Así funciona este termo argentino que busca competir con la marca Stanley

Así funciona este termo argentino que busca competir con la marca Stanley
Do Sun Choi llegó a la Argentina en plena dictadura, aprendió el idioma en el barrio Fuerte Apache, y ahora es uno de los dueños de Peabody
Por iProfesional
18.07.2021 21.59hs Actualidad

Choi tiene un pasado duro, llegó a Argentina desde Corea del Sur con su familia, sin plata ni documentación. Sin embargo, nunca dejó de escalar profesionalmente, desde la bicicletería de su barrio hasta su propia compañía.

La nueva apuesta desde la empresa y de la mano del coreano, es el primer e-termo. Un producto que combina un termo de la última generación con una pava eléctrica. "Nuestro producto es el primer termo smart y vamos a competir directamente con Stanley, con un precio de venta al público de $12.999 y el objetivo de tener 10% del mercado local", explicó Choi.

El objetivo de Choi es alcanzar el 10% del mercado local con el e-termo

El empresario aseguró que : "Desde un primer momento, la idea con Peabody siempre fue hacer algo diferente a la oferta que ya existe en el mercado. Queremos producir con valor agregado, compitiendo con el diseño argentino. Afuera es imposible hacerlo con precio, pero tenemos la ventaja de que en términos internacionales el talento argentino en materia de diseño es súper competitivo y de primer nivel", señaló a La Nación.

Cómo funciona

Choi espera hacerle frente a la competencia estadounidense. Con el diseño argentino, los termos serán exportados de China y Peabody planea comenzar a manufacturar el producto en su planta de Hurlingham.

El producto tiene doble capa de acero inoxidable, calienta el agua a dos temperaturas (mate y máxima), tiene un cable extraíble para que puedas llevarlo a donde quieras, trae pico, cebador, tapa de mate y bombilla. El termo tiene un litro de capacidad.

Un app para comprar bebidas

"Appbar surge a partir de identificar en el mercado local los distintos ‘dolores’ que atraviesan los consumidores a la hora de comprar bebidas de forma espontánea, para el consumo inmediato, que van desde salir y hacer filas, comprar lo que encuentren o pagar altos precios por el apuro", detalla a iProfesional María Eugenia Botta, CEO y fundadora de la aplicación.

"Appbar viene a resolver de forma simple y rápida la compra de bebidas, entregándolas frías -listas para tomar-, en 45 minutos, al mismo precio de mercado y sin costo de envío", asegura. "Es un emprendimiento creado dentro del grupo AB InBev, en el marco de ZX Ventures, la unidad dedicada al desarrollo y financiación de emprendimientos que generen crecimiento e innovación en la compañía, mirando el horizonte de los próximos años".

Trabajar en una compañía de bebidas le permitió a María empaparse de información del rubro y ser más receptiva de lo que dicen los consumidores. "La ‘dolencia’ era clara, lo que hicimos fue profundizar la información y completar la visión. Para esto hicimos entrevistas, empezamos ‘practicando’ con gente más cercana y luego a entrevistar a personas que no conocíamos", cuenta. "Cuando habíamos entrevistado a varias personas que representaban un rango etario o un determinado comportamiento, íbamos por personas que tuvieran otras costumbres. Esa etapa fue fundamental para empaparnos de la visión del consumidor, y realmente definir el ‘corazón de nuestra solución’".

Siempre se escucha que una propuesta de valor bien definida justamente define qué dolor va a resolver un negocio y esto inevitablemente deja afuera algunas necesidades o dolores. Sin embargo, para la emprendedora fue clave hacerlo porque "nadie puede hacer bien todo". "Por eso decidimos que nuestro foco iba a estar en el rubro bebidas, que es el que mejor conocemos, y donde sentimos que podemos generar valor al consumidor. A su vez, lo combinamos con la tecnología y una visión de servicio que aporten el gran diferencial para ofrecer una experiencia fácil desde el teléfono, rápida, y confiable".

María Eugenia Botta, creadora de AppBar
María Eugenia Botta, creadora de AppBar

Saber cuándo empezar

"Lo más difícil de arrancar un negocio desde cero es reconocer (y aceptar) que la mejor versión es la que está disponible para el consumidor, aunque no esté perfecta", plantea Botta. "Eso genera formas de trabajo que buscan encontrar el mejor balance entre velocidad y calidad, y sostener este balance en el día a día es un ejercicio que suele ser, al menos, incómodo".

En perspectiva, agrega, "esas decisiones del día a día cobran valor porque al ver el producto funcionando, tenemos la posibilidad de saber si vamos por el camino correcto o si es necesario iterar". Y si hay que iterar, asegura, "siempre es mejor saberlo antes de haber dedicado mucho tiempo".

Otra dificultad, según la emprendedora, "es la variedad de situaciones a resolver que implican usar muchas veces distintos sombreros para poder resolverlas y generar un crecimiento balanceado desde las distintas áreas del negocio".

Emprender para generar impacto

Sin embargo, emprender también conlleva multiplicidad de aspectos positivos. "Emprender para mi es parte de mi ADN, es algo que me genera una adrenalina que disfruto y pasión por lo que hago", manifiesta la vocera. En particular, "lo que me gusta de emprender es la posibilidad de crear y hacer crecer un negocio, con la visión de poder generar impacto no solo en muchísimos consumidores a través de nuestro servicio, sino también en toda la cadena que se genera a partir de la existencia de este emprendimiento. En mi caso, yo soy lo que hoy se conoce como intrapreneur, es decir, emprendedora dentro de una corporación".

AppBar, la aplicación que te lleva las bebidas frías y rápido a tu casa
AppBar, la aplicación que te lleva las bebidas frías y rápido a tu casa

Hoy, emprender significa para María Eugenia la posibilidad de poder hacer grande algo que empezó como un MVP (mínimo producto viable). "Es un espacio en el que puedo generar impacto constantemente. Creo que esas características son las que rescato como aquellas que deben mantenerse, independientemente si se trata de un emprendimiento de cero o de un negocio más establecido".

"Ser emprendedor incluye un componente emocional que es la fuerte pasión por resolver algo, y hacerlo de una forma que genere impacto", expresa. "Esta pasión es el empuje constante y la energía que contagia no solo dinamismo, sino motivación durante el proceso, que es un sube y baja constante".

Según dice, en los primeros pasos interviene mucho más el "crear desde cero", la capacidad de ver la hoja en blanco y elegir por dónde empezar. Con el tiempo, "el desafío es el crecimiento y cómo acelerarlo, porque el desafío es generar negocios rentables y la escala es un componente clave para lograrlo".

Sin importar de qué país sean, "los emprendedores compartimos los mismos desafíos de lo que significa crear desde cero", asegura Botta. "Pero en Argentina las reglas cambian constantemente, los emprendedores en particular creo que estamos muy preparados para sobrellevar esta velocidad de cambio, porque en definitiva lo que nos define es nuestra capacidad para crear, adaptarnos e iterar. Y la velocidad es fundamental, porque los primeros años en general dependen de financiación con lo cual vivimos en la cuenta regresiva. Creo que las dificultades que presenta un país como Argentina en muchos casos pueden servir de oportunidad para el desarrollo de nuevos negocios (nuevas soluciones, ideas) y los emprendedores, sin dudas, tienen el set de habilidades para sortear los obstáculos. Los argentinos tenemos esa capacidad de resistir y reinventarnos que nos distinguen en el mercado internacional", sostiene.

Por su parte, el hecho de ser mujer, además de argentina, también parece implicar un desafío extra. Sin embargo, María Eugenia plantea: "Me gusta pensarme como una persona que tiene los mismos desafíos que todos los emprendedores. Creo en la igualdad y si bien es un camino que aún se transita, elijo pararme ante cualquier situación en términos de igual al resto. Creo que el desafío en muchos casos radica en las habilidades requeridas para resolver una situación, y estas habilidades varían de persona a persona, y sin dudas nadie puede ser bueno en todo. Ahí entran en juego los equipos y la importancia de armar equipos diversos, que tengan un mix de habilidades diferentes para que cada rol tome preponderancia cuando sea más necesario".

AppBar, la app con envío sin costo en apenas 45 minutos
AppBar, la app con envío sin costo en apenas 45 minutos

Rentabilidad con impacto

"Ser rentable y generar impacto pueden ir de la mano", asegura la vocera. "Mientras mayor sea la escala de la empresa, mayor el impacto que genere en las personas, tanto el consumidor como todo el ecosistema. A su vez, a mayor volumen de operación mayores posibilidades de hacer los procesos más eficientes y optimizar costos. El camino de la rentabilidad es clave y tiene que estar claro el día 1, aun cuando no suceda el día 1. Muchas veces sabemos que en baja escala hay costos operativos ineficientes propios del tamaño del negocio, que simplemente se optimizan al tomar mayor tamaño".

Para Appbar el contexto de pandemia fue una gran oportunidad. "La oportunidad de ser una solución a una necesidad muy concreta de nuestros consumidores de quedarse en casa priorizando la seguridad", plantea María Eugenia. "Y a su vez la posibilidad de ser parte de la aceleración que vivieron los negocios digitales. No obstante, vivimos las dificultades propias del contexto. La seguridad sanitaria se volvió prioridad y hasta que nos asentamos en los nuevos protocolos y el circuito de abastecimiento de insumos... fue intenso, sumado a un negocio que recién arrancaba y de por sí todos los procesos eran nuevos", concluye.

Temas relacionados