Paradoja: por qué en un país donde se necesitan más puestos de trabajo, a Uber le faltan choferes

Paradoja: por qué en un país donde se necesitan más puestos de trabajo, a Uber le faltan choferes
iProfesional dialogó con Felipe Fernández Aramburu, líder regional de Uber, quien explicó cómo es el presente de la compañía en el mercado argentino
Por Nuria Am
22.09.2021 19.59hs Actualidad

Felipe Fernández Aramburu tiene 35 años y es el líder regional de Uber. Define los últimos 5 años como los más desafiantes para él. Desde que la compañía llegó al país en 2016 en medio de discusiones sobre su legalidad, se siente motivado por la posibilidad de impactar en aquellos que necesitan una salida laboral rápida en un contexto global difícil.

"Por decirte números concretos, 7 millones y medio de personas realizaron al menos un viaje desde el 2016 y mas de 400 mil personas generaron ganancias manejando con Uber", le cuenta a iProfesional el hombre que está diseñando junto a su equipo lograr que la aplicación ingrese en 25 ciudades más que en las que funcionaba en la pre pandemia.

-¿Qué les cambió en estos 2 años y cómo se vio afectado el negocio?

-Teníamos una inversión prevista de $2.200 millones y sobre eso nada ha cambiado. Lo que sí cambió es que estábamos en cierta cantidad de ciudades antes de la pandemia y hoy estamos en 13 ciudades adicionales, y queremos llegar a 25. A principios del 2020 lo que tuvimos que enfrentar fue un proceso de adaptación, innovación, Las personas y las cosas no dejaron de moverse.

-¿Cómo se movió la demanda de la aplicación desde el inicio?

-Respecto del potencial uso de la aplicación más de 12 millones de personas en el país tienen la aplicación en el teléfono. Esto representa a 1 de cada 4 argentinos. Esto marca un compromiso enorme que refuerza el potencial que tenemos con la oportunidad en Argentina.

-Frente a ese potencial, ¿cuentan con choferes suficientes?

-Hoy, la experiencia no está en los niveles óptimos que nos gustaría que esté. Por eso nuestro desafío está en parte en cómo logramos que más gente use la aplicación para salir a manejar. Si hoy mirás los tiempos de espera tal vez están un poquito más arriba que en los tiempos pre pandemia; si eran 5 o 6 minutos hoy están un poquito por arriba de eso, porque tenemos más crecimiento de la demanda del servicio que de cantidad de socios conductores.

-En una Argentina en la que los puestos de trabajo faltan parece paradójico que les falten choferes...

-Lo que ocurre es que la demanda de personas que se sumó a la aplicación creció más rápido. Además el proceso de entrega de documentación de quien quiere manejar lleva más tiempo. En 20 días promedio la persona que se baja la aplicación y presenta documentación está lista para salir a hacer viajes.

Creemos que manejar con Uber es una oportunidad para aquel que está en un cambio laboral, o para el que está buscando una manera diferente de generar ingresos. Complementa y ayuda muchísimo. Mientras el tiempo promedio entre que una persona deja un empleo formal y encuentra otro es de 220 días con la aplicación entre 15 y 20 días ingresa ganancias. Nuestro norte es lograr las 75 mil personas que manejaban con Uber previo a la pandemia.

-¿Manejar un Uber es un trabajo informal?

-Tenemos un porcentaje de los que usan Uber como fuente de ingreso principal. Pero hay otro número de aquellos que usan la aplicación de manera flexible, es decir 3 horas por día como máximo. Entonces, realmente el uso es muchas veces un complemento o una manera rápida de generar ingresos entre un trabajo y otro.

Más de 12 millones de personas en el país tienen la aplicación en el teléfono

-¿Un chofer de Uber en Argentina cuánto gana?

-Hoy el uso de la aplicación tiene una comisión del 25% del viaje y el resto es para el socio conductor. Una persona puede decidir usar la aplicación para trabajar 30 horas en la semana en el momento que quiera. Si logra hacer 1.000 pesos por hora, con las 30 horas son 30 mil a la semana y 120 mil al mes.

-¿Cómo es la relación entre el que maneja y la empresa?

-El chofer hace una actividad independiente y está registrado como monotributista en AFIP. Realiza todos sus aportes relacionados a la actividad. Y puede usar la app en cualquier momento del día la cantidad de horas que quiera y en el lugar dónde esté disponible la aplicación. Nosotros actuamos como plataforma de intermediación entre el pasajero y el chofer. Entre el conductor y el usuario se celebra un contrato entre privados de hecho que está enmarcado en el código civil que habla del contrato entre privados de transporte.

-¿Cuentan con muchas mujeres manejando Uber?

-Tenemos, pero no todas las que quisiéramos. Hoy hay entre un 5 y 8% de socias conductoras mujeres y en esa línea venimos desarrollando funciones para fomentar el uso de la plataforma por parte de las mujeres, mejorando por ejemplo el área de seguridad para que puedan elegir a quien llevar.

-¿Se terminó la discusión por la legalidad?

-Para nosotros esa es una discusión que quedó atrás. La gente ya eligió como moverse. Hay regulaciones a nivel nacional, provincial y municipal. La justicia argentina en distintas instancias y fueros resolvió con contundencia que Uber es legal.

-¿Es más difícil en Argentina que en otro país de la región?

-En Argentina vimos un crecimiento que no vimos en ningún otro país de la región. Durante mucho tiempo el país tuvo uno de los mayores crecimientos a nivel global de la compañía. Desde ese lugar para nosotros el desafío es cómo capitalizar esa oportunidad.

Temas relacionados