte. Sin embargo, hay veces que al terminar, la palanca no sube del todo las tostadas, y tendés a usar los dedos para sacarlas. Error.

Lo más recomendable es volver a bajar la palanca y volver a subirla, de este modo saldrán hacia arriba sin necesidad de jugarte los dedos.