Argentina está entre el 10% de países que más tiempo cerró escuelas

Argentina está entre el 10% de países que más tiempo cerró escuelas
Unicef y Unesco hicieron un relevamiento sobre la situación de la educación durante la pandemia. Conocé las conclusiones sobre el efecto en los chicos
Por iProfesional
19.04.2021 14.16hs Actualidad

En el período comprendido entre el 11 de marzo de 2020 y el 2 de febrero de 2021, las escuelas han estado completamente cerradas durante un promedio de 95 días a nivel mundial, lo que representa aproximadamente la mitad del tiempo destinado a la instrucción en el aula, según un informe de Unicef que monitoreó el cierre de escuelas durante la pandemia.

Los países de América Latina y el Caribe fueron los más afectados con 158 días de cierre en promedio, seguidos por países del sur de Asia, con un promedio de 146 días, y países del este y del sur de África, con un promedio de 101 días. La Argentina se encuentra entre el 10% de países que más tiempo cerró sus escuelas físicas, con 46 semanas totales sin clases presenciales.

En la Unión Europea, casi ningún país cerró sus escuelas por más de 35 semanas. A modo de ejemplo, Alemania cerró 28, España 15, Italia 35 y Francia 10, según el informe.

En China, donde se reportaron los primeros casos de coronavirus en diciembre de 2019, los niños permanecieron fuera de las aulas durante 27 semanas. En Estados Unidos, donde la respuesta a la pandemia ha sido distinta en cada estado, algunas escuelas permanecieron abiertas la mayor parte de 2020 pero otras estuvieron cerradas durante 47 semanas. En Brasil tampoco se tomaron medidas a nivel federal, por lo que el tiempo fuera de las escuelas ha variado de estado a estado, con un máximo de 44 semanas sin asistir a clases presenciales en algunos lugares.

A nivel mundial, 214 millones de estudiantes en 23 países han perdido al menos tres cuartas partes del tiempo de instrucción en el aula desde marzo de 2020. Los países con períodos más prolongados de cierre de escuelas tienden a tener una baja prevalencia de niños en edad escolar con una conexión fija a Internet en el hogar.

Se espera que los cierres de escuelas exacerben la crisis de aprendizaje que existía antes de la pandemia, siendo los niños más vulnerables los más afectados, según Unicef. El Banco Mundial estima que Los cierres de escuelas en todo el mundo podrían resultar en una pérdida de al menos 10 billones de dólares en ingresos de por vida para este generación. Evidencia temprana de cierres de escuelas ya sugiere un aumento del matrimonio precoz y la violencia sexual, mientras que otros informan una mayor participación de los niños en las tareas domésticas.

En octubre de 2020, la Unesco publicó un informe en el que recopiló una serie de estudios sobre toda la información disponible acerca del rol de los niños y las escuelas en la propagación del coronavirus. Estos son los principales hallazgos:

sdfs
La Argentina se encuentra entre el 10% de países que más tiempo cerró sus escuelas físicas

Transmisión en las escuelas

Se han notificado relativamente pocos brotes en las escuelas desde principios de 2020. En la mayoría de las infecciones o casos de Covid-19 notificados en niños, la infección fue adquirida en sus hogares.

Se informaron más brotes en escuelas secundarias que en escuelas primarias, ya que los estudios sugieren que los niños menores de 10 años son menos susceptibles y contagian menos que los mayores.

En los brotes escolares, es más probable que los adultos introduzcan el virus. La transmisión entre el personal adulto es más común que entre el personal y los estudiantes; y la propagación de estudiante a estudiante es aún más rara.

Los primeros estudios sugieren que el cierre de escuelas no tuvo un gran impacto en la reducción de la transmisión comunitaria del coronavirus en comparación con otras medidas de distanciamiento social.

De acuerdo al informe,
Segúnl informe, el cierre de escuelas no tuvo un gran impacto en la reducción de la transmisión comunitaria del coronavirus

Los niños y el Covid-19

El Covid-19 se registra con mucha menos frecuencia en niños que en adultos. Los niños y adolescentes representan aproximadamente el 8% de los casos notificados (y el 29% de la población mundial), según la OMS.

Las infecciones en niños suelen ser más leves que en los adultos o incluso asintomáticas. De todos modos, los niños con afecciones subyacentes corren un mayor riesgo de padecer enfermedades graves. En raras ocasiones, algunos pueden desarrollar una enfermedad grave como el síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C).

Los niños de todas las edades pueden infectarse y transmitir el virus a otras personas. Sin embargo, los estudios muestran una menor propagación entre los niños menores de 10 años que entre los niños mayores. Los niños mayores parecen ser más susceptibles a la infección y transmitir más a menudo que los más pequeños.

Los estudios recopilados por la Unesco encontraron que existe un fuerte vínculo entre el número de brotes y la transmisión local. Es poco probable que los niños y las escuelas sean los principales impulsores de la transmisión de Covid-19, cuando la comunidad la transmisión es baja y cuando se aplican las medidas de mitigación adecuadas

Pueden ocurrir grandes brotes en circunstancias específicas. Israel reportó 178 casos (153 estudiantes de 12 a 18 años y 25 miembros del personal) en una escuela secundaria 10 días después de la reapertura; las clases afectadas estaban abarrotadas y los profesores cerraron las ventanas y prendieron el aire acondicionado debido a una ola de calor.

Cuando hay una transmisión comunitaria generalizada del SARS-CoV-2 o el número de casos está en aumento, las medidas preventivas y de protección en las escuelas son aún más importantes, resalta la Unesco.

Temas relacionados
Actualidad en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído